LA PRENSA en el ojo de la tormenta

La historia será magnánima con LA PRENSA, dándole el lugar que le corresponde por su abierta postura en favor de la Verdad, y la Justicia, por la defensa de sus legados que son la mejor referencia por los cuales vivió, luchó, y murió el doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, abanderado por excelencia de la democracia republicana y representativa, cuyo advenimiento es inevitable.

unidad, partidos políticos

Han pasado muchas semanas sin que la Dirección General de Aduanas entregue al Diario LA PRENSA el papel, planchas, tintas y repuestos que le retiene a pesar de haber pagado los impuestos aduaneros.

El gobierno sostiene que la Junta Directiva de este rotativo no ha cumplido sus obligaciones tributarias. Por supuesto que nadie en este país, a excepción de los sandinistas fanáticos, va a creer que una empresa de largo prestigio y connotada responsabilidad va a dejar de pagar sus impuestos. Esta es una mentira de la dictadura de Daniel Ortega, que no permite la libertad de expresión y de prensa irrestricta porque no quiere que salgan a luz los trapos sucios de su pésima administración. A Ortega le incomoda la crítica, no puede y no sabe valorar lo que esta significa en el espacio de la historia y del tiempo.

Los sandinistas que adulan al dictador y le ofrecen un trillado servilismo que ya superó al somocismo, se olvidan de lo que fácilmente les conviene. Y “para muestra un botón”: Desde que algunos de los antiguos guerrilleros se internaron en la montaña o en el área urbana combatían a Somoza y la Guardia Nacional los capturaban, de inmediato los familiares apelaban a LA PRENSA.

Entonces sí hallaban en este periódico un defensor calificado que les servía de mucho, porque LA PRENSA era el único medio que valientemente sacaba la cara por los oprimidos y los reprimidos.

Pero ahora las ingratitudes muestran el otro rostro de la moneda, cuando esos mismos sandinistas han vuelto las espaldas a ese pasado y son indiferentes a los muchos beneficios que LA PRENSA les concedió en sus dramáticos momentos; incluyendo un préstamo de cincuenta mil dólares que la Junta Directiva de este Diario de los Nicaragüenses hizo a la “dirigencia revolucionaria”, para el avance de la lucha armada.

Es fácil “olvidar” un beneficio cuando no se tiene voluntad de agradecer. En este sentido, los sandinistas hacen gala de su doble personalidad. Cuando requerían del apoyo de LA PRENSA, se mostraban como humildes corderos fingiendo una cualidad que no tenían, pero cuando alcanzaron el poder y centralizaron en todas sus expresiones, se volvieron como energúmenos contra quien ayer les había tendido la mano.

Pero el tiempo sabrá dar su veredicto. La historia será magnánima con LA PRENSA, dándole el lugar que le corresponde por su abierta postura en favor de la Verdad, y la Justicia, por la defensa de sus legados que son la mejor referencia por los cuales vivió, luchó, y murió el doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, abanderado por excelencia de la democracia republicana y representativa, cuyo advenimiento es inevitable.

El autor es periodista de Somoto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: