Analfabeto funcional

Afirmar que un país tiene un porcentaje muy pequeño de analfabetismo es un gran logro, pero insuficiente si el porcentaje alfabetizado somos analfabetos funcionales.

pandemia, negocios, crisis

Analfabeto funcional es aquella persona incapaz para utilizar su capacidad de lectura, escritura y cálculo de forma eficiente en las situaciones habituales de la vida.

Es decir no basta con saber leer y escribir para considerarse uno alfabetizado; el analfabeto no saber leer ni escribir y por ende está impedido de disfrutar de la lectura de un bello poema, de investigar y estudiar libros de ciencia y tecnología, sus relaciones sociales se basan más en el sentido común y confianza en otros seres humanos.

Los que sabemos leer y escribir y no utilizamos esas habilidades nos convertimos en analfabetos funcionales, porque teniendo esas facultades no las usamos adecuadamente.

Somos muchos los que no leemos diariamente los periódicos que nos informan de los acontecimientos nacionales e internacionales, ni oímos la radio o televisión para escuchar diversas opiniones, hace cuánto asistimos a un concierto, teatro o partido deportivo.

Somos muchos los que no hemos leído un libro en años y eso sí buenos para criticar las actuaciones de los demás.

Las redes sociales y la impresionante tecnología moderna nos ponen a nuestra disposición el conocimiento al alcance inmediato y en nuestros propios hogares, lamentablemente los subutilizamos y perdemos el tiempo y recursos económicos en cosas banales y si todo sigue como está hoy día, vamos retrocediendo, basta leer las barbaridades de errores ortográficos y de redacción en la redes para comprenderlo, pídale a un profesional universitario que le redacte una simple carta en donde explique algún acontecimiento o petición y comprobará que no se entiende lo que quiere decir, nuestro sistema educativo al querer instruir en todo ha olvidado enseñar cómo redactar y cómo expresar los pensamientos.

Afirmar que un país tiene un porcentaje muy pequeño de analfabetismo es un gran logro, pero insuficiente si el porcentaje alfabetizado somos analfabetos funcionales.

Se aprende a leer y escribir para cambiar la vida de una persona, para brindar mayores oportunidades en la vida, para disfrutar del arte, la ciencia y la cultura en general, si un alfabetizado sigue tirando la basura a la calle, es peor que un analfabeto, porque este último no tuvo la instrucción y educación necesarias.

Un alfabetizado al leer, escuchar y ver, analiza, comprende y razona, distingue entre el valor y antivalor de una sociedad determinada y es capaz de decidir libremente las opciones en la vida.
El analfabeto funcional es manipulable, sugestionable y cambiante según las circunstancias y beneficios personales.

El autor es abogado

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: