La dualidad de poderes

Esa situación histórica se presentó en Rusia en 1917, a raíz del triunfo de la revolución democrática de febrero que derribó el poder absolutista del zarismo

navidad, presos plíticos

Una de las principales características de la actual situación política y social de Venezuela es la dualidad de poderes.

Lenin, el eminente teórico y estratega marxista ruso, explicó que la dualidad de poderes es una rareza histórica que se presenta cuando existen al mismo tiempo dos gobiernos, uno formal y funcional y otro de hecho, “ débil aún, y embrionario. pero existente sin duda alguna y en vías de desarrollo”.

Esa situación histórica se presentó en Rusia en 1917, a raíz del triunfo de la revolución democrática de febrero que derribó el poder absolutista del zarismo. Al lado del gobierno provisional que quería crear un Estado democrático, los comunistas instalaron el poder paralelo de los consejos (soviets en el idioma ruso), con el fin de tomar el control absoluto del poder y desviar la revolución democrática hacia el comunismo. Nueve meses después consiguieron su propósito, proclamaron el poder soviético total e impusieron la dictadura comunista.

En Venezuela la dualidad de poderes se manifiesta en la existencia, por un lado del régimen dictatorial de Nicolás Maduro y, por otra parte, de la Asamblea Nacional que ejerce constitucionalmente el poder legislativo y está dominada por los partidos democráticos.

La Asamblea Nacional fue elegida democráticamente por el pueblo en diciembre de 2016 y su mandato dura hasta enero de 2021. Ante la reelección fraudulenta de Maduro en mayo de 2018, y de acuerdo con lo establecido en la Constitución, la Asamblea Nacional declaró usurpador a Maduro y designó como presidente encargado a Juan Guaidó, presidente a su vez del poder legislativo, que ha sido reconocido por unos 60 países entre ellos las principales potencias democráticas.

Ninguno de los dos poderes ha logrado derrotar al otro, a pesar de los máximos esfuerzos que han hecho con el respaldo de sus respectivos padrinos internacionales. Ni las acciones de fuerza ni el diálogo político han servido para cambiar la situación, debido a que los mandos de las Fuerzas Armadas han permanecido fieles a la dictadura.

En enero del presente año, la Asamblea Nacional aprobó un plan de tres puntos fundamentales para salir de la dictadura y de la crisis: uno, cese de la usurpación; dos, establecimiento de un gobierno provisional; y tres, elecciones libres.

Sin embargo, la situación no cambió desde entonces y ahora la Asamblea Nacional ha aprobado una nueva propuesta, que pone como primer paso la realización de elecciones libres y limpias. Esto no satisface a algunos sectores de la oposición para quienes no puede haber elecciones libres mientras Maduro permanezca en el poder.

Pero Guaidó y la Asamblea Nacional no han dicho que se debe ir a elecciones sin garantías democráticas. Su propuesta no es para ayudar a Maduro a salir de la crisis y seguir en el poder, sino para poner fin a la dictadura y restaurar la democracia mediante elecciones libres y limpias, observadas y garantizadas por la comunidad internacional.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: