Vicente Padilla: «Una vez lancé a 101 millas en México»

Vicente Padilla es considerado el lanzador más veloz producido en Nicaragua, sin embargo, el salto que ha dado Jonathan Loáisiga ha mostrado a un retador

Vicente Padilla es el probable lanzador más rápido que ha tenido el beisbol nacional, aunque ahora es retado por Jonathan Loáisiga. LA PRENSA/ARCHIVO

A través de una bola rápida que empleaba escaso tiempo en llegar al home, Vicente Padilla abrió su camino hacia las Grandes Ligas y avanzó a paso firme hasta establecerse, mientras dejaba huellas que no podrá borrar el tiempo, y a la vez, aseguraba su futuro, el de su familia y emocionaba al país.

Padilla era un tirador que fastidiaba a los bateadores. Además de lanzar a velocidades muy peligrosas, era agresivo y temerario. No conocía el temor y la esquina interior del plato era su destino favorito. Eso mantuvo a los bateadores alterados y generó polémicas sobre sus reales intenciones.

Vicente tiene ahora 42 años, su cuerpo ha dejado de ser atlético y tiene múltiples ocupaciones a las que dedica gran parte de su tiempo. Sin embargo, curiosamente su brazo está bastante bien, al extremo que espera seguir en la colina con los Leones en la próxima Liga Profesional, como lo dijo a LA PRENSA.

El «Relámpago de Chinandega» ahondó además en un detalle que para algunos era inédito: asegura haber lanzado a 101 millas por ahora cuando trabajó con los Tomateros de Culiacán en la Liga Mexicana del Pacífico en el 2001 y que además alcanzó las 100 millas repetidamente mientras trabajaba con los Filis.

Al ver hacia atrás, ¿te gusta lo que hiciste?

Creo que hice lo que más pude para mí y mi familia y de paso le di algunas satisfacciones al pueblo de Nicaragua, a toda la afición, así que me siento complacido con lo que hice.

¿No creés que pudiste hacer más?

Sí, en algún momento pensé que hubiera podido seguir lanzando en Grandes Ligas. Después que lancé para Boston, y donde creo que no lo hice mal, yo pensé que podía continuar, pero ya los contratos no eran iguales, sentí que ya no se me pagaba lo que creo que merecía y por eso me fui a Japón.

¿Y el brazo nunca te flaqueó?

No, nunca. La última vez que lancé con Boston que si mal no recuerdo fue en Miami, ahí lancé 95-96 millas y sin problemas. Lo mismo pasó en Japón antes de lesionarme un tobillo. Incluso, una vez vinieron unos scouts a Chinandega y ya retirado les lancé 93 millas.

Bueno, yo una vez vi eso y sin calentar…

Sí, así fue. Mi brazo siempre ha estado saludable. El año pasado en la Liga Profesional con León, sin entrenar mucho, más que solo con soltar el brazo, estaba a 91-92. Ahora voy a desocupar un tiempo para entrenar y vamos a ver cómo ando. Pero dolores o problemas en el brazo no tengo.

¿Cuánto fue lo más rápido que tiraste?

Una vez jugando con Culiacán, allá por 2001-2002, en Los Mochis, lancé a 101 millas. Recuerdo que toda la gente estaba pendiente de mi velocidad y llegué hasta 101. Ahí mismo hice varios lanzamientos de 100 y ese de 101 que fue el más rápido. Eso fue en México con los Tomateros.

¿También lanzaste a 100 en Filadelfia?

Así es, lo hice varias veces en Filadelfia, en Colorado y en Toronto. Pero esa vez que lancé con los Tomateros en Los Mochis, fíjate que hice 127 lanzamientos y en el noveno todavía estaba a 98 millas. Estaba joven y me sentía muy fuerte en aquel momento. Lo hice ante los Cañeros.

¿Has visto lanzar a Jonathan Loáisiga?

Sí, es muy bueno. Lanza muy duro y ojalá que siga triunfando por su bien y el de este país. Lo único que yo le aconsejaría –y ya se lo he dicho a él- es que debe lanzar más pegado. Tiene que ser más agresivo en esa zona y no solo dejarse llevar por lo que pide el cátcher.

¿Por qué es clave lanzar pegado?

Porque él no tiene que dejar que los bateadores se sientan cómodos en el home. Él tira muy duro, pero si solo lanza afuera, los bateadores van a llegar al home confiados. Él tiene que aprovechar esa fortaleza, más con una recta como la suya que es pesada. Tiene que lanzar pegado.

Ya lanza a 100 millas, ¿lo viste?

Claro que sí, es muy veloz. Yo espero que siga mejorando y ojalá que continúe creciendo. Se trata de un nicaragüense y eso nos alegra a todos. Es un muchacho con gran futuro y lo que todos deseamos es que se establezca como una estrella con los Yanquis en las Grandes Ligas.

¿Te molesta que digan que es más veloz que vos?

No, para nada. ¿Por qué me molestaría eso? Ojalá que llegue a ser mejor que yo y que todos lo que hemos jugado. Es un muchacho con gran futuro y todos tenemos que apoyarlo porque viene surgiendo y eso nos debería alegrar a todos. Yo espero que tenga una gran carrera para bien del país.

¿A qué se dedica Vicente Padilla ahora?

A mis cosas, es decir, a una finca que tengo y que debo atender, lo mismo a una tienda de materiales deportivos que tengo y a otras cositas que debo cuidar. Es decir, trabajo para vivir con tranquilidad y a la vez juego softbol y ahora voy a estar con los Leones en la Liga Profesional.

¿Es verdad que vas de gerente general?

No, el gerente se llama Enrique Amaya. Yo voy a trabajar como asesor del mánager Sandor Guido y me encargaré de los lanzadores junto con Oswaldo Mairena, además voy a jugar. Creo que puedo aportar algo relevando un inning, ya sea como preparador o como cerrador. Voy a entrenar con tiempo para presentarme bien en la Profesional.

Detalles de Vicente Padilla

Vicente de la Cruz Padilla Ordóñez nació en Chinandega el 27 de septiembre de 1997. Fue firmado por Junior Noboa para los Diamondbacks de Arizona el 24 de agosto de 1998 por 12,500 dólares, en Maracaibo, Venezuela.

Debutó en las Grandes Ligas el 29 de junio de 1999, solo tres meses después de lanzar en las Ligas Menores. En 14 temporadas ganó 108 partidos y perdió en 91 ocasiones con 4.32 en 1,571.1 innings.

En cuatro ocasiones ganó al menos 14 juegos y llegó a 15 en el 2006 con los Rangers de Texas. En el 2002 fue al Juego de Estrellas y lanzó dos innings sin carreras y sin hits, con una base por bolas.

En el 2009 lanzó en la postemporada con los Dodgers y derrotó 5-1 a los Cardenales, con un trabajo de siete entradas, cuatro hits, cero carreras y cuatro ponches, derrotando a Joel Piñeiro.

Ese mismo año, en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, tuvo un duelazo con Pedro Martínez, en juego ganado por los Dodgers 2-1 a los Filis. Ese día lanzó 7.1 innings de cuatro hits, una carrera (jonrón de Ryan Howard) con una base y seis ponches. Martínez lanzó siete innings para dos hits y sin carrera. Ambos sin decisión.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: