¿Cómo ha llegado a ser posible que Nicaragua se esté consumiendo en una hoguera de sangre, dolor, violencia, cinismo y odio?

“Globos Libertarios” de los hermanos Francisco y Pablo Amaya C., se publica con la intención de ayudarnos a responder preguntas sobre el estallido del 18 de abril de 2018

Los hermanos Francisco y Pablo Amaya Carmona, publican su libro “Globos Libertarios”. LA PRENSA/URIEL MOLINA

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? 

Nicaragua se encuentra de nuevo en la misma encrucijada a la que ha llegado repetidas veces a lo largo de su turbulenta historia, puede seguir el camino de la dictadura, de la violencia, del miedo, del silencio, que más temprano que tarde la vuelve a regresar a este mismo punto o, de una vez por todas, se decide a tomar el camino de la democracia, de la libertad, del respeto a los Derechos Humanos, la justicia y del desarrollo humano. No tenemos otras alternativas.

No podemos negar que las fuerzas que llevan hacia la dictadura, la violencia y el miedo son poderosas y, salvo contadas excepciones, siempre se han terminado imponiendo cuando Nicaragua ha tenido que escoger el camino a seguir. Esta vez, la situación no es diferente y nadie más que nosotros, el pueblo de Nicaragua, podrá decidir su destino. Para ello es imprescindible responder las preguntas planteadas al inicio.


“Globos Libertarios” de los hermanos Francisco y Pablo Amaya Carmona, se presentará es lunes 7 de octubre en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra a las 5:00 p.m. Entrada libre.

Conversarán con Pablo Amaya, los panelistas Ernesto Medina, Javier Pastora Membreño y Byron Estrada.


“Globos Libertarios” de los hermanos Francisco y Pablo Amaya C., se publica con la intención de ayudarnos a responder estas preguntas para que podamos reflexionar sobre el papel que nos ha correspondido jugar hasta ahora y, sobre todo, el que estamos dispuestos a jugar en esta encrucijada histórica en la que nos encontramos.

Los escritos que se recogen en este libro, publicados desde finales de 2007 hasta inicios de 2019, muestran claramente que no llegamos a esta profunda crisis por causalidad, de repente, sin ningún anuncio.

Los artículos que conforman el libro se comenzaron a escribir un poco más de un año después del regreso al poder de Daniel Ortega Saavedra, gracias al pacto con Arnoldo Alemán.

Siguiendo el orden cronológico en que fueron publicados nos muestran cómo un gobierno que llega al poder con una débil legitimidad, producto del pacto, poco a poco va tejiendo una maraña de poder a costa del desmantelamiento de la institucionalidad democrática, el desmantelamiento de su propio partido y la institucionalización de la corrupción.

Los doctores Amaya C., como buenos científicos observaron críticamente lo que estaba desarrollándose ante los ojos de todos, pero a diferencia de la mayoría tuvieron el coraje de no quedarse callados y dieron el paso valiente de dar a conocer su opinión públicamente a través de estos artículos.

No sólo se limitaron a opinar sobre lo que acontecía en Nicaragua sino que también estaban atentos a lo que ocurría en nuestro entorno y que directa o indirectamente debía llamar nuestra atención sobre lo que aquí estaba pasando.

La lectura de estos artículos nos debe llevar a la conclusión de que el estallido del 18 de abril de 2018 no fue solo una respuesta a las reformas del INSS y su pésimo manejo por parte del gobierno, sino que fue la respuesta a una acumulación de abusos y atropellos que ya no podían ser tolerados.

También debe mostrarnos que la respuesta violenta y desproporcionada del gobierno no fue algo puntual y casual, era la expresión de una forma de responder a las críticas y a las protestas que se había venido incorporando a la naturaleza de un poder que ser cree dueño de la vida y destino de todo un pueblo y por ello autorizado a actuar por encima de la ley y el derecho.

La publicación de este libro no tiene como objeto recriminar a nadie, ni buscar excusas, es un testimonio de dos ciudadanos honestos que no quisieron callar ante lo que ocurría en el país, mientras la mayoría permanecíamos indiferentes o preferíamos voltear la vista hacia otro lado para no comprometernos.

El libro sí tiene un mensaje claro y es que después de lo ocurrido en el país en estos últimos meses no podemos seguir indiferentes.

Es mucho lo que está en juego, es Nicaragua y su futuro, y por ello debemos hacer escuchar nuestra voz para que en esta encrucijada no volvamos a equivocarnos y tomemos el camino correcto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: