Tampa gana de nuevo y obliga duelo decisivo en Houston

Tampa atacó a Justin Verlander, un partido después de hacerlo lo mismo con Zack Greinke, y ahora ha nivelado la Serie Divisional con los Astros

Tommy Pham se voló la cerca en la primera entrada ante Justin Verlander y estableció el tono del partido. LA PRENSA/AFP

En una actuación espectacular, Tampa Bay se cobró otra víctima ilustre: Justin Verlander, vencido 4-1 junto a los Astros, quienes han sido forzados a jugar un quinto y decisivo partido este jueves en Houston.

Aunque todavía con el susto en el cuerpo, tras ser colocados contra la pared 0-2, los Rays exhibieron una llamativa serenidad para sujetar la ventaja, sobre todo, en medio de un final revestido de dramatismo.

Atrás en la pizarra 4-1, Houston situó dos hombres en base en el noveno con Yordan Álvarez al bate, pero Tampa trajo a Blake Snell y el zurdo sacó los últimos dos outs en medio de la angustia.

Un partido después de caerle a palos a Zack Greinke, los Rays hicieron lo mismo con Verlander, atacado con tres carreras en el primer inning, animadas por un jonrón de Tommy Pham.

Verlander colgó dos ceros en medio de un excesivo número de picheos, pero antes de que se estabilizara, Willy Adames le dio jonrón y explotó tras lanzar 3.2 innings con cuatro carreras encima.

En la otra acera, Tampa usó a Diego Castillo como abridor y se lo llevó luego de 1.2 episodios y cinco relevistas se encargaron de mantener a los Astros a raya, en un duelo de una sola cara.

Ryan Yarbrough (1-0), el segundo tirador de los Rays, se llevó la victoria con labor de dos innings, mientras Snell, quien trabajó en la parte más dramática del juego, se anotó un salvamento.

¿Qué más hará Tampa?

Los Astros anotaron su única carrera en el octavo, cuando Robinson Chirinos disparó jonrón ante el zurdo Colin Poche, sustituido en el acto por Emilio Pagán, quien no pudo cerrar el partido.

Tampa, por su lado, abrió con el jonrón de Pham y luego Travis d’Arnaud con hit y Joey Wendle con doble, movieron la pizarra a 3-0, ampliada después en el cuarto por el tablazo de Adames.

En la historia de series al mejor de cinco, solo diez equipos le han dado vuelta a una serie 0-2. Así que los Rays tienen la pretensión de ser el undécimo equipo que hace girar una serie adversa.

Y desde que se usa el formato de 2-2-1 (dos juegos en casa, dos de gira y un quinto donde inició la serie), de 47 equipos que han caído 0-2, solo siete han forzado un quinto juego. Y de esos siete, solo cinco completaron la remontada.

Así que vamos a ver qué sucede ahora en Houston, donde los Astros esperan que Gerrir Cole espante las dudas y apague la inspiración de estos Rays, que se han salido de la tumba, pero no sabemos qué más harán.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: