Asedio de la Policía Orteguista no logra evitar las protestas contra la dictadura de Daniel Ortega

Los cuatro lugares donde habían convocado concentraciones ciudadanas fueron sitiados por la Policía, pero aún así salieron a protestar los ciudadanos.

El empresario Lolo Blandino participó de las protestas. LA PRENSA/R. FONSECA

La numerosa presencia policial, desde tempranas horas de la mañana de este sábado, no logró evitar que los opositores salieran con sus banderas azul y blanco a protestar en diferentes partes de la capital, contra la dictadura de Daniel Ortega.

La Policía Orteguista (PO) sitió los cuatro puntos donde los miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) convocaron las concentraciones para salir a marchar en el sector de la carretera Managua a Masaya. Los policías antidisturbios dispararon bombas aturdidoras para replegar a los ciudadanos. El excarcelado Pedro Estrada Ortiz, de 21 años, resultó herido en la cabeza por una de esas bombas en el plantón que se realizó en el parqueo del edificio Centro Pellas.

Querían marchar en la calle

En ese plantón particularmente, los manifestantes se enfrentaron cuerpo a cuerpo con los policías, solo mediando entre ellos los escudos de protección de los uniformados. Estrada estaba a la par del político opositor Félix Maradiaga cuando le cayó la bomba en la cabeza.

Lea también: Manifestantes mantienen plantones pese al asedio de la Policía Orteguista

Maradiaga iba al frente de la marcha y estuvo tratando de convencer a los policías de que los dejaran salir a las calles porque es un derecho protestar. Pero la respuesta de la fuerza policial fue represión.

Los manifestantes cruzaron la aguja del parqueo y quisieron avanzar, pero fueron detenidos con empujones y golpes de los agentes antidisturbios. Finalmente, la Policía lanzó dos bombas aturdidoras para despejar la protesta, una de las cuales impactó a Estrada.

Puede interesarle: El azul y blanco se impone ante la presencia de la Policía Orteguista

El joven herido fue atendido por otros autoconvocados, quienes improvisaron un vendaje y le presionaron la herida en la cabeza para detener la hemorragia. Karla Patricia Ñamendy Mendoza, también excarcelada política de Masaya, se desmayó por el efecto aturdidor de la bomba.

Después de la respuesta violenta de la fuerza policial, los autoconvocados se refugiaron en el parqueo del edificio Centro Pellas, mientras la PO mantuvo el patrullaje y los antimotines en formación.

Otro plantón reprimido

Otro plantón atacado con bombas fue el del sector conocido como la zona Movistar, también en Carretera a Masaya, pero no se reportaron heridos.

El plantón en el parqueo del restaurante Rostipollos también fue asediado por la Policía, pero sin ningún incidente.

Lea también: Estragos causados por lluvias desnudan pobre inversión en drenaje pluvial de la Alcaldía de Managua

El cuarto punto de concentración fue en la Plaza Vistana, ubicada cerca de la rotonda Centroamérica, donde tampoco se reportó incidentes, pero sí hubo numerosa presencia policial con la técnica canina.

Policía sitió Carretera a Masaya

La salida de la marcha fue fijada a las 11:00 a.m., pero los policías estaban en Carretera a Masaya desde antes de las 8:00 a.m. de este sábado. También se podían ver recorriendo la carretera hasta 15 patrullas policiales en caravana.

Puede interesarle: ¿Querés pagar menos en tus recibos de luz? Estas 12 recomendaciones te van a ayudar

Mientras esto ocurría, se reportaron piquetes exprés en otras partes de la capital: Villa Fontana, en las afueras de la parroquia Divina Misericordia y en la Carretera Norte de Managua. La Policía también pasó el día deteniendo rutas del transporte interurbano con destino a Managua para revisar si los ciudadanos llevaban la Bandera de Nicaragua para participar en los plantones.

Hubo plantones

Pese a todo este clima de asedio y tensión, a las 11:00 a.m. los manifestantes salieron a plantarse con banderas y globos azul y blanco en los puntos acordados. Entre los ciudadanos que salieron a protestar estuvieron jóvenes excarcelados, líderes universitarios, políticos opositores, miembros de la Alianza Cívica, grupos feministas, Articulación de Movimientos Sociales, entre otras organizaciones que forman parte de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) que convocó la marcha.

Lea también: Policía Orteguista detiene a familia de opositor y la deja «presa» en San Rafael del Sur

El empresario José Dolores Blandino y el economista Mario Arana estuvieron en el plantón del edificio Centro Pellas junto a excarcelados y familiares de presos políticos.

El excarcelado Edwin Carcache, Juan Sebastián Chamorro, de la Alianza Cívica, y Jesús Tefel, de la UNAB, estuvieron en la Plaza Vistana.

Los ciudadanos demandan la libertad de más de cien presos políticos, justicia para las personas asesinadas por protestar desde el 19 de abril de 2018 y también piden que se detengan los asesinatos de campesinos en las zonas rurales.

Siguen en las calles

La dictadura de Daniel Ortega aplastó con ataques armados las marchas multitudinarias que surgieron a partir de abril del año pasado para demandar su salida del poder. La represión contra las protestas dejó más de 328 muertos, según un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Sin embargo, existen grupos civiles organizados que siguen saliendo a manifestarse en edificios privados, iglesias y universidades.

Desde el año pasado la Policía Orteguista prohibió las protestas a través de un comunicado, aunque la Constitución Política reconoce el derecho a la concentración, manifestación y movilización (artículo 54).

Turbas y chibolas

Los motorizados que actúan como turbas orteguistas también participaron en el asedio policial a los plantones ciudadanos. Estos hombres se caracterizan por andar armados y usar en todo momento el casco de motorizados, para ocultar su identidad. También toman fotografías y videos a los manifestantes. Particularmente en el plantón del edificio Centro Pellas los policías y las turbas lanzaron chibolas que dañaron los cristales de las ventanas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: