Así anda la economía de Nicaragua, según las cuentas de Ovidio Reyes, presidente del BCN

El presidente del Banco Central, que no aparecía en público desde hace varios meses, asegura que la economía entrará en proceso de recuperación en 2020 y que el nivel de repunte dependerá del financiamiento interno y externo que logren movilizar

Los principales funcionarios orteguistas que manejan los temas económicos estuvieron presentes en la reunión con el FMI. Entre ellos Iván Acosta, Ministro de Hacienda; Ovidio Reyes, presidente del BCN; y Bayardo Arce, asesor económico de la presidencia. LA PRENSA/ TOMADA DE EL 19

La economía de Nicaragua caerá este año entre 3.5 y 4.5 por ciento y la recuperación comenzará en el 2020, estimó el presidente del Banco Central, Ovidio Reyes, quien reapareció la mañana de este 7 de octubre en un medio oficialista tras fuertes críticas por el apagón estadístico que ha implantado y que tiene a las actividades económicas en incertidumbre.

Reyes admitió que para que Nicaragua vuelva a los niveles de crecimientos de antes de 2018, en el 2020 será fundamental retornar el financiamiento externo y que la banca a nivel local movilice recursos más baratos a las actividades productivas.

«Lo que viene es una especie de recuperación, y esa recuperación va a ser más rápido o más lenta dependiendo del financiamiento… Nosotros creemos que podemos crecer entre 1 y 2 por ciento, pero podríamos volver a crecer entre 4 y 5 por ciento si volvemos el financiamiento a partir del 2020», afirmó Reyes.

Lea Además:  Ministerio de Hacienda: Economía caerá este año 2% y el próximo año retornará al crecimiento

El talón de aquiles de Ortega

Y es que la caída de la construcción y la paralización de la intermediación financiera, en cuyas actividades la confianza y el bajo riesgo país son fundamentales para su funcionamiento, se han convertido en el talón de aquiles para la aspiración de Ortega de volver a Nicaragua a los niveles de crecimientos de antes de 2018.

El «crédito no está fluyendo en la manera de cómo debería fluir». Reyes admite que los bancos tienen niveles de liquidez elevadísimos, y que están recuperando recursos crediticios para pagar deudas que estos tienen con el Banco Central, luego que este en los días más duro de la fuga de depósitos les inyecto 12,000 millones de córdobas.

«Ellos recuperan y están pagándonos… La cartera (de crédito) se ha contraído 700 millones de dólares, ese es un monto enorme, equivale a un seis por ciento del PIB, obviamente ocasiona que la demanda agregada se reduzca», afirmó.

Pero además el BCN está lidiando con la decisión de la banca de mantener elevadas las tasas de interés de los créditos y por eso, según Reyes, están implementando políticas monetarias para tratar de incidir en una baja, cuyos resultados aún no están claros.

Distintos economistas han explicado que el BCN tiene bajo poder de incidencia con sus políticas monetarias sobre el sistema financiero, dada la alta dolarización de la economía. Se estima que solo el 21 por ciento del mercado financiero está cordobizado, que es la moneda sobre la cual el máximo emisor bancario tiene control.

La esperanza de Reyes es que en Nicaragua las tasas de interés se vean influidas por  la decisión de los bancos centrales (principalmente la Reserva Federal de Estados Unidos) de reducir sus tipos, para hacer frente a la desaceleración de la economía mundial ante signos de una posible guerra de monedas y comercial entre las economías más grandes.

Además confía en que la contención en la salida de depósitos en el sistema financiero nacional ayude a reducir el costo del dinero. Antes del estallido de la crisis, la tasa de interés andaban en ocho por ciento y estas han alcanzado un 12 por ciento,  «es sumamente elevado», afirma Reyes.

Lea también: Banco Central de Nicaragua esconde las cifras del desastre económico

Banca tiene millones en el exterior

Tal es la liquidez que tiene la banca nicaragüense, que según Reyes, esta tiene unos 500 millones de dólares en reservas en el exterior para afrontar cualquier otra adversidad como la ocurrida el año pasado.

Pero para que las tasas bajen y vuelva a fluir hacia la economía, recobrar la confianza de los agentes económicos será fundamental, porque generará un efecto en cadena hacia aquellas actividades que aún siguen golpeadas. Reyes admitió que los nicaragüenses no se están endeudando a largo plazo, lo que tiene afectado a sectores como la construcción.

«Es un poco entendible lo de la construcción, es inversión de largo plazo. En una situación como esta, la gente deja de pensar en tan largo, empiezan a acortar sus prioridades, y eso ocurre para el que invierte como para que el que demanda. Si en este momento la gente no quiere endeudarse para un crédito de un año más difícil que quiera endeudarse a 15 y 20 años a una tasa más elevada», afirmó tras ser consultado por los periodistas oficialistas sobre la construcción en el sector urbanizador.

Puede interesarle: Ortega busca quién le compre emisión de deuda por más de US$300 millones para cubrir el déficit presupuestario

Construcción deberá esperar

De hecho, Reyes señaló que la construcción tendrá que esperar más tiempo para entrar en un proceso de recuperación. «Creemos que ese sector va a tener que esperar un poco más…cuando ese sector se dinamiza se dinamiza toda la economía», afirmó.

En este escenario ni la inversión pública podrá ser la tabla de salvación para la construcción nacional.  Reyes reconoció que para lograr que el Estado inyecte dinamismo a la construcción en general requerirá movilizar más recursos externos.

«Siempre ha sido una experiencia que cuando el Estado invierte se reactiva la economía. El asunto es encontrar fuente de mediano plazo de financiamiento, eso es lo más complicado. Si se logran movilizar esas fuentes de financiamientos de mediano plazo y se logra desarrollar un programa de inversión de mediano plazo de infraestructura bien significativo la economía bien podría salir más rápido», afirmó.

«El financiamiento aquí es clave, si retorna el financiamiento externo y si retorna el financiamiento bancario la economía sale más rápido. Cuando eso se dificulta, la economía va a ir más lenta», atajó.

Lea Además: ¿Qué está pasando en el turismo nicaragüense? 9 meses sin estadísticas

Las actividades que se recuperan, según Reyes

Sin dar mayores cifras, el presidente del BCN aseguró que hay señales de recuperación en el turismo, el dinamismo del sector exportador seguirá dependiendo de cómo evolucione el mercado internacional, el sector minero se está beneficiando de precios altos en el oro, la actividad agrícola está en positivo.

«Ojalá la situación mundial no se deteriore, porque eso obviamente baja la posibilidad de colocar las exportaciones», apeló.

En cifras, el régimen de Ortega espera este año 5,400 millones de dólares en exportaciones (incluyendo zona franca); en remesas  unos 1,600 millones; en turismo unos 500 millones de dólares; y otros  600 millones en inversión extranjera directa.

Además de otros  300 millones en otros servicios externos que ofrece Nicaragua y  un flujo de entre 400 y 500 millones de dólares en cooperación externa.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: