Dos poemas de Ruby Arana: «Homenaje al crepúsculo» y «Salmo»

"Contenías, lo sé, medidas con esplendor o ensueño y / un día, en pleno estallido de esa belleza/ la muerte rompió tu cáliz, Muchacho", dice la poeta en este fragmento de "Homenaje al crepúsculo"

Mito # 5. Dibujo de Omar D´León . LA PRENSA/Cortesía

La poeta nicaragüense Ruby Arana, quien reside en Estados Unidos desde 1974, comparte dos de sus poemas sublimes sobre el dolor y su memoria íntima que exalta el amor,la pérdida de un ser amado, la fe y lo místico.

Arana forma parte de las poetas surgidas en los sesenta como Ana Ilce Gómez, Daisy Zamora, Vidaluz Meneses, Michele Najlis y Gioconda Belli.

Estudió Arqueología en Mérida, Yucatán, México. Se relacionó con la poeta costarricense Eunice Odio y el escritor nicaragüense Ernesto Mejía Sánchez, radicado en este país Azteca.

Lea además: Rubí Arana estrenó en Miami su poemario «Rubíes»

En 1962 debutó en la revista Ventana con su poema “La lluvia es Hija de Dios como todas las cosas”.

Es autora de: “Emmanuel” (1967 –  traducido al húngaro por Eva Toth), «In nomine filii» (1991), la antología «Príncipe Rosacruz» (2007), “Homenaje a la tierra” (2008), «Agua sagrada» (2010 – con prólogo de Sergio Ramírez) , “Rubíes” (2016). Y publicado en revistas de Estados Unidos, México, Centroamérica y suplementos de Nicaragua.


Homenaje al crepúsculo

A Mayte Benavides

“La muerte ofrendó su gloria por una canción”. (Omar Khayyam)

Tu cáliz planetario, Muchacho, fue diseñado por el Divino.
¿Pero que gnomo del bosque te pinto los ojos de cuáles raíces
tus pies?
Tu frente prendida de la mañana
el asombro descontinuado para siempre.

Contenías, lo sé, medidas con esplendor o ensueño y
un día, en pleno estallido de esa belleza
la muerte rompió tu cáliz, Muchacho.
(El crepúsculo ya se iba con toda su brillosa oscuridad su
estruendoso silencio.)

Vino derramado en tierra fuiste,
desgarradura, pentagrama,
ruta terrestre y celeste

celebración y luz, tinieblas furias,
vino regado para un canto del agua
a Gea-madre con plenos poderes de la fe
en desesperanza.
Venus Ericina Ridens – guardiana de los últimos fulgores
del fuego-
con el eco de sombras fortalecido en esa oblicua
luz
que se va…
durmiendo…
Cerrando los ojos te pronuncia,  Muchacho.

(Ruby Arana /Septiembre  2019)


Mito # 3. Dibujo de Omar D´León . LA PRENSA/Cortesía

Salmo

Ira levanto hacia tí, Señor.
Esta ira es el incienso.
Delicada música de lágrimas levanto
no para conmoverte
porque tú eres Jehová, el dios cruel.
Desilusión elevo.
Mi desilusión es el incienso.
Como rama de frutos te ofrendo, Señor,
insomnio.
Insomnio es incienso.
Borraste su sonrisa.
Secaste el champaña de su piel.
Tramaste el derrumbe de un magnífico porte.
Conspiraste a sus ojos verdes.
Derramaste su frente pura.
Convertiste el espacio de mi hogar en Gólgota.
Congelaste en tu sombra el puñal
e hiciste sangrar su corazón.
He ahí la presencia del fuego.
Silenciaste el brillo en su mirada
para gloria de la yerba niña,
que su bello ser como esplendor
de un rayo manso
por toda la densa superficie esparciera
profunda esperanza.
Pero dejaste ciegos mis ojos.
Llena mi casa de soledad.
Demudados mis órganos vitales.
Desgarrada esta voz
hasta la muerte.
Rojo mi pensamiento,
ansioso el pecho mis entrañas
abiertas:
He aquí tu presencia en el fuego!
Allá de la vida elevo ofrenda de sangre.
Pan de proposición es mi ofrenda.
Su sangre es incienso.
No era sólo tuyo, Dios:
mío en el vientre.
¡Sin la cooperación de mis entrañas
no hubieses realizado
el milagro!
Dentro del agua mística
percibió el descenso
de nueve lunas.
Su germen creció y yo era la tierra
y tú, Tú eras el cielo.
Ya no.

(Ruby Arana /1989)

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: