El perturbador video de Evans

Los policías, según relata un espeluznante reportaje del suplemento de La Prensa “Domingo”, no se quisieron mojar, el cuerpo de Evans Taylor fue rescatado por un pescador que se acercó con su lancha para tratar de auxiliarlo, pero lamentablemente llegó muy tarde.

En las redes sociales circulan muchos videos de tragedias perturbadores, pero hay uno en especial que impactó a la memoria colectiva de la nación y es del joven costeño Evans Taylor Williams, quien al ser perseguido después de haber sido brutalmente golpeado por la Policía de Bluefields se tiró al agua y pereció ahogado frente a la mirada impasible e insensible de los policías que no le ayudaron a evitar una muerte segura. Aparentemente, según su familia, el joven tenía antecedentes de pequeños robos en aquella ciudad y había estado preso, aunque las ofensas no quedaron registradas en récord policial y cuando el cadáver fue recuperado de las aguas de la bahía de Bluefields, según sus familiares, aún manaba sangre de la boca y nariz, producto de la golpiza de que fue objeto durante la persecución policial.

La sangre aún puede verse en la fotografía de su cuerpo sobre la vieja sábana blanca con que cubrieron su cadáver. O sea que su ahogamiento no fue producto de que “no sabía nadar”, sino que se tiró al agua intentando huir, sin medir las consecuencias de la golpiza cuya hemorragia seguramente no le permitió respirar naturalmente. El perturbador video registrado por la cámara de un celular y circulado viralmente en las redes sociales muestra los últimos instantes de la vida de Evans cuando inútilmente estira la mano frente a la panga donde hay al menos dos policías y estos solo observan tranquilamente la aterradora escena sin mostrar solidaridad, compasión, o un gesto de humanismo ante la evidente pérdida de vida.

Aquella escena no podía caer peor a la reputación de una institución policial que se ha caracterizado por su afán represivo y el irrespeto de los derechos ciudadanos de la población civil, así como su abyecta defensa de la dictadura. Fue una oportunidad perdida para demostrar su lado humano, pero solo demostraron que en la práctica no son ni cristianos, ni socialistas, ni solidarios como pregona el régimen al que sirven.

Los policías, según relata un espeluznante reportaje del suplemento de La Prensa “Domingo”, no se quisieron mojar, el cuerpo de Evans Taylor fue rescatado por un pescador que se acercó con su lancha para tratar de auxiliarlo, pero lamentablemente llegó muy tarde.

No hay nada que el cuerpo policial pueda hacer para revertir el hecho, que ciertamente pudiera ser tipificado, tal como afirmó el abogado defensor de los derechos humanos Norlan Gómez, como un “homicidio por omisión”. Al menos pudieran deslindar responsabilidades individuales castigando a los responsables directos y evitando que la responsabilidad recaiga sobre toda la institución, pero seguramente no lo harán, tal como el caso del reo político Eddy Montes Praslin quien fue asesinado en prisión, este homicidio por omisión también quedará en la impunidad.

El autor es periodista, exministro y exdiputado.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: