El Diablo, “abusador, arrogante y déspota» será llevado a escena en comedia de títeres

Será una puesta en escena con "títeres políticamente incorrectos, irreverentes y transgresores”, dice la joven actriz y titiritera Kenya Nairoby

«El Panadero y el Diablo», en escena. LA PRENSA/Cortesía/Capgras Photography/K.Nairoby

Desde tiempos inmemoriales el Diablo, como el personaje del mal, “abusador, arrogante y déspota», ha estado presente en nuestras sociedades, dice la joven actriz y titiritera Kenya Nairoby, al comentar el regreso a escena de la comedia para títeres, «El Panadero y el Diablo».

Esta célebre pieza, escrita en verso y prosa por dramaturgo argentino Javier, es considerada un clásico del teatro de títeres de América Latina.

Inicialmente fue dirigida al público infantil, pero ha sido adaptada para jóvenes y adultos explica Nairoby ,integrante del grupo República de pájaros. Al final «la justicia tarda pero llega”, resalta la titiritera es la lección que nos deja.

Fue estrenada en Nicaragua en octubre del 2017, en el Festival Pepe Prego in memorian, pero ahora volverá a escena en Tándem Cafetería.


Este viernes 11 de octubre a las 8:00 p.m. Colonia Centroamérica, del parque Los marañones, cuatro cuadra y media al sur. 80 córdobas, la entrada.


“La obra es versátil, ha sido adaptada con picardía y sencillez a un lenguaje más apto para personas mayores de 15 años por su marcado tinte político que se ve claramente reflejado en la historia y los personajes”, explica Nairoby .

Al respecto, Nairoby precisa que en estos momentos hay una gran necesidad de enfrentarnos directamente con lo que ocurre en nuestro contexto; y que «mejor que reflejarlo a través del teatro de títeres”.

En su reflexión la joven señala que el arte de los titiriteros, desde tiempos antiguos, se han caracterizado por burlarse de los poderosos y denunciar sus fechorías mediante el humor; y que “mejor que los títeres políticamente incorrectos, irreverentes y transgresores”.

Esta célebre pieza fue escrita en verso y prosa por el dramaturgo argentino Javier Villafañe y cuenta sobre la historia de un panadero que se encuentra con la esencia del mal desde tiempos inmemoriales: el Diablo.

En la obra este personaje es visto desde los tiempos actuales como  el “abusador, arrogante y déspota. Al final La justicia tarda pero llega”, dice Nairoby, es la esencia de lo que verán en escena desde el lenguaje de los títeres.

Colaboran  en el diseño y construcción de  obra, además de Nairoby, los actores Carlos Daniel Bello y Carlos Báez. Y en su asistencia técnica, Roger Paiz.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: