La crisis sociopolítica asfixia a los nicaragüenses. Endeudados, pierden casas, carros y sus salarios

Crisis económica en el país se refleja en el incremento de cobros judiciales de bancos y financieras que se ven forzadas a demandar en los juzgados por acción de pago

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Mientras el costo de la vida sigue aumentando en Nicaragua, con el incremento en la energía eléctrica, el agua potable y la canasta básica, sumado a a la pérdida de puestos de trabajo (Se estima que este año 400 mil empleos se verán afectados por la crisis provocada por la represión de la dictadura) muchos nicaragüenses están quedando en la insolvencia financiera. No les alcanza el dinero para pagar sus deudas.

Esta situación se ve reflejada en la cartera de cobro judicial de los bancos y financieras reguladas por la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras (Siboif), la cual incrementó casi el 300 por ciento, entre junio de 2017 (427,811.5 créditos en cobro judicial), un año antes de la crisis sociopolítica, y junio de 2019 (1,615,080.3 créditos en cobro judicial).

“Evidentemente ese incremento en la cartera morosa del sistema bancario denota una grave ausencia de activos circulantes en la población deudora (en efectivo) lo cual es indicador negativo para la economía nacional”, explicó Manuel Ignacio Lacayo, director de la firma MIL & Asociados, especialistas en temas mercantiles y bienes raíces.

Manuel Ignacio Lacayo, director de la firma MIL & Asociados, especialistas en temas mercantiles y bienes raíces.
LAPRENSA/ MARTHA VASQUEZ.

LA PRENSA buscó el dato de las demandas por acción de pago que han ingresado a los juzgados de Managua de enero a junio de 2019 y el mismo período comparado en 2018, pero fue imposible ingresar al complejo judicial, por la política de hermetismo que mantiene este poder del estado contra este diario.

Lea También: Microfinancieras podrán reestructurar deudas a sus clientes afectados por la crisis

Extraoficialmente se conoció que entre los 20 juzgados civiles locales y de distrito de Managua, ingresan hasta 400 demandas en un día. “Solo un consorcio de cobranza interpone hasta 100 causas en una semana. Tienen un cementerio de motos que han tenido que quitar por falta de pago de los clientes”, recalcó la fuente.

Tipos de juicios

Lacayo coincidió con la fuente judicial y recalcó que el impacto de la situación financiera de Nicaragua se está viendo reflejada también en el incremento de las demandas con acción de pago. «El problema es que las instituciones públicas ocultan información al público», dijo Lacayo.

Según el abogado, los cuentahabientes están dejando de pagar por diferentes razones, entre las que están: pérdidas del empleo, reducción de plazas de trabajo en las empresas, cierres de pequeños talleres y comercios producto de la situación. Otros cambiaron de domicilio, mientras muchos se fueron del país.

Ante esta situación, los bancos, financieras y microfinancieras, en busca de recuperar su dinero están entablando demandas civiles con acción de pago en los diferentes tribunales del país, según lo adeudado en juzgados civiles locales (hasta un máximo de 200,000 córdobas) y de distrito, desde C$201,000 en adelante).

Las principales demandas con acción de pago son las hipotecarias, donde el bien hipotecado es una casa o finca, los préstamos que tienen como garantía un vehículo, los préstamos personales, de consumo y tarjetas de crédito.

Lea Además: Al menos 200 negocios han cerrado operaciones en Estelí debido a la crisis en Nicaragua

En estas demandas los bancos utilizan títulos no judiciales, es decir de ejecución forzosa, no necesitan sentencia judicial, van directo a pedir mandamiento de ejecución de embargo, explicó Lacayo.

“Solo establecen la fecha de ejecución de embargo con el juez. No rinden fianza como los mortales, solo pagan un arancel judicial y listo”, agregó el abogado.

Según Lacayo, al mes se presentan entre 600 y 800 demandas de ejecución de titulo no judicial por préstamo hipotecario y de vehículos, sin embargo, donde más se ve el impacto de la situación financiera del país es en los préstamos personales, de consumo, de tarjeta de crédito, donde aproximadamente presentan entre 1500 a 2000 demandas, por cada banco.

LA PRENSA solicitó entrevista y datos al presidente de la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp), pero su presidente Juan Carlos Arguello, pero éste respondió que “ese dato no se comparte”, que sería banco por banco, pero no podía gestionar entrevistas, porque iba fuera del país.

En estos procesos judiciales, los deudores están perdiendo casas, fincas, carros, les embargan el salario y pierden otros bienes muebles, explicó Lacayo, quien también fue asesor en el sistema financiero nacional.

Trámites expeditos

En el caso de los juicios hipotecarios y de vehículos, una vez que el juez libra el mandamiento, requieren al deudor para que pague. Si este no tiene para saldar las deudas, mandan a anunciar carteles en los diarios para subastar la propiedad. En caso de vehículos y motos, los quitan o bien el deudor para no enfrentar juicio, los dan en pago, explicó Lacayo.

El bien inmueble se subasta por el valor que debe el deudor. Sino llega nadie a la subasta, el juez de embargo adjudica el bien al acreedor (banco, financiera). Como prueba de estas subastas o ventas al martillo, están los edictos publicados en diarios de circulación nacional.

“Se están subastando casas en zonas residenciales, exclusivas, que cuestan más de 300 mil dólares, lugares donde nunca se imaginó que una persona pudiera caer en insolvencia. Esto refleja que la situación económica esta golpeando a todos los niveles. En la lista de morosos están señores que nunca pensaste ver en esas listas”, sostuvo Lacayo.

Puede Interesarle: Sistema Financiero podrá reestructurar créditos a deudores afectados por la crisis.

Respecto al embargo del salario por deuda, Lacayo explicó que solo te pueden afectar entre el 15 hasta el 33 por ciento del valor de los intereses.

“Los deudores tienen miedo de enfrentarse a los bancos y terminan dando la propiedad en dación de pago, para evitarse problema. Por eso muchas fincas valiosas están quedando en mano de los bancos, en Jinotega y Matagalpa, pero quiero decirles que siempre hay una salida. No se dejen intimidar, no dejen sus casas”, expresó el abogado.

Bancos buscan salida

Los bancos también están preocupados por la alta cartera morosa que tienen y se están viendo obligados a publicar grandes listas de personas morosas en los diferentes periódicos de circulación nacional, dijo Lacayo.

También están ofreciendo salidas alternas a sus clientes, como reestructuración de la deuda, ampliación de plazo, reducción de la cuota mensual, con el fin de procurar la recuperación o estabilizar la cartera morosa.

“La ventaja de estas alternativas es que no perdés el bien inmueble, pero la desventaja es que tu crédito se encarece por la ampliación del plazo y a mayor plazo, mayores intereses, y terminas pagando tres veces la casa”, explicó Julieta Morán Matamoros, asesora en la firma MIL & Asociados Abogados.

 crisis
Julieta Morán Matamoros, asesora en la firma MIL & Asociados.
LAPRENSA/ MARTHA VÁSQUEZ.

Los bancos no pierden

El abogado Manuel Ignacio Lacayo explicó que mientras el banco no recupera la deuda, lo que hace es que certifica la deuda con un notario, como cuenta irrecuperable y la pasa a cartera vencida contra las reservas del banco, mientras el deudor vuelve a aparecer en el sistema financiero del país.

“Ese dinero ya se lo pago de las reservas del banco, pero cuando aparece el deudor en un nuevo trabajito, ahí no mas lo detectan y le cobran la deuda, pero el banco no pierde. Esto pasa porque los usuarios desconocen que las deudas con los bancos prescriben (la prescripción es el medio legal de liberarte de la obligación por el simple transcurso del tiempo) a los tres años y no ejercen su derecho”, dijo el abogado experto en derecho mercantil.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: