Cheslor dispara jonrón y Loáisiga lanza a 100.2 millas

Jonathan Loáisiga abrió muchos ojos con sus disparos de alta velocidad, uno de los cuales alcanzó incluso las 100 millas por hora ante los Azulejos, mientras Cheslor Cuthbert conectaba jonrón como emergente

Jonathan Loáisiga lanzó dos entradas por los Yanquis ante Toronto este sábado y ponchó a cinco bateadores en el duelo en el Yankee Stadium. LA PRENSA/ARCHIVO

Del impacto provocado por el fuego de Jonathan Loáisiga, quien hizo un disparo a 100.2 millas por hora en dos innings de labor frente a los Azulejos por la tarde, pasamos al entusiasmo causado por el noveno jonrón de Cheslor Cuthbert por la noche, para romper un empate 5-5 y conducir a los Royals a una victoria 12-5 ante Minnesota.

Una buena jornada para los nicas en las Grandes Ligas, a pesar del ponche que se tragó Alex Blandino, de los Rojos, en su único turno al bate ante los Mets, derrotados 3-2 por la tropa de Cincinnati. No obstante, Loáisiga y Cuthbert hicieron bien su parte este sábado, justo cuando la temporada se ha colocado en línea recta hacia su final.

Cuthbert vino de emergente en el noveno episodio y ante el cerrador de los Mellizos, Taylor Rogers, levantó un slider que iba hacia la zona interior del plato y lo sacó de línea por el jardín izquierdo. Le puso fin a un empate 5-5 y dio pie para un rally de siete anotaciones de los Royals, vencedores al final 12-5 de los Mellizos en el Target Field.

Cheslor vino de nuevo a batear en un kilométrico noveno inning y recibió una base por bolas del lanzador Jorge Alcalá con las almohadillas congestionadas, remolcando a Alex Gordon, para cerrar su jornada de 1-1, con su noveno jonrón, con tres impulsadas y una anotada. Su promedio quedó en .252, debido a 75 hits en 298 turnos.

El artillero de Corn Island, quien perdió el ritmo y luego su puesto en la alineación titular, ha actuado en 84 juegos este año, con 24 anotadas, 38 impulsadas, mientras recibe 18 bases y se poncha en 64 ocasiones. Entre sus 75 hits, el nica tiene 14 dobles y sus nueve jonrones, con .252 de average. Su anotada este sábado, es la número 100 en su carrera.

El pinolero necesita hacerse sentir en ruta hacia una temporada muerta bastante incierta. Los Royals tienen a varios candidatos para pelear cada puesto en el infield el próximo año, por lo que Cuthbert tiene que aprovechar cada espacio que se le abra en Kansas City, a fin de dejar el mejor recuerdo posible de frente hacia el 2020.

Cheslor Cuthbert goza al llegar al plato tras pegar su noveno jonrón. 
LA PRENSA/AFP

Loáisiga lanzó a 100.2 millas por hora

Jonathan Loáisiga por su lado, entró en acción en el séptimo inning, luego que el abridor James Paxton cerrara su trabajo ante los Azulejos con seis episodios de tres hits y una carrera sucia, para su victoria 15 de la temporada, con marcador de 7-2. El pinolero admitió una carrera, debido a dos dobles seguidos, pero acumuló cinco ponches.

Uno de esos ponches en el séptimo fue al dominicano Richard Ureña, a quien «fusiló» con un disparo a 100.2 millas, el lanzamiento más rápido de su joven carrera. El nica hizo varios envíos sobre 99 millas, como 99.3 y 99.7, pero al torpedero de los Azulejos, se la lanzó a 100.2 para rematarlo y concluir ese séptimo episodio de tres ponches.

En el octavo admitió un infield hit de Cavan Biggio, pero no tuvo inconvenientes y cerró con par de ponches para al final acumular dos innings lanzados de tres hits, una carrera limpia, sin bases y con cinco ponches. Utilizó 35 lanzamientos (muy bueno) de los cuales 25 fueron strikes (excelente), en un acelerón importante en su labor.

Loáisiga es el séptimo tirador de los Yanquis en lanzar a 100 millas desde el 2008, cuando se inició ese monitoreo minucioso de los lanzamientos. Se une a Aroldis Chapman, Dellin Betances, Nathan Eovaldi, Joba Chamberlain, Luis Severino y James Paxton. Ahora Loáisiga, quien ha probado estar saludable y en el momento más importante.

«[Loaisiga] lanzó la pelota muy bien», dijo el manager Aaron Boone. «Cuando lo ves lanzar como lo hizo hoy, sabes que es capaz de eso (de tirar 100 millas). Tiene un brazo especial», agregó el timonel en la conferencia post partido. El nica quedó con 2-1 y 4.25, con 34 ponches en 29.2 innings, en los que admite 14 carreras y 15 bases.

«A veces tiene sus inconsistencias en las que lucha un poco», dijo Boone. «Pero cuando está en un punto como hoy [sábado], es muy difícil lidiar con él. Fue una salida muy alentadora para él, y estas son salidas importantes en la recta final”, indicó. Loáisiga solo permite una carrera en sus últimos seis episodios y poncha a diez.

Entre los lanzadores nicaragüenses, Vicente Padilla fue el primero en lanzar a 100 millas y lo hizo repetidas veces en el 2002, tanto con los Tomateros de Culiacán, como los Filis de Filadelfia en las Grandes Ligas. Padilla es para muchos el lanzador más veloz nacido en Nicaragua. Ya veremos si Loáisiga tiene otra cosa que decir.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: