Zona de Strikes: ¿Atléticos de Oakland o Rays de Tampa?

Atléticos de Oakland y Rays de Tampa Bay se juegan la temporada en un partido que debe ser una batalla revestida de drama y angustiante asfixia

Los Guantes de Oro, beisbol

Edgard Rodríguez C.

Rays de Tampa Bay y Atléticos de Oakland, son como las dos caras de una misma moneda. Distintos, pero a la vez cercanos. Y hoy (6:09 p.m.) se juegan la temporada en un partido que se anticipa cargado de drama y revestido de angustiante asfixia en el Coliseo de la ciudad californiana.

Después de una ausencia de cinco años, Tampa Bay está de vuelta a los playoffs. Oakland, en tanto, estuvo ahí el año pasado y al igual que en 2014 perdió la batalla. Ahora la diferencia podría ser el hecho de jugar en casa, donde suele ponerse más duro, alentado por su ferviente fanaticada.

Los Atléticos y los Rays, además de compartir una misma filosofía sobre cómo gestionar el equipo, también tienen puntos de contactos en el hecho de disponer de presupuestos muy modestos, actuar en mercados pequeños , la utilización de la tecnología a niveles muy avanzados y no atraer los reflectores periodísticos.

Casi nadie los ve venir, pero de pronto, registran grandes temporadas, como esta, en la que los Rays (96-66) con 63 millones de dólares de planilla y los Atléticos (97-65) con 92 millones, meten las narices donde lo hacen clubes que superan los 200 millones. Hacen de la necesidad, virtud.

¿Y quién prevalecerá? El jugar en casa es una enorme ventaja para Oakland, pero será interesante descubrir cómo le anotarán carrera a Charlie Morton (16-6 y 3.05), quien solo toleró una en los 13.1 innings que les lanzó este año. Eso es 0.60 en efectividad. Una exageración, sin duda.

Oakland no se quedará de brazos cruzados y designó al zurdo Sean Manaea, quien al volver de una cirugía Tommy John, registró 4-0 y 1.21 en cinco aperturas. Lució tan fantástico, que el mánager Bob Melvin lo escogió por encima de su “as” Mike Fiers (15-4), quien hasta tiró un no hitter.

Oakland ganó la serie entre ellos 4-3, pero eso no es garantía de nada. Quitarse de encima a Morton va a ser un problema serio. Si lo hacen, los Atléticos se moverán hacia Houston, si no, verá la serie por TV. Y eso sería terrible después de una actuación magistral como la que registraron.

¿Por qué Morton es clave? Primero, es un hombre con una gran experiencia en postemporada. Cuando Houston le ganó la Serie Mundial a los Dodgers, Morton lanzó en el cuarto y séptimo juego y fue el encargo de sellar el triunfo en el clásico de otoño del 2017.

Además, Morton lanza a 96 millas, pero usa muchas curvas. El 37 por ciento de sus disparos son curvas. Con ella logró 137 de los 240 ponches que acumuló este año. Y la tanda central de los Atléticos, batalla ante curvistas: Marcus Semien batea .235 ante curvas. Matt Olson, 231; Mark Cahna, 212; Khris Davis, .191 y Ramón Laureano .240.

A juzgar por lo que indican las cifras, Morton debe significar un problema, pero en beisbol no hay nada escrito. Las cosas podrían revertirse esta noche, cuando los Atléticos intente dar el salto, pero antes deben pasar el trago amargo de los Rays, un equipo tan distinto, pero a la vez tan parecido a ellos.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR  

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: