Monseñor Álvarez: “Que no sean componendas de élites las que decidan, sino un consenso social»

El obispo de la Diócesis de Matagalpa que todos "tenemos que comprometernos en buscar los caminos y las soluciones necesarias para poder superar esta crisis social, política y económica que nos está hundiendo como país”.

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa. LA PRENSA | LUIS EDUARDO MARTÍNEZ M.

Nicaragua necesita una conversión económica en la que “los bienes económicos sean volcados hacia el pobre”, además de una conversión política y social que permita la construcción de una nueva sociedad, estimó el obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, señalando que “en la nueva Nicaragua” las decisiones sean de verdadero consenso social.

Durante la homilía en la misa que celebró este domingo 22 de septiembre en la catedral San Pedro Apóstol, abarrotada de fieles, monseñor Álvarez abogó por un país donde los pobres tengan opciones preferenciales.

“En la nueva Nicaragua que todos anhelamos y soñamos ya no sean componendas de élites las que decidan, sino que sea un auténtico consenso social, donde estén presentes las élites, por supuesto, que son necesarias, pero donde también el pobre Lázaro tenga un sitio digno y central en la mesa donde todos los nicaragüenses cabemos”, dijo el obispo aplaudido por los feligreses.

Lea también: Monseñor Rolando Álvarez: “Campesinos me advirtieron de personas vestidas de militar»

La Diócesis de Matagalpa, que comprende a los 13 municipios del departamento septentrional, celebra sus fiestas patronales en honor de la Virgen de La Merced, cuyas solemnidades son el 24 de septiembre de cada año.

En tal sentido, al final de su homilía, el obispo exhortó a los fieles a que “pidámosle al Señor que, por intercesión de la Virgen Santísima, la mujer del Magníficat, Nuestra Señora de La Merced, como la llamamos nosotros con tanto
amor, fervor y devoción, nos ayude a todos los nicaragüenses a saber rectificar aquello que debemos de corregir para poner los cimientos de la Nicaragua del futuro que todos debemos de construir”.

Al concluir la ceremonia religiosa, monseñor Álvarez señaló que “todos los nicaragüenses tenemos que comprometernos en buscar los caminos y las soluciones necesarias para poder superar esta crisis social, política y económica que nos está hundiendo como país”.

Sin embargo, insistió en que “todos tenemos la corresponsabilidad” de construir un país de consenso social y “donde todos podamos estar sentados a la mesa y donde se respete la palabra de todos, principalmente se escuche a los más pobres que han sido siempre los más olvidados”.

Dudó que Ortega permitiera comisión de la OEA

La Organización de los Estados Americanos (OEA) había conformado una comisión especial integrada por representantes de Argentina, Canadá, Estados Unidos, Jamaica y Paraguay, quienes tenían previsto entrar a Nicaragua los días 16 y 17 de septiembre para hacer “gestiones diplomáticas al más alto nivel” y ayudar a encontrar una solución pacífica a la crisis que enfrenta el país.

El régimen de Ortega prohibió el ingreso de la comisión y, según el obispo de Matagalpa, “honestamente yo siempre dudé que el gobierno permitiera que entrara esa comisión de países que formó la OEA, por el perfil que el gobierno
mantiene de cara a ese tipo de iniciativas”.

Puede interesarle: Monseñor Rolando Álvarez: «Personas que tratan de ser candidatos de futuro, seguramente no son los verdaderos líderes que necesita Nicaragua”

“No me sorprendió”, apuntó monseñor Álvarez sobre la negativa del régimen al ingreso de la comisión de la OEA que debe presentar un informe al Consejo Permanente de esa organización en un plazo de 75 días.

“Esperamos, sin embargo, que se permita que el equipo técnico de la OEA, que es el que entendemos tiene que trabajar las reformas electorales con todos los sectores, sin exclusiones, pueda entrar en su momento y lo más pronto posible a Nicaragua», afirmó el jerarca católico.

Que se posibilite a la población expresarse

Monseñor Álvarez también se refirió a los acontecimientos del sábado en Managua, donde la Policía sitió los puntos donde los opositores al régimen habían convocado concentrarse para salir a marchar.

Lea además: Asedio de la Policía Orteguista no logra evitar las protestas contra la dictadura de Daniel Ortega

“En primer lugar, es lamentable que no se permita la libre manifestación pacífica de los ciudadanos. En segundo lugar, exhorto a las autoridades a que permitan que, cuando las cosas sean cívicas y pacíficas, como entiendo así lo plantean las organizaciones que convocan esas marchas, se posibilite a la población expresarse, porque eso es un derecho universal, es un derecho civil, es un derecho humano, es un derecho constitucional”, dijo el obispo de Matagalpa.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: