Nicaragua se aleja de cumplir las metas propuestas en el Acuerdo de París

Existen muchos riesgos de que las acciones propuestas por Nicaragua, como incrementar el porcentaje de generación eléctrica por medio de energías renovables en un 60 por ciento para el 2030, no puedan cumplirse.

LA PRENSA/ARCHIVO

Nicaragua fue uno de los últimos países en presentar las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC, por sus siglas en inglés), que son los compromisos que deben cumplir los países para alcanzar la meta del Acuerdo de París (2015); sin embargo, existen muchos riesgos de que las acciones propuestas por Nicaragua, como incrementar el porcentaje de generación eléctrica por medio de energías renovables en un 60 por ciento para el 2030, no puedan cumplirse.

Alejandro Alemán, experto en temas de negociaciones climáticas del Centro Humboldt, considera que hay muchos riesgos, son poco viables, y “puede quedar transformado en una declaración de buenas intenciones”.

Puede interesarle: Tratado de París lejos de cumplirse

Alemán basa su planteamiento en que dichas iniciativas se consolidaron cuando existía un consenso entre el gobierno y el sector privado, que se rompió con el inicio de la crisis sociopolítica, en abril de 2018.

A eso se suma que se desconoce cómo se van a articular las fuerzas políticas, sociales y económicas del país, en un contexto de gran incertidumbre. Entre las iniciativas, Nicaragua propuso que se fortalezca la efectividad del manejo en las áreas protegidas y el uso sostenible de los bosques húmedos y secos mediante el manejo y la conservación de las áreas protegidas con inversiones en infraestructura para la protección, dentro y en las zonas aledañas de las mismas.

Lea además: Firma del Acuerdo de París no obliga a Nicaragua a cuidar los recursos naturales

No obstante, este es uno de los temas más cuestionados por ambientalistas independientes, que han señalado la invasión de terceros en territorios indígenas y el cambio de uso de suelo en zonas de conservación, como la Reserva de Biosfera del Sureste de Nicaragua.

Alemán explica que las NDC del país están enfocadas en la mitigación y muy poco en la adaptación, que es un tema clave por la vulnerabilidad de zonas como el Corredor Seco ante futuros escenarios climáticos, que implican, la reducción de precipitaciones.

Lea también: Nicaragua debe frenar la pérdida boscosa como parte del Acuerdo de París

Todos los países deberán revisar sus compromisos en 2020 y se espera que se implementen a partir de diciembre del mismo año. Alemán analizó las NDC de cuatro países de la región centroamericana y expuso que a nivel general persisten brechas de estos compromisos con relación a la agenda global de desarrollo, a la cual deberían de estar ancladas.

El experto señala que la ambición climática no es solo un tema ambiental, sino también social y un asunto de género. Entre las mejoras que se pueden hacer a las NDC por países, es involucrar a los actores no estatales para incrementar la ambición de estas.

Lea además: Acuerdo de París empuja a Nicaragua a la creación de una política de cambio climático

El análisis de Alemán fue presentado el reciente fin de semana en el Décimo Encuentro Regional Centroamérica Vulnerable, ¡Unida por la Vida!, realizado en Costa Rica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: