Nicaragua

FMI agrava proyección de contracción económica. LA PRENSA/ARCHIVO

Funides advierte que proyecciones del Banco Mundial significan más desempleo y pobreza en Nicaragua

En el 2020 el PIB se contraerá 0.5 por ciento, para comenzar a crecer hasta en el 2021 a un ritmo extremadamente raquítico: 0.6 por ciento, según las proyecciones del Banco Mundial

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) calificó como desalentadoras las proyecciones del Banco Mundial (BM) de que Nicaragua continuará en recesión el próximo año y que la economía despegará hasta en el 2021. Funides explica que esto significa que el desempleo seguirá aumentando en los próximos dos años y la pobreza también.

“Las proyecciones del Banco Mundial de 2020 y 2021 de -0.5 y 0.6 por ciento, respectivamente, no son alentadoras. Muestran a una economía estancada, que incluso en términos de PIB per cápita seguiría cayendo aún en 2021. Esto también sugiere que el empleo caería en 2020 y probablemente en 2021, mientras que la pobreza se incrementaría aún más”, advierte.

Puede interesarle: Banco Mundial proyecta para Nicaragua caída de -5% en 2019 y -0.5 en 2020

Además el BM señaló que la economía nicaragüense se desplomará este año cinco por ciento, tras reducirse 3.8 por ciento el año pasado.

En el 2020 el PIB se contraerá 0.5 por ciento, para comenzar a crecer hasta en el 2021 a un ritmo extremadamente raquítico: 0.6 por ciento, según las proyecciones del BM, que la próxima semana celebrará su reunión anual en conjunto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington, EE. UU.

«La violencia del último año, la pérdida de empleos y una caída en la confianza de los consumidores y de las empresas, sumado a un declive en sectores como turismo y construcción, han tenido un alto costo social y económico, amenazando los amplios esfuerzos realizados para reducir la pobreza», indicó el organismo financiero multilateral.

De esta manera, la crisis política en Nicaragua habrá pasado factura a la economía con un ciclo de tres años consecutivos de contracción, que comenzó el año pasado con una reducción de 3.8 por ciento.

“La economía sigue resintiendo las reducciones en los flujos de recursos claves que habían alimentado el crecimiento económico previo a la crisis, como los ingresos por turismo, la inversión extranjera directa y las exportaciones de diversos sectores”, expresó Funides.

Lea además: Nicaragüenses pagarán caro el endeudamiento de Ortega con el BCIE. Estas son las onerosas condicionalidades de los créditos

Y añadió: “A esto hay que agregar los efectos negativos de la reforma tributaria, de la seguridad social y de la contracción en el crédito, a como Funides ha indicado previamente”.

A propósito, el año pasado el PIB per cápita, uno de los más pequeños del hemisferio, perdió 135 dólares, al pasar de 2,163.3 dólares en el 2017 a 2,028.2 dólares en el 2018, con una contracción económica de 3.8 por ciento, según cifras del Banco Central de Nicaragua.

El cruce de ese umbral le permitió a Nicaragua mejorar su posición y tratamiento a nivel internacional en los organismos financieros internacionales.

De caer este año el PIB cinco por ciento, entonces el PIB per cápita por primera vez se ubicará por debajo de los dos mil dólares desde 2014, cuando transitó de los 1,916.8 a los 2,036.4 dólares, impulsado por crecimientos de entre cuatro y cinco por ciento.

El Banco Mundial indicó que basados en el crecimiento proyectado del Producto Interno Bruto per cápita, se estima que la pobreza aumentará en más de 3 puntos porcentuales entre 2016 y 2019.

Señaló que si bien  la Encuesta de Nivel de Vida 2016 del Instituto Nacional de Información para el Desarrollo, señala que la pobreza nacional cayó de 29.6 al 24.9 por ciento entre 2014 y 2016,  «a pesar de este progreso, la pobreza sigue siendo alta».  En el mismo periodo  la pobreza extrema bajó del 8.3 al 6.9 por ciento.

Lea también: Presidente del BCIE, Dante Mossi, vino a Managua para entregarle a Ortega casi 600 millones de dólares en crédito

Funides: urge negociación

A criterio de Funides, solo una negociación política es lo que permitirá que la economía logre salir del atolladero con rapidez, y no necesariamente contratando créditos.

“Se debe remarcar que la crisis económica se está extendiendo, dada la ausencia de una negociación pacífica para resolverla. Esto genera un entorno incierto que afecta la recuperación del turismo, de la IED (Inversión Extranjera Directa) y reduce el consumo, la inversión, y el crédito, que son variables fundamentales en nuestra economía. El tamaño de la afectación en dichos sectores no necesariamente será compensado en su totalidad con los créditos del BCIE, dado que el desembolso de estos recursos no es la única condición para la recuperación económica”, afirmó.

Lea además: Exportadores de Nicaragua quieren hacer más negocios con China Popular

Muestra de que la recesión se ha profundizado precisamente por falta de negociación, Funides menciona que mientras inicialmente el Gobierno proyectaba este año una caída de 1 por ciento en el Presupuesto General de la República 2019, el propio Banco Central de Nicaragua ahora habla de una caída de entre 3.5 y 4.5 por ciento.

La mayor caída del hemisferio

En las previsiones del BM, se muestra que Nicaragua será la economía de mayor contracción este año en América Latina y el Caribe, según la tabla de proyecciones para el hemisferio que no recoge datos para Venezuela, que lleva años en crisis económica y el año pasado se contrajo 17.7 por ciento.

«Nicaragua es uno de los países menos desarrollados de América Latina, donde el acceso a los servicios básicos es un desafío constante», recuerda el Banco Mundial.

Las proyecciones del BM contrastan con las aspiraciones del régimen de Ortega, que espera que el próximo año la economía crezca hasta 2 por ciento, luego de que caiga entre 3.5 y 4.5 por ciento este año.

Lea también: Nicaragua cae al segundo país menos competitivo de América Latina, superando solo a Venezuela

“Lo que viene es una especie de recuperación y esa recuperación va a ser más rápida o más lenta dependiendo del financiamiento… Nosotros creemos que podemos crecer entre 1 y 2 por ciento, pero podríamos volver a crecer entre 4 y 5 por ciento si volvemos el financiamiento a partir del 2020”, afirmó esta semana el presidente del Banco Central, Ovidio Reyes, tras varios meses sin dar la cara frente a la recesión, que ya acumula dos años.

En su comparecencia, Reyes admitió que la andanza de la economía de Nicaragua estará también muy ligada a cómo evolucionen los mercados mundiales, lo que determinará que las exportaciones nicaragüenses sigan aguantando el impacto de la crisis política interna.

No obstante, según las previsiones del BM, “las perspectivas a corto y mediano plazo no son particularmente alentadoras. El nivel de las exportaciones ha sido relativamente bajo y el reducido espacio fiscal deja poco margen para estimular la demanda interna. La recesión argentina se profundizará antes de que comience la recuperación, mientras que se espera que continúe la desaceleración en México. Así mismo, un freno en la economía mundial podría hacer que estas perspectivas se deterioren aún más”.

Lea además: Exportaciones de Nicaragua logran revertir caída en septiembre, pero APEN insta a tener cuidado con esos números

El BM insistió a la región la urgencia de que las economías se integren al comercio mundial.
El Fondo Monetario Internacional hasta ahora mantiene que la economía de Nicaragua se contraerá este año cinco por ciento. Se prevé que hay una actualización en los próximos días.

No habrán mejores precios

Detrás de Nicaragua se encuentra Argentina con una caída de su economía de 3.1 por ciento, la que también caerá el próximo año.

A nivel de América Latina, el BM pronostica un crecimiento de 0.8 por ciento, el cual se acelerará el próximo año a 1.8 por ciento.

“Luego del rápido crecimiento derivado de los altos precios de las materias primas en la primera década del siglo XXI, la región ahora se encuentra en una etapa de bajo desempeño”, dijo Martín Rama, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Lea también: SmartMoney, una nueva experiencia de compras y pagos en Nicaragua

“Los años de precios elevados para las materias primas quedaron claramente atrás. Ahora debemos concentrarnos en áreas como la integración comercial para impulsar la productividad de la región”, agregó.

Hasta ahora solo las exportaciones y remesas evitan que la economía de Nicaragua se desplome aún más.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: