Comisión de la OEA pide la unidad de todos los sectores opositores en Nicaragua

"Nos repitieron de que ellos no son santos ni magos para solucionar cada uno de nuestros problemas, que los únicos que podemos resolver los problemas de Nicaragua somos los nicaragüenses", expresó el líder estudiantil Nahiroby Olivas.

OEA

Miembros de los sectores opositores reunidos en El Salvador. Foto cortesía

El líder estudiantil y excarcelado político Nahiroby Olivas manifestó este miércoles que los miembros de la comisión especial de la Organización de Estados Americanos (OEA) le pidieron a los sectores opositores unidad en la lucha contra la dictadura de Daniel Ortega.

«La comunidad internacional nos pidió una cosa: ‘tienen que unirse’. Nosotros estamos conscientes de eso, pero también sabemos que la unidad no se impone ni se exige, la unidad se construye por medio de acuerdos internos de una sola oposición», manifestó Olivas en una conferencia de prensa en El Salvador, donde se reunieron con la comisión de la OEA.

Olivas también dijo que los miembros de la comisión –compuesta por embajadores de cinco Estados miembros de la OEA– insistieron en que la comunidad internacional no va a resolver la crisis del país, sino que lo tienen que hacer los mismos nicaragüenses.

«Nos repitieron de que ellos no son santos ni magos para solucionar cada uno de nuestros problemas, que los únicos que podemos resolver los problemas de Nicaragua somos los nicaragüenses. Claro que en compañía de la comunidad internacional, pero nosotros somos quienes tenemos que organizarnos y actuar desde adentro; denunciar cada uno de los casos de violación a los derechos humanos y debemos continuar manifestándonos», dijo Olivas.

El joven de 19 años se reunió el martes con la comisión de la OEA, junto a familiares de presos políticos y una delegación de la Asociación Madres de Abril (AMA), en calidad de víctima de la dictadura de Ortega. Particularmente Olivas estuvo preso nueve meses y 16 días por participar en las protestas estudiantiles contra una fallida reforma a la Seguridad Social, en abril de 2018, cuando comenzó la crisis por la represión en Nicaragua.

Miembros de los sectores opositores reunidos en El Salvador. Foto cortesía

Las víctimas presentaron a la comisión de la OEA un informe titulado: «Nada está normal en Nicaragua», que contiene denuncias del asedio, persecución y represión policial que viven cada día los opositores de Ortega en el país y también un reporte de las violaciones de derechos humanos a los excarcelados y los presos políticos.

Miembros de comisión preocupados por el regreso de víctimas

La tarde de este miércoles, cuando terminaron los encuentros con la oposición nicaragüense, la comisión de la OEA emitió un comunicado de prensa en el que expresó su preocupación por la seguridad de las personas que fueron entrevistadas durante su estadía en El Salvador. En la nota de prensa instan al gobierno de Nicaragua a proteger la seguridad de estas personas en su regreso al país.

«La Comisión hace responsable al gobierno de Managua sobre la seguridad de todos las personas que viajaron a El Salvador para brindar sus testimonios ante la misma. La Comisión seguirá trabajando en aras de lograr democracia, derechos humanos, paz, verdad y justicia para Nicaragua», expresa el comunicado.

La comisión especial de la OEA tiene el mandato de «llevar a cabo esfuerzos diplomáticos al más alto nivel para buscar una solución pacífica y efectiva a la crisis en Nicaragua». Sin embargo, Ortega prohibió que los miembros de la comisión ingresarán al país, por eso el encuentro con sectores opositores se está realizando en El Salvador.

Entre los miembros de la comisión está el embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, quien había advertido a Ortega de que si se negaba a recibir a la comisión, iba a tener mayor presión en el ámbito económico e individual, en alusión a más sanciones dirigidas a sus familiares y funcionarios.

La comisión recibió a las víctimas de violaciones de derechos humanos, entre ellos personas que estuvieron presas por protestar y madres de jóvenes que murieron por la represión contra las protestas civiles. También a los miembros de las organizaciones opositoras Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco.

Más de 328 personas murieron por la represión policial y parapolicial contra las protestas civiles desde el 19 de abril de 2018, según un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Un grupo de expertos determinó que el Estado de Nicaragua, dirigido por Daniel Ortega, cometió «crímenes de lesa humanidad».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: