Las extrañas relaciones diplomáticas que Daniel Ortega ha conseguido en los últimos meses

El gobierno de Daniel Ortega ha estrechado relaciones con al menos 10 países de oriente, muchos de ellos con historiales de dictaduras, monarquías y violaciones a derechos humanos

Daniel Ortega, Alianza Cívica, Nicaragua, OEA

El dictador Daniel Ortega junto al presidente de Osetia del Sur, Anatoli Bibilov, el viernes 19 de julio. LA PRENSA/ TOMADO DE PRESIDENCIA

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Desde junio de 2019, el gobierno de Daniel Ortega ha estrechado relaciones con al menos 10 países de oriente, muchos de ellos con historiales de dictaduras, monarquías y violaciones a derechos humanos. Sumado a sus relaciones con territorios como Osetia del Sur, estos son las relaciones con países que el régimen de Nicaragua ha hecho en los últimos meses.

Lea también: Grandes cantantes muertos en los últimos 10 años

Osetia del Sur

El pasado 17 de julio, una delegación de Osetia del Sur se reunió con el canciller Denis Moncada y el hijo de la pareja presidencial, Laureano Ortega, en Managua “para la atracción de inversiones y promoción del comercio internacional”.

La República de Osetia del Sur es un territorio situado en el Cáucaso Sur o Transcaucasia. En la época de la URSS fue el «Óblast Autónomo de Osetia del Sur” dentro de la República Socialista Soviética de Georgia.
Solo es reconocido por cuatro países miembros de Naciones Unidas, entre ellos Nicaragua. Este reconocimiento carece del apoyo de la ONU y lo rechazan la Unión Europea y los Estados Unidos, entre otros. Este reconocimiento fue uno de los motivos por los que Estados Unidos decidió aprobar la Ley Nica Act.

Sudán del Sur, Hambre, Hambre en el mundo
Una joven observa a los soldados del gobierno en Kuek, estado del Alto Nilo, Sudán del Sur. En lugares como estos es donde el hambre ha proliferado más. LA PRENSA/AP

Sudán del Sur

El pasado 22 de julio Nicaragua formalizó relaciones con Sudán del Sur. Los detalles del acuerdo no se conocen hasta el momento.

Cuando usted busca información sobre este país abundan los titulares como: “Un país que muere”, “Espiral del violencia”, “Hambruna”, entre otros, y es que Sudán del Sur vive una cruenta guerra civil desde 2013 que ha provocado más de 380 mil muertos y más de cuatro millones de desplazados, según la ONU.

Lea también: Juicio por dos plátanos, multa de 10 córdobas, megacondenas y otros disparates de la «justicia» en Nicaragua

En 2011 Sudán del Sur se convirtió en el país más joven al proclamar su independencia de Sudán. Sin embargo, dos años después estalló un conflicto entre el todavía presidente Salva Kiir y su exvicepresidente Riek Machar, que todavía perdura. Machar quiso darle un golpe de Estado a Kiir lo que ha provocado que cinco millones sufran de inseguridad alimentaria y más de un millón de niños padezcan desnutrición severa.

Presidente Evo Morales, junto a l presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang LAPRENSA/AFP

Guinea Ecuatorial

Es un país del centro de África gobernado por la dictadura del teniente coronel Teodoro Obiang Nguema, desde 1979.
La ONG Human Rights Watch denunció en el pasado abusos sufridos por los opositores en el país como arrestos arbitrarios, hostigamientos o torturas. El exembajador de Estados Unidos en Guinea Ecuatorial, Frank Ruddy, calificó a Obiang en 2008 como un «asesino, torturador y ladrón».

Lea también: Grandes personajes de la historia enterrados en tumbas desconocidas

Es el único país de África donde se habla oficialmente el español.

Pese a ser uno de los países más ricos de África en términos de renta per cápita gracias a sus grandes reservas de petróleo y gas, la riqueza no se distribuye entre sus 1,2 millones de habitantes. Y su situación económica es crítica desde 2014 debido a la caída de los precios del crudo. A nivel global, ocupa solo el puesto 135 en el Índice de Desarrollo Humano. La esperanza de vida es de 54 años para los hombres y de 57 para las mujeres, uno de los índices más bajos del mundo. Y según la OMS, más de la mitad de la población no tiene acceso a agua potable. Es la cifra más baja de todo el continente africano.

Nicaragua firmó relaciones con Esuatini el 17 de septiembre. Tomada de El 19 Digital

Reino de Esuatini

El miércoles 24 de abril, el rey Mswati III de Suazilandia, único monarca absoluto de África y uno de los últimos que quedan en el mundo, le cambió el nombre a Esuatini. La justificación fue que era la traducción de Suazilandia, que en su lengua significa “tierra de los suazis”.

Se trata de uno de los países menos desarrollados de África. Según Naciones Unidas, más del 60% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. La esperanza de vida de su población es de 49 años y una de cada cinco personas vive con VIH.

El rey Mswati, conocido como Ngwenyama o «el león», es famoso por su elevado número de mujeres y por su afición a utilizar vestimentas tradicionales de su país. Hijo de Sobhuza II, quien reinó durante 82 años, el actual rey Mswati tiene 15 esposas. Según biógrafos oficiales, su padre tuvo 125 mujeres durante su reinado.

Lea también: De la gloria a la pobreza, 5 boxeadores que han caído en desgracia

Eritrea

Eritrea se perfila actualmente como un país eminentemente rural, pobre y con un índice de desarrollo humano de los más bajos no solo del continente, sino de todo el mundo. Con su vecino, Etiopía, se enfrentó en un conflicto formal desde 1998 hasta el año 2000 que provocó casi sesenta mil muertos y cientos de miles de refugiados.

Intervendría la ONU con más de cuatro mil cascos azules. Además de las propias secuelas del conflicto bélico, la región sufrió durante esos años una crisis humanitaria que afectó, según las agencias humanitarias de la ONU, a más de ocho millones de personas y se agravó debido a un grave periodo de sequía.

En julio de 2018, Etiopía y Eritrea firmaron un acuerdo de paz que le permitiría abrir embajadas, conexión telefónica directa, la reanudación de los vuelos entre países.

La economía de Palaos es casi exclusivamente movida por el turismo.

Palaos

La República de Palaos es un conjunto de 340 pequeñas islas en el Océano Pacífico. Tiene una superficie de cuatro kilómetros cuadrados y en ella viven 20.000 personas que se dedican casi en exclusividad al turismo.

Junto a Nicaragua y otros países, Palaos es uno de los estados que reconocen la independencia Taiwán, por lo que ha mantenido relaciones tensas con China.

Este país del mar de Filipinas vive principalmente del turismo, en concreto, este es el responsable del 85% del PIB, según apunta la BBC.

Lea también: Las películas infantiles de Bin Laden y otros objetos curiosos en manos de villanos

Burundi

Burundi es uno de los países más pequeños del continente africano, limita al norte con Ruanda, al este y sur con Tanzania y al oeste con el lago Tanganica.

Tras un periodo de relativa paz de 15 años desde que finalizó la brutal Guerra Civil que causó 300.000 muertes en una población de 10 millones, Burundi volvió a estallar en 2015 en una grave y violenta crisis política, cuyo detonante fue la renovación del mandato del Presidente Nkurunziza por tercera vez después de dos legislaturas, lo que prohibía su Constitución.

El aumento de la tensión política dio lugar a actuaciones delictivas por parte de las autoridades estatales, principalmente homicidios selectivos (se estima que más de 1200 personas han sido asesinadas), desapariciones forzadas (entre 400 y 900 desaparecidos) y torturas, así como a la etnización del conflicto político.

Observadores internacionales, como Aministía Internacional y el FIDH, denuncian violaciones masivas de los derechos humanos tras encontrarse fosas comunes y conocerse ejecuciones extrajudiciales.

A ello se une la inseguridad que dificulta el acceso a servicios básicos, la contracción económica en una economía ya devastada y los desastres naturales que se han producido recientemente, como inundaciones, desprendimientos de tierras y tormentas. Además, durante el año 2016 se declaró una epidemia de cólera y la malaria se duplicó a causa de las pésimas condiciones de vida. Las organizaciones humanitarias calculan que en octubre de 2016, 3 millones de personas necesitaban asistencia.

Lea además: Así ocurrieron estas 8 grandes fugas de cárceles de máxima seguridad

Níger

Situado en África Occidental, es uno de los países más pobres del mundo, con unos servicios del Estado mínimos y fondos insuficientes para desarrollar sus propios recursos. La economía, en gran medida agraria y de subsistencia, se ve truncada a menudo por las sequías habituales en la región.

Desde 1970, el país ha sufrido siete crisis alimentarias graves. Cerca del 80% de la población vive en áreas rurales y más del 45% bajo el limite de la pobreza. Níger ocupa la penúltima posición —187.º— en el índice de desarrollo humano elaborado por Naciones Unidas, solo por delante de la República Centroafricana, un país asolado por la guerra. Con una renta per cápita de 510 dólares anuales, un 44% de los nigerinos vive con menos de 1,90 dólares al día. Apenas un 15% de la población adulta está alfabetizada en un país donde la estabilidad política duradera es una gran desconocida. Desde su independencia de Francia en 1960, en Níger ha habido cuatro golpes de Estado exitosos —el último en 2010—, a los que se suman otras intentonas fallidas, como la más reciente, en 2015. El balance ha sido de cuatro dictaduras militares y siete repúblicas —incluida la actual—, con la democracia en eterno proceso de consolidación.

La emergencia en la República Centroafrican la han descrito como inimaginable. LAPRENSA.

República Centroafricana

Los habitantes de República Centroafricana han vivido en guerra desde marzo de 2013. Tras más de 6 años de enfrentamientos entre grupos y fuerzas armadas, las consecuencias para los niños y niñas han sido devastadoras. Han sido objeto de secuestros, asesinatos, abusos sexuales o reclutamiento.

Desde diciembre de 2013, cuando estalló la violencia en la República Centroafricana, con grupos armados que controlaban partes del país, cientos de miles de personas se vieron obligadas a huir de sus hogares. Hoy en día, en la RCA se siguen presentando esporádicos estallidos de violencia, obligando a los más de 543.000 refugiados centroafricanos a permanecer en los vecinos Camerún, Chad, República Democrática del Congo, República de Congo y, en medida menor, en Sudán y Sudán del Sur. Actualmente, el número de refugiados centroafricanos es el más alto desde el inicio del conflicto. Además de los refugiados, alrededor de 700.000 personas se vieron obligadas a huir de sus hogares dentro del país, lo que significa un aumento del 60 por ciento con respecto a 2016.

Lea además: Estos son 5 inventos que se han hecho en Nicaragua

En su informe del año pasado, Amnistía Internacional, informó que el control del gobierno fuera de la capital del país, Bangui, era mínimo. Los grupos armados continuaban luchando por el control territorial, y atacaron a la población civil, personal de ayuda humanitaria y miembros de operaciones de mantenimiento de la paz. La impunidad generalizada intensificó aún más la inestabilidad y el conflicto. Un número cada vez mayor de personas buscaban refugio en países vecinos o quedaban desplazadas internamente en condiciones terribles. Al menos 2,4 millones de personas dependían de la asistencia humanitaria, y 1,4 millones seguían padeciendo inseguridad alimentaria.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: