Instituto de Turismo: Nicaragua perdió 264 establecimientos turísticos en el 2018

El informe disponible en el sitio web del Instituto Nicaragüense de Turismo, que fue publicado con varios meses de retrasos, detalla que en el 2018 se cerraron 123 establecimientos de alojamiento turísticos y y 1,742 camas que ya no están disponibles.

establecimientos turísticos, Granada

En total Nicaragua ahora tiene 366 hoteles inferior a los 388 en el 2017, esto sin incluir los otros tipos de establecimientos de alojamientos. LAPRENSA/ARCHIVO

Además de menos turistas, la crisis política ocasionó el año pasado que Nicaragua perdiera capacidad de alojamiento y de servicio para los viajeros, reveló el recién publicado anuario estadístico 2018 publicado por el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

El informe disponible en el sitio web del Instituto Nicaragüense de Turismo, que fue publicado con varios meses de retrasos, detalla que en el 2018 se cerraron 123 establecimientos de alojamiento turísticos, en consecuencia hay 977 habitaciones menos y 1,742 camas que ya no están disponibles.

Cada año el sector turístico reportaba la apertura de nuevos establecimientos de alojamiento, lo que permitiría tener una cobertura más amplia para que los turistas pernocten . En el 2016 habían 1,177 locales de este tipo y en el 2017 se abrieron 60 nuevos, es decir con la crisis no solo se perdió lo logrado un año anterior, sino también hay menor alojamiento que en el 2016.

Lea también: Cámara Nicaragüense de Restaurantes teme más desempleo y cierre de locales

Dentro de los establecimientos de alojamiento el Intur incorpora a los hoteles, condo-hotel, aparto-hoteles y los alojamientos turísticos de carácter no hoteleros, que son la mayoría.
Sobre el número de hoteles, el Intur indica que en el 2018 se perdieron 22 hoteles, de los cuales cuatro eran de cuatro estrellas; otros 15 de tres estrellas; y seis de una estrella. Pero, paradójicamente, abrieron dos hoteles de cinco estrellas y uno de dos estrellas.

En total Nicaragua ahora tiene 366 hoteles inferior a los 388 en el 2017, esto sin incluir los otros tipos de establecimientos de alojamientos.

Cifras oficiales no concuerdan

Pero a la par de los hoteles y otros establecimientos para pernoctar, los restaurantes también sufrieron fuertes estragos por el deterioro de la imagen del país ante la brutal represión de régimen de Daniel Ortega contra los manifestantes.

Según el Intur en el 2017 habían 1,962 restaurantes y el año pasado solo se registraban 1,892, lo que indica que cerraron 100 locales de este tipo.

Lea Además:¿Qué está pasando en el turismo nicaragüense? 9 meses sin estadísticas

No obstante a finales del 2018, la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur) registraba el cierre de al menos 800 restaurantes, una cifra muy superior a la oficial, lo que podría indicar que hay un subregistro.

Cabe destacar que recientemente la Cámara Nicaragüense de Restaurantes (Canires) a través de un comunicado reveló su preocupación por la por la contracción en la demanda que aún sufre el sector tras la crisis y que se agudizado con el incrementado los costos de operación y los ajustes en la seguridad social, la tributaria y la tarifa eléctrica.

Según Canires las ventas del sector cayeron entre 20 y 50 por ciento con respecto a lo que se registró en el 2017, una tendencia que se mantiene hasta este año. Además registró una merma del 30 por ciento del total de sus asociados y una reducción de planilla del 40 por ciento.

Puede Interesarle:Instituto de Turismo gasta nueve millones de córdobas en viajes al extranjero

Menos turistas, menos ingresos

Y es que según el informe gubernamental, entre enero y diciembre del año pasado ingresaron al país 1.2 millones de turistas, mientras que en igual lapso de 2017 fueron 1.7 millones, lo que implica una caída del 29 por ciento.

En cuanto a la generación de divisas, Intur revela que el año pasado este sector aportó 544 millones de dólares, 296 millones de dólares menos que en el 2017, cuando la industria sin chimenea registró 840 millones de dólares.

El anuario indica que el gasto promedio diario en el 2018 fue de 35.4 dólares por turista, mientras que en el 2017 fue de 44.9 dólares diarios, mientras que la estadía promedio pasó de 10.5 a 11.8 días.

Esa disminución en el gasto promedio sería el resultado de que en el 2018 ingresaron más turistas por vía terrestre que por vía aérea, que son los gastan más.

Por vía aérea ingresaron al país en el 2018, un total de 381,813, mientras que en el 2017 arribaron 606,062 visitantes, lo que implica una merma del 37 por ciento.

La pérdida de turistas es desde Norteamérica

Otro punto importante es que la región centroamericana sigue siendo el principal emisor de turismo para Nicaragua, el año pasado de esta región vinieron unos 887,178 visitantes, no obstante en el 2017 ingresaron 1.1 millones de turistas.

Pero tras la crisis el impacto más fuerte se vio en los turistas de Norteamérica, ya que se observa una caída del 40 por ciento, puesto que en el 2017 vinieron 440,924 visitantes y en el 2018 a penas 265,942 viajeros.

Cae la inversión y el empleo

El reporte del Instituto Nicaragüense de Turismo revela que el año pasado solo aprobó 18 proyectos con una inversión de 11.8 millones de dólares, lo que generó 178 nuevos empleos.

De los 18 proyectos, 10 correspondieron a sitios públicos de interés turístico, tres hoteles, tres restaurantes, una inversión en transporte acuático y una inversión en filmación de películas; y en eventos de beneficio para el turismo.

No obstante en el 2017 se ejecutaron 39 proyectos por un monto de 23.6 millones de dólares, lo que permitió la creación de 329 empleos en el sector.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: