Banco Central de Nicaragua esconde las cifras del desastre económico

"La escasa información pública dificulta el seguimiento de la situación socioeconómica, así como el cambio de expectativas sobre el desempeño económico de Nicaragua”, detalla Funides

Banco Central de Nicaragua. LAPRENSA/ARCHIVO

En medio de una fuerte recesión económica y la aplicación de medidas contractivas, el país se enfrenta a un “apagón estadístico” recetado por el Banco Central de Nicaragua (BCN), lo que agrava la incertidumbre, denunció el miércoles la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Funides seleccionó 11 indicadores rezagados, no obstante informó que la lista es más amplia y se tomó los que tenían más tiempo de retraso.

Puede interesarle: Ortega busca quién le compre emisión de deuda por más de US$300 millones para cubrir el déficit presupuestario

“El sector público ha limitado la publicación de informes, datos y estudios económicos y sociales de fuentes oficiales.

La escasa información pública dificulta el seguimiento de la situación socioeconómica, así como el cambio de expectativas sobre el desempeño económico de Nicaragua”, detalla Funides en su informe de coyuntura de septiembre reciente, titulado “Nicaragua en Crisis”, el cual recoge el estado de los principales indicadores económicos, políticos y sociales.

Lea también: Siboif autoriza el inicio de operaciones del Banco Atlántida en Nicaragua

Este análisis de rezago de los indicadores económicos se deriva del incumplimiento del calendario de divulgación del máximo emisor bancario, donde se indica los informes y las estadísticas que se estarían publicando en día y mes.

“En particular el Banco Central de Nicaragua ha variado la frecuencia de divulgación de información, retrasando en diferentes momentos la publicación de indicadores económicos claves con respecto a la programación y fechas establecidas en su calendario de divulgación de estadísticas económicas”, señala.

Lea además: ¿Qué está pasando en el turismo nicaragüense? 9 meses sin estadísticas

El rezago de cifras oficiales ha sido gradual. Hay indicadores que no han sido actualizados desde el año pasado como las finanzas públicas, que incluye: indicadores del sector no financiero, financiamiento del sector público después de donaciones, balance e impuestos del Gobierno central, balance y resultado operativo del INSS, Alcaldía de Managua, Enatrel, Enacal, Enel, Empresa Portuaria, Telcor y otros indicadores.

Otro de los indicadores rezagados es el informe de la encuesta de turismo, que acumula 291 días sin actualización.

Puede interesarle: Recesión económica enfría importaciones de productos para diciembre

Esta encuesta recoge cuál es gasto promedio de un turista, región de procedencia, estadía y por cuál vía ingresa.

Además no se ha actualizado el informe de comercio exterior desde abril, la variación del Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) desde febrero, el comportamiento de la producción de los principales granos básicos desde febrero, entre otros.

Política de secretismo afecta la inversión extranjera

Funides dio a conocer que estos indicadores son necesarios para los empresarios privados, quienes requieren esa información para tomar decisiones en cuanto a inversiones y otras medidas para hacer frente a la recesión.

Lea también: Gobierno prefiere «guardar» dinero en el BCN que «oxigenar» la economía

“Es necesario para tener una idea de lo que está pasando en la economía, hay muchos inversionistas que le ponen mucha atención a los datos que se están publicando y al no haber información ellos también toman sus decisiones, lamentablemente con base a la información que tenemos ahorita de la inversión extranjera directa, eso está influyendo en parte en la decisión de muchos inversionistas de no poner su negocio en Nicaragua”, expresó Funides.

De hecho, algunos datos oficiales se conocen —como la cantidad de afiliados al INSS— hasta mayo, pero no porque el Banco Central los haya actualizado, sino porque se filtró el documento “Lineamientos de política para la formulación del proyecto de Presupuesto General de la República y del marco presupuestario de mediano plazo 2020-2023”, del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

Indicadores que nunca se retrasaban

Funides también hizo hincapié que antes habían indicadores que no se retrasaban y que actualmente están rezagados. Uno de ellos es el de remesas, sin embargo, hasta finales de septiembre acumulaba 37 días de retrasos. La última información está hasta junio, pero a la fecha se debería saber cómo se comportaron las remesas en julio y agosto.

Lea además: Actividades económicas de Nicaragua acumulan 16 meses sin créditos

“Las remesas familiares van retrasadas un poco más de un mes, eso nunca había pasado”, reveló.

Lo sorprendente es que en los últimos meses las remesas han venido creciendo y no se explica el motivo de la suspensión de información sobre este indicador. Entre enero y junio se acumuló 796.6 millones de dólares en remesas, lo que significa un aumento del 11.2 por ciento con respecto al mismo período del año pasado.

Puede interesarle: Régimen orteguista eleva la deuda pública externa a los niveles del 2003

“Otros indicadores claves que se han retrasado son el IMAE y el empleo del INSS, fundamentales para tomarle el pulso a la economía”, indicó Funides.

El reclamo ya fue hecho por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), que espera que el BCN se vea forzado a divulgar las cifras cuando arribe al país una misión del Fondo Monetario Internacional, con fecha aún sin conocerse.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: