Olga Tokarczuk, gana Premio Nobel 2018 por su literatura en movimiento perpetuo

En la actualidad, los libros de Olga Tokarczuk son los más vendidos en Polonia y están traducidos a más de 25 idiomas, incluidos el catalán y el chino

La escritora polaca Olga Tokarczuk, Premio Nobel de Literatura 2018. LA PRENSA/ AFP / Sascha Schuermann

Olga Tokarczuk, considerada la más talentosa novelista de su generación en Polonia, lleva al lector a la búsqueda de la verdad a través de universos multicolores, mezclando delicadamente la realidad y la metafísica.

Identificada políticamente con la izquierda, ecologista y vegetariana, la escritora de 57 años, cuya cabeza siempre está cubierta de rastas, no duda en criticar la política del actual gobierno nacionalista conservador de Derecho y Justicia (PiS).

Lea: De 1909 al 2018, solo 15 mujeres de 116 han recibido el Nobel de Literatura

Nacida el 29 de enero de 1962 en una familia de maestros en Sulechow, en el oeste de Polonia, es autora de una docena de libros.

Graduada en psicología en la Universidad de Varsovia, tiene especial predilección por los trabajos de Karl Jung. Durante un tiempo, trabajó como psicoterapeuta en Walbrzych (suroeste), mientras intentaba escribir.

Tokarczuk publicó inicialmente una colección de poemas, antes de embarcarse en la prosa.

Después del éxito de sus primeros libros, pasó a dedicarse por completo a las letras y se instaló en el pueblo de Krajanow, en las montañas de los Sudetes (suroeste).

Lea también: Peter Handke, escritor polémico y prolífico, se alza con el premio Nobel de Literatura 2019 

En la actualidad, sus libros son los más vendidos en Polonia y están traducidos a más de 25 idiomas, incluidos el catalán y el chino. Muchos de sus libros han sido llevados al teatro y a las pantallas.

Su obra, sumamente variada, abarca desde el cuento filosófico «Los niños verdes» (2016) hasta una novela policíaca, ecologista y metafísica, «Sobre los huesos de los muertos» (2010), y una novela histórica de 900 páginas «Los libros de Jacob» (2014).

Un rompecabezas gigante

En su universo poético, lo racional se mezcla con lo irracional. Su mundo está en perpetuo movimiento, sin punto fijo, con personajes cuyas biografías y personajes se entrelazan y, como un rompecabezas gigante, crean una notable imagen general.

Lea también: Elena Poniatowska: «¿Cómo es posible que la nación que nos dio a Rubén Darío esté ahora tan lastimada por la corrupción?» 

Todo se desarrolla en un lenguaje rico, preciso y poético, atento a los detalles. «Olga es una mística en la búsqueda perpetua de la verdad, una verdad a la que sólo se puede llegar en movimiento, traspasando las fronteras», dijo a la AFP una de sus amigas, Kinga Dunin, también escritora y crítica literaria.

La propia Tokarczuk se describe a sí misma como una persona sin una biografía: «No tengo una biografía muy clara que pueda relatar de una manera interesante. Estoy hecha de esos personajes que han salido de mi cabeza, que he inventado», comentó recientemente.

Premios y controversia

«Los libros de Jacob» le dio a Tokarczuk su segundo premio Nike, el más prestigioso premio literario de Polonia.

Publicado en 2014, la obra se convirtió en un éxito de ventas en Polonia pero también se convirtió en blanco de la ira de los activistas nacionalistas.

Luego de una entrevista en TV en que ella cuestionó el mito de una Polonia tolerante y abierta, pasó a recibir ameanzas de muerte por «difamar el buen nombre de Polonia y de los polacos», según denunciaron grupos nacionalistas.

Después de ese episodio, durante una semana, un editor tuvo que ponerle guardaespaldas.

El mismo libro también le dio -a ella y a su traductor al sueco- el primer premio literario Kulturhuset Stadtsteatern, de Estocolmo. «Siento como si ya hubiese ganado el Nobel», dijo la escritora en ese momento.

Tokarczuk también es coautora del guión de la película «Spoor», dirigida por Agnieszka Holland e inspirada en su novela «Sobre los huesos de los muertos».

Entre ecologista y cuento filosófico, la película lanzada en febrero de 2017 ganó el Premio Alfred Bauer en la Berlinale el mismo año y representó a Polonia en la carrera por el Oscar en la categoría de mejor película extranjera.

La exitosa novelista tiene un hijo adulto. Divide su tiempo entre su departamento en Wroclaw, su casa en el campo y constantes viajes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: