Régimen orteguista asesinó a su papá, exilió a su hermana y condenó a su esposo. El calvario de la comerciante Yahoska Navarro

Según Yahoska Navarro, el régimen los ha perseguido porque como comerciantes participaron en levantar barricadas en el sector del calvario del Mercado Oriental, durante las protestas de abril de 2018

La comerciante Yahoska Navarro, de 29 años, esposa del preso político Álvaro Martín Mayorquín Loásiga, condenado a cuatro años y seis meses de cárcel esta semana por supuesto robo agravado, dijo que el acusado nunca cometió ese delito. Navarro está clara que todo lo que le ha pasado a su familia, incluyendo una primera condena de nueve meses de cárcel contra su esposo por supuesta posesión ilegal de arma de fuego, que nunca le fue ocupada, se debe a que como comerciantes, participaron en levantar barricadas en el sector de El Calvario del Mercado Oriental, durante las protestas de abril de 2018 contra el régimen de Daniel Ortega.

Puede interesarle: Antimotines rodean a familiares de presos políticos en los juzgados de Managua

«Primero asesinaron a mí papá Aristides Navarro Espinoza, el 30 de junio de 2018, después de la marcha de las Flores, donde él participó. Unos encapuchados pasaron disparandole desde una camioneta. Incluso cuando cayó, lo remataron en el suelo», dijo Navarro.

Luego el 15 de diciembre de 2018, la Policía Orteguista (PO) armó un operativo en el Mercado Oriental para secuestrarla en su tramo ubicado por el sector de El Calvario.

«Cerraron la cuadra como que llegaban a traer a un gran narcotraficante y me llevaron secuestrada sin orden de captura al Distrito Uno. Eso fue trampa para que mi esposo llegara a la estación y ahí mismo lo dejaron preso. El 20 de diciembre lo pasaron a los juzgados y lo acusaron por tenencia ilegal de arma de fuego y no andaba arma. Es insólito», relató Navarro.

Lea Además: Denuncian proceso irregular contra autoconvocado Ulises Rivas Pérez en Juigalpa

En medio de esa crisis su hermana que tenía tres años de haber salido de la Policía, la llegaron a buscar en varias ocasiones para que se sumara a la represión por lo que tuvo que salir del país exiliada.

Ese mismo 20 de diciembre, la entonces juez Alia Dominga Ampié, le dio orden de libertad a su esposo Mayorquin como cambio de medida cautelar porque la acusación no tenía ni pies ni cabeza, refirió Navarro.

«Cuando me fui con la orden de libertad a la Policía me dijeron que no me lo darían porque tenía otra causa y el 21 de diciembre, un día después, lo acusaron de robo agravado hacia una cambista, y lo acaban de condenar injustamente otra vez», dijo la esposa del preso político.

Lea También: Policía no pesó droga cuando detuvo al preso político Jaime Navarrete

Según el abogado Julio Montenegro el proceso está viciado, le rechazaron la prueba «toral» y determinante en juicio como videos, fotos y testigos que dan fe que Mayorquin estaba en su trabajo cuando supuestamente sucedieron los hechos.

«La única testigo del robo es la víctima quien extrañamente se dedica al negocio y ese día estaba sola. Se pidió un video de una cámara de negocio que está cerca del lugar y la Fiscalía no lo gestionó simplemente «, relató Montenegro, quien pedirá se anule el juicio al Tribunal.

Según Navarro la presunta víctima le pidió que le pagara lo supuestamente robado que son 3 mil dólares y que entonces ella vería como dejar el caso.

«Le dije que no pagaría nada porque sería aceptar algo que mi esposo no había hecho y me amenazaron que no saldría de la cárcel «, dijo Navarro.

Lea también: Excarcelados políticos realizan una feria de artesanías en Matagalpa

Al inicio del proceso, Mayorquín tuvo defensa privada por miedo, pero el abogado le dijo a la familia que era político y buscaran ayuda en organismos de derechos humanos. Ahora forma parte de los 138 presos políticos que permanecen en el sistema penitenciario nacional Jorge Navarro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: