Diputados orteguistas aprueban acuerdo con Irán y retan a EE.UU.

Durante la discusión en el plenario de la Asamblea Nacional, los legisladores del régimen recurrieron al trillado discurso de que como un estado soberano se pueden establecer relaciones con cualquier otro país

La aplanadora de la bancada orteguista con sus setenta diputados aprobó este 18 de septiembre el acuerdo de protección de inversiones con el régimen islámico de Irán, minimizando las advertencias del sector privado y de diputados liberales de que esta decisión política puede provocar que Estados Unidos reaccione afectando las relaciones comerciales con Nicaragua en represalia por fortalecer alianzas con Irán sobre quien pesan sanciones financieras por ser señalado como un estado terrorista.

De nada valieron para los diputados orteguistas el hecho que en estos momentos se ha elevado la tensión política y militar entre Irán con EE.UU. y otros gobiernos aliados de Oriente Medio debido al ataque a las instalaciones petroleras de Arabia Saudita el sábado pasado, que ha interrumpido su producción,+ lo que ha impactado al mundo por el aumento de los precios de los combustibles.

Durante la discusión en el plenario de la Asamblea Nacional, los legisladores del régimen orteguista Wálmaro Gutiérrez, José Figueroa y Maritza Espinales recurrieron al trillado discurso de que como un estado soberano se pueden establecer relaciones con cualquier otro país y que Nicaragua no es una colonia de los EE.UU. para obedecer a sus intereses.

Le puede interesar: Presidente Trump afirma tener «muchas opciones» para responder a Irán

Sin embargo, los oficialistas callaron sobre las denuncias que pesan sobre el régimen de Irán de que apoya y financia el terrorismo, como ha sido señalado por la comunidad internacional y Naciones Unidas.

Irán, Nicaragua, Estados Unidos, Asamblea Nacional
El embajador de Irán en Nicaragua (segundo a la izquierda) conforma la lista reducida de aliados del régimen de Daniel Ortega. LA PRENSA/Uriel Molina

Según la versión del oficialismo, su Acuerdo de promoción y protección de inversiones busca que Irán coopere en diversas áreas en Nicaragua como en demandar carne bovina y a su vez que los iraníes suministren productos petroquímicos. Además se elimina el requisito de visas, fomentará la exportación de servicios de ingeniería a Nicaragua y el establecimiento de empresas iraníes para su exploración de mercados latinoamericanos.

Maximino Rodríguez, de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), les reclamó a los del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que este acuerdo con Irán no supone ningún beneficio para Nicaragua al recordarles que desde el 2010 se sigue esperando que se cumplan los proyectos prometidos, como la donación de un hospital.

Lea además: Carne por petroquímicos y emisión de visas a empresas: los acuerdos alcanzados entre Irán y el régimen de Daniel Ortega

Rodríguez señaló que al régimen de Daniel Ortega solo lo motiva tener una alianza política con los iraníes para cuando necesite tener quién lo defienda en los foros internacionales, donde se le ha señalado de cometer delitos de lesa humanidad por la represión a los ciudadanos que protestan en su contra desde abril del 2018.

«Es paradógico, porque por un lado pretenden mandar mensaje de que Nicaragua es un país que rechaza la proliferación de armas masivas, pero por otro lado se asocia con un país considerado con el epicentro de la financiación del terrorismo internacional. Ustedes están yendo por un camino equivocado», señaló Rodríguez.

Los dos de ALN sumaron los 17 en contra

El presidente de EE.UU., Donald Trump, elevó la amenaza contra Irán por los ataques a las instalaciones petroleras de Arabia Saudita, al anunciar que responderá con nuevas sanciones en los próximos dos días. Trump habló este miércoles de que discuten muchas opciones para responder, entre ellas la última que es la «guerra».

Trump impuso sanciones financieras y económicas contra Teherán el año pasado, advirtiendo entonces que quien hiciera negocios con los iraníes no lo haría con EE.UU.

Claros del riesgo de esa advertencia, los dos diputados de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Mauricio Orúe y Alejandro Mejía Ferreti, considerados aliados del orteguismo al apoyarlo en la mayoría de sus leyes, hoy les dieron la espalda al FSLN y sumaron con los del PLC, el Partido Conservador (PC) y Yatama los 17 votos en contra del pacto entre Irán y Nicaragua.

Lea además: Acuerdo de Nicaragua con Irán arriesga el comercio con Estados Unidos

«Creemos que es contraproducente, especialmente en este momento, votar a favor de un país que tiene serios señalamientos de terrorismo y de estar en confrontación permanente con varios países. Esa situación hace difícil considerarse que se pueden establecer relaciones positivas», afirmó Orúe de ALN.

Los ALN comparten la preocupación de que esta alianza provoque que EE.UU. adopte mayores presiones económicas y políticas contra Nicaragua, que causen que el principal mercado para las exportaciones nicaragüenses se vea afectado o interrumpido.

Nicaragua coloca en EE.UU. el cuarenta por ciento de sus exportaciones.

«No conviene para los nicaragüenses, se verían cosas lamentables. Tenemos una fuerte relación comercial con Estados Unidos y Centroamérica y al estar señalado Irán de una manera irregular creo que cualquier legislador con sentido común piensa en su país», dijo Mejía Ferreti, de ALN.

ALN conforma una bancada junto a los dos legisladores del Partido Liberal Independiente (PLI), Pedro Joaquín Treminio y Mario Asensio Flórez así como el de la Alianza por la República (Apre), Byron Jerez. Esos tres diputados si bien evitaron votar directamente a favor o en contra en el sistema electrónico, marcaron como presentes lo que significa -según el procedimiento legislativo- que se sumaron a la decisión de la mayoría, es decir a favor del acuerdo con Irán.

Orteguistas retan a EE.UU.

Los orteguistas Figueroa, Espinalez y Gutiérrez defendieron el pacto con Teherán diciendo que es una relación que favorece al país porque supondrían mayores inversiones, obviando mencionar que se trata de una economía golpeada fuertemente por las sanciones y que las transacciones financieras se verían imposibilitadas precisamente debido a que se requiere el sistema bancario estadounidense.

«No es nada nuevo ratificar este acuerdo con un país amigo, un país hermano como la república islámica de Irán. Nosotros los diputados de este lado (orteguistas) somos verdaderos amigos y no firmamos dictamines y luego capeamos el bulto… Tampoco somos voceros gratuitos que repiten al pie de la letra cada uno de los ejes, ataques, infundios y mentiras que se repiten por parte de fuerzas como las de  Estados Unidos que acusan al gobierno de Irán», afirmó Figueroa, vicepresidente de la Comisión Económica.

Figueroa defendió las acciones de Irán elevando la crítica hacia EE.UU. al afirmar que «son los que promueven las masacres, las intervenciones como lo hicieron en Hiroshima y Nagasaki». «Aquí los únicos que han utilizado armas de destrucción masiva contra la humanidad son los Estados Unidos», afirmó.

Por su parte la orteguista y primera vicepresidenta de la Asamblea, Maritza Espinales, alegando «que somos un gobierno y un pueblo que tiene autodeterminación» afirmó que ratifican acuerdos que supuestamente ayudarán al desarrollo económico y social del país. «No es nuevo para nosotros que hayan cajas de resonancia del imperio -como señala el régimen a EE.UU.- en esta Asamblea», dijo Espinales.

Otro que fustigó a los que diputados del PLC, Conservador, Yatama y de ALN por oponerse al acuerdo de Irán, fue el presidente de la Comisión Económica, Wálmaro Gutiérrez, señalando que el régimen «no basa sus relaciones en términos de conveniencia» sino también en «la solidaridad, de la hermandad» que quieren practicar con el gobierno islámico.

«Este acuerdo se defiende solito, nadie atacó el fondo… Están haciendo caja de resonancia de sus patrones imperiales», dijo Gutiérrez.

Acuerdo con Osetia del Sur

Otra relación controversial que fue aprobada por la Asamblea hoy fue el Acuerdo general de amistad y cooperación y de libre visado con Osetia del Sur, región separatista del Estado de Georgia, que también enfrenta un conflicto interno y economía dañada no atrae a los empresarios locales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: