A poco riesgo poca recompensa: Oblak le arrebata los tres puntos al Real Madrid en el derbi

El riesgo quedó dentro de la gaveta. El Derbi de Madrid no se jugó al filo del precipicio, sino en la comodidad de un sofá. Pocas llegadas, poca explosividad, poco futbol.

Momento de la jugada del partido cuando Oblak tapa el cabezazo de Benzema. LAPRENSA/AFP

El riesgo quedó dentro de la gaveta. El derbi de Madrid terminó 0-0. No se jugó al filo del precipicio, sino en la comodidad de un sofá. Pocas llegadas, poca explosividad, poco futbol. Esos partidos de otros años cuando todos los jugadores sacaban su hidalguía por la victoria estuvo ausente. Al Real Madrid le bastaba con el empate para terminar la jornada de líder e invicto en Liga (15 puntos), mientras el Atlético se mantenía escoltándolo en la segunda posición (14), uno sobre el Barcelona, que derrotó 0-2 al Getafe. Nadie pierde, todos ganan.

Solo hubo un momento que todos se pusieron en pie para apreciar el cabezazo de Benzema. Minuto 74, el encuentro parecía abrirse, el cerrojo inicial que dejaba poca circulación eficaz de la pelota desaparecía. Corrió Nacho por izquierda, haciendo de Marcelo (lesionado), miró a Benzema en medio de la multitud de defensores, el balón no pudo ser mejor, el salto del Gato superó a los defensores, la fuerza del disparo era el idóneo, pero ahí estaba Oblak, el mejor portero de la Liga y, probablemente del mundo, lanzándose sobre su izquierda para rozar lo suficiente el esférico y desviarlo. Era el 1-0 y posiblemente los tres puntos para los Merengues.

En la primera parte, el juego se dividió en dos, los primeros minutos del Atlético, aprovechando el control del esférico y los errores del rival como el sucedido con Hazard al 7’. La tomó Diego Costa y envió un pase magistral a Joao Félix, la joven promesa lusa disparó demasiado cruzado. Más de 10 minutos tuvieron que pasar para que las acciones se igualaran en control. Los Blancos decían presente con penetraciones de Nacho, el pase de Federico Valverde a Hazard, quien termina superando a Savic al 22’, pero prefirió buscar la compañía de Benzema buscando el centro que tomar la estafeta de líder y disparar a marco cuando todavía le quedaba ángulo de tiro.

Desequilibrante

Thomas terminó siendo el mejor jugador de Atlético de Madrid, recuperando, generando salidas e inyectando peligrosidad en ataque. Al 29′ fue Thomas que envió un balón rasante que pasó coqueteando a todos en el área pequeña, luego al 38’ con otra ocasión fabricada por Thomas, el portugués Joao Félix prueba a Courtois pero el balón finaliza ligeramente desviado. Oblak cumplió cuando se le necesitó. Ahí estaba nuevamente al 39’ en la respuesta del Madrid con un disparo de larga distancia de Kroos. La última del primer tiempo fue otra jugada iniciada por el ganés para Trippier y éste centró, Koke esperaba para meter la pierna sin embargo Courtois cortó tiempo.

En la segunda parte no hubo mucho cambio en la intensidad del partido y tampoco los nuevo ingresos revolucionaron el encuentro. El Madrid se vio mejor. Antes del testarazo de Benzema, Bale tuvo el primero en su pierna izquierda en una movida de Hazard para Nacho, sin embargo el galés le pegó al esférico al infinito y más allá. El Madrid mejoró en defensa al sumar su tercer encuentro sin permitir goles, aunque la silueta de Hazard sigue sin ser suficiente, mientras que Oblak se ocupaba de apagar los destellos desde puerta.

Al final a poco riesgo, poca recompensa. Ambos pensaban en el punto y seguir en el maratón que es la Liga sin hacerse daño.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: