Siembran aguacate y pitahaya para afrontar la crisis del café en el Pacífico de Nicaragua

La cosecha y corte del café en la zona del pacífico de Nicaragua, se genera en los meses de octubre, noviembre y diciembre y se extiende hasta enero. La falta de crédito ha golpeado duro al sector

Sector cafetalero pide una auditoría con resultados públicos del aporte a la Conatradec. LAPRENSA/ARCHIVO

Ante la falta de financiamiento, cafetaleros del Pacífico vislumbran un mal año para la cosecha en el ciclo que arranca este mes. La situación empeora por los altos costos de los agroquímicos y la escasa mano de obra en Nicaragua.

“La situación está fatal. Mano de obra no hay, pagar cortadores ahora es súper difícil y la otra opción que es muy triste, es quitar el café y ponernos otra vez a sembrar frijoles, entre otras cosas, lo cual pienso que sería un pecado para el medioambiente”, dijo Luvy Rappaccioli, productora de café en Diriamba.

Lea además: Honduras registra drástica caída en ingreso por exportaciones de café

Agregó que la deforestación que se ha dado en fincas aledañas, ha generado que el viento entre con fuerza y que a futuro se le abra paso a la roya.

“Mi preocupación no es solamente cómo voy a levantar esta cosecha, porque no tengo plata para los insumos. Lo que hace falta aquí es que sea la voz junta para que todos hablemos, antes que la cultura cafetalera de Carazo se pierda…, creo que se tiene que hacer una organización de apoyo para esta zona”, expresó Rappaccioli, quien para subsistir, ha tenido que sembrar pitahaya, cacao y granos básicos.

“¿Cómo estoy manteniendo un poco los gastos de la finca? – con la siembra del frijol. Aquí no hay apoyo, pero si por ejemplo acá hubiera un beneficio húmedo y tengo asociado a todos los productores pequeños, creo que salimos adelante”, refirió.

Otra que se queja de la falta de apoyo, es Ruth Elizondo, productora de café en el municipio de El Crucero. “Es una situación bien difícil, encima de que los precios internacionales han bajado, se nos subieron los costos de los agroquímicos y eso va a afectar enormemente. No hay forma en que podás mantener el nivel de alimentación de la planta con los costos actuales y con los precios de venta. Muchos productores lo que estamos haciendo es ver cómo utilizar este periodo para introducir nuevas variedades resistentes a la roya”, dijo.

Explicó que muchos productores de café, por la falta de apoyo y de financiamiento, se han visto obligados a sembrar aguacate y pitahaya.

Lea también: Mercados internacionales pagan más barato el quintal de café nicaragüense, mientras a nivel local se incrementan los costos

“Lo que hacen es que tienen lotes de café y lotes de otros productos. El tema para nosotros en la zona de El Crucero, es que algunas de estas opciones, conllevarían a despalar y nosotros no queremos, porque nuestras fincas son el pulmón de Managua y más bien estamos en la búsqueda de reforestar. Es una situación bien difícil para los productores, porque enfrentás una crisis internacional con condiciones adversas a lo interno del país y en cuanto a la roya, si vos no fumigás, siempre te va a atacar y eso implica hacer de cuatro a cinco controles por año, porque se hace un trabajo de prevención”, indicó Elizondo.

Diversificó fincas

Carlos Alberto Méndez, es otro productor de café y para ahorrar costos de producción, su finca la convirtió en agroecológica y la diversificó. “El esfuerzo y la visión nuestra de hacer sostenible nuestra producción, nos ha hecho caminar hacia una producción agroecológica, es decir consumir lo menos posible componentes de divisas, componentes químicos, etcétera, lo que creemos es la vía para hacer sostenible el café”.

La cosecha y corte del café en la zona del pacífico de Nicaragua, se genera en los meses de octubre, noviembre y diciembre y se extiende hasta enero.

Caminos en mal estado

“La mano de obra es un problema en la zona. Los cortadores con experiencia se fueron y otras de las dificultades serias que enfrentamos, son los caminos, con las lluvias quedaron totalmente destruidos y para poder salir tenemos que buscar vías alternas”, dijo Méndez, caficultor de San Marcos.

Lea también:Cafetaleros demandan que se auditen 25 millones de dólares de Conatradec

Un caficultor de la ciudad de Masaya que solicitó el anonimato, mostró también su inconformidad por la falta de apoyo. “La producción del café está crítica, no hay financiamiento de ningún banco. Él único que nos está dando un poquito la mano, pero con asesoría técnica, es CISA (empresa exportadora de café) y de ahí los insumos con las reformas tributarias que se hicieron, nos ha afectado bastante. Muchas de las fincas aquí en la zona del Pacífico están todavía enmontadas, no hay deshierba, porque no hay recursos para ponerlas al día. El panorama es desalentador”.

Por la poca lluvia y falta de nutrientes en algunos sectores de la región sur de Nicaragua, el fruto del café, no ha desarrollado por completo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: