¿Elecciones bajo Estado de Sitio de facto?

Algunos dirán que es necesario el desarme inmediato de los paramilitares, la justicia y hasta el retiro inmediato del dictador y su consorte.

Colegio Electoral, Estados Unidos, elecciones

Mientras el dictador persiste con su macabra práctica de obtener “respiros” a nivel nacional e internacional para lograr sostenerse en el poder hasta 2021 y otros años más, diferentes organizaciones y movimientos políticos han emprendido una “cruzada” de propuestas de reformas electorales. Lo cierto es que, en ese contexto, el régimen ha continuado con su política represiva y su ola de asesinatos selectivos. Diferentes organizaciones han denunciado decenas de asesinatos políticos en el norte del país, especialmente en la zona rural.

Desafortunadamente, las organizaciones políticas que promueven las reformas electorales no establecieron ni discutieron criterios de las condiciones necesarias para participar en un eventual proceso electoral. Es obvio, que, de no haber las suficientes presiones nacionales e internacionales, el régimen se prepara para convocar a elecciones “chanfaina”, las que, sin lugar a dudas, serán avaladas o apoyadas por los llamados partidos “zancudos”, bajo el pretexto de “no perder la personería jurídica”.

En ese sentido, es imperativo que los movimientos políticos de oposición establezcan cuáles serían las condiciones necesarias para participar en un proceso electoral, una especie de “línea roja”, de tal manera que si no se dan dichas condiciones sería inocuo la participación de la oposición en un proceso electoral. A mi criterio, aunque puede haber otras, planteo algunos requisitos indispensables.

*El cese inmediato de la represión y de los asesinatos que continúa perpetrando la dictadura en contra del pueblo nicaragüense, por tanto, es imperativo el derecho a la vida y a la seguridad de los ciudadanos.

*El restablecimiento inmediato de las libertades democráticas: libertad de opinión y de expresión; libertad de reunión y movilización; libertad de organización, entre otros.

*El regreso sin condiciones y con garantía de su seguridad e integridad física de todos los exiliados y el restablecimiento de sus derechos políticos.

*La libertad total y absoluta de todos los presos políticos es una condición sine qua non para propiciar un ambiente electoral adecuado.

Algunos dirán que es necesario el desarme inmediato de los paramilitares, la justicia y hasta el retiro inmediato del dictador y su consorte. Es cierto, eso es indispensable para sentar las bases democráticas de Nicaragua, no obstante, es preciso para eso una correlación de fuerzas políticas favorable que hasta el momento no se ha logrado. Por eso, reitero es mi criterio, que esos planteamientos son condiciones mínimas para participar en una eventual elecciones, de lo contrario, sería una elección bajo Estado de sitio de facto.

Por otra parte, es vital la presión nacional y el apoyo internacional para que puedan implementarse estas condiciones y que adicionalmente, las propias organizaciones internacionales se conviertan en garantes para el cumplimiento de esos requisitos.

Finalmente, señalemos que esas condiciones pueden servir de plataforma inicial para unificar a la oposición política con el fin de luchar contra el régimen y crear las condiciones básicas para participar en un proceso electoral, de tal forma, que se trazaría una “línea divisoria” entre la oposición política real y el “zancudismo”.

Tanto que se habla de unidad, pues bien, establezcamos las premisas políticas mínimas para alcanzarla.

El autor es secretario de Actas y Acuerdos del Partido Acción Ciudadana (PAC).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: