Detienen en una cárcel de Estados Unidos a nicaragüense que solicitó asilo tras participar en tranques de Estelí y recibir amenazas de orteguistas

Una joven nicaragüense exiliada solicitó asilo en Estados Unidos, pero fue detenida y encarcelada. Nadie da información sobre el estado legal de Jacy Pineda.

La casa de la familia Pineda Salas, en La Trinidad, Estelí, fue manchada por simpatizantes del Frente Sandinista. A la derecha, Jacy Nohelia Pineda Salas, detenida en una cárcel de Estados Unidos, país al que llegó a pedir asilo. LA PRENSA/ Cortesía

La nicaragüense Jacy Nohelia Pineda Salas, de 19 años, se encuentra detenida en una cárcel del estado de Misisipi. Hace unos 42 días la joven llegó a Estados Unidos con la intención de solicitar asilo, luego de que su familia recibiera amenazas de muerte en Nicaragua, tras haber participado activamente en las protestas ciudadanas que estallaron en abril de 2018.

Pineda Salas se encontraba cursando el primer año de la carrera de Derecho cuando empezaron las manifestaciones y murieron los primeros muchachos víctimas de la represión orteguista en la ciudad de Estelí.

La joven tomó parte en las protestas desde el 19 de abril de 2018. Estuvo en el tranque de la salida sur de la ciudad de Estelí y en el de La Trinidad y también participó en marchas azul y blanco contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Mientras que su padre, Douglas Pineda, de 40 años, estuvo al frente de las manifestaciones ciudadanas en el municipio de La Trinidad.

Lea: Desaparecen tres nicaragüenses en Estados Unidos en su intento por cruzar la frontera 

Jacy, de pie, con camisa negra, en un tranque de Estelí. LA PRENSA/ Cortesía

La familia Pineda Salas decidió exiliarse luego de que en las redes sociales empezaran a circular fotografías y directas amenazas de muerte contra Douglas Pineda y su familia, de parte de militantes del Frente Sandinista, relata el propio Douglas, desde su exilio en Estados Unidos.

«Decían que sabían quién es mi hija (Jacy), que se parece a su mamá. Que ella había sido causante de la quema de la renta de Estelí, lo cual es totalmente falso, porque esa renta la quemaron ellos mismos. Así me la tienen a ella, amenazada. En la Policía me la tienen circulada también, porque ella fue parte del tranque», dice Pineda.

Además: Nicaragüenses exiliados en Costa Rica aseguran que no volverán con la dictadura en el poder 

Una de las fotografías de Douglas Pineda que circularon en las redes sociales. También recibió muchos mensajes privados. LA PRENSA/ Cortesía

El exilio

Salieron de Nicaragua el 11 de julio de 2018, rumbo a Costa Rica, donde vivieron nueve meses y en ese tiempo la abogada Marilex Salas, esposa de Douglas y madre de Jacy, trabajó en la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh) recibiendo las denuncias de los exiliados nicaragüenses, asegura Pineda.

Sin embargo, en ese país recibieron nuevas amenazas de muerte y la familia también tuvo que salir de Costa Rica, emprendiendo una odisea rumbo a Estados Unidos, adonde llegaron luego de esperar dos meses en territorio mexicano a que llegara su turno para cruzar la frontera y pedir asilo.

Por ser mayor de edad, Jacy fue separada de sus padres y hermana, y trece días antes que ellos cruzó sola el puente fronterizo de Texas, llevando consigo todos los documentos necesarios. Ahí la detuvieron y hace unos 18 días fue trasladada al Adams County Correctional Center, una prisión de mediana seguridad localizada en Natchez, Misisipi, donde la joven se encuentra en un «limbo migratorio».

 

De camiseta rosada, Jacy Pineda Salas pintando monumentos con los colores azul y blanco de la bandera de Nicaragua. LA PRENSA/ Cortesía

En esa cárcel estadounidense se violan derechos humanos en lo que respecta a atención e información, asegura Douglas Pineda. A la joven nadie le dice nada sobre su situación legal en Estados Unidos y la están «boleando» de una prisión a otra, afirma su padre.

«El maltrato no está en que la traten mal», explica. «Ella duerme mal, porque las camas son de metal con una colchoneta delgadita. Dice que es demasiado dura. Se ha llenado de piojos. Está enferma. Le duelen los huesos. Me dice: ‘Papa, aquí nadie te atiende. El otro día una mujer se estaba revolcando de dolor, se la llevaron y dijeron que estaba bien'».

Tras 42 días de detención, la familia de Jacy está desesperada. Para Pineda, en Estados Unidos la situación de los nicaragüenses que huyen del régimen de los Ortega Murillo «está invisibilizada».

Lea: La historia de los nicaragüenses exiliados que son perseguidos en Costa Rica 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: