Los mercenarios y la Muerte Quirina

De los 47 Estados Miembros del Consejo solo Corea del Norte, Cuba, Irán, Siria, Venezuela (la de Maduro), Bolivia, Rusia y Bielorrusia, pronunciaron el discurso trillado de no injerencia en los asuntos de Nicaragua

pueblo, somoza, dictadura

Muerte Quirina, mujer que se desprende de su cuerpo liberando el esqueleto que rechina al caminar; conduce una carreta recogiendo muertos en las calles, la Carreta Nagua (leyenda popular).

En septiembre pasado, en el seno del 42° Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (el Consejo), sentado al lado de Michelle Bachelet, la Alta Comisionada, el enviado del régimen expresó de nuevo las mismas falsedades sobre el golpe de estado fallido y la salvaguarda de los derechos humanos en Nicaragua. Es decir las mentiras que pregonan a diario la pareja y sus mercenarios dentro y fuera del país, y atacó el informe de la comisionada basándose en un dato contenido en el mismo. Michelle, sin inmutarse, respondió que el dato contrastado había sido remitido por su gobierno. El enviado calló ante su propia torpeza, seguramente maldiciendo mentalmente a quien le redactó el texto. Bastaría conocer la trayectoria de Michelle Bachelet para entender quién es ella en comparación con la de la leyenda, la recoge cadáveres de mercenarios ya inútiles.

De los 47 Estados Miembros del Consejo solo Corea del Norte, Cuba, Irán, Siria, Venezuela (la de Maduro), Bolivia, Rusia y Bielorrusia, pronunciaron el discurso trillado de no injerencia en los asuntos de Nicaragua. No dijeron que el informe de la comisionada era sesgado y por tanto parcial. No, lo que dijeron entre líneas, pero alta y claramente, es que no interesan los derechos humanos ni los crímenes de lesa humanidad en Nicaragua mientras se mantenga la pareja de aliados en el poder, o uno de ellos, con la evidente preferencia por el que tiene el espeque, sin saberse cuál es.

En los organismos regionales e internacionales la pareja no cuenta, son solo una molestia. El enanito —uno de esos del País de las Maravillas– enviado a la Asamblea de las Naciones Unidas después de la reunión del Consejo antes referido, habló ante una sala vacía. La Muerte Quirina seguirá recogiendo en su carreta a mercenarios caídos para enterrarlos sin ritual alguno. Los que aún se consideran vivos lo hacen con el terror de perder sus favores. Basta verles las caras en las ceremonias donde deben hacer bulto. La que resplandece es la Muerte Quirina al verlos pasar arrastrándose ante ella. Los valientes son los que desafían al régimen, los que lo desgastan hasta su derrumbe para construir, sobre sus escombros cuando llegue la hora, una Nicaragua sin dictadores y sin mercenarios, una Nicaragua en la que prive esa aspiración colectiva, la del Estado de Derecho con justicia social, y su dialéctica democrática.

El silencio no es una opción, y la manera de luchar en un país sin libertades es ser absolutamente libres para que la existencia misma sea un acto de rebelión (Albert Camus).

El autor es doctor en Derecho.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: