Temen «apretón de faja» en el Presupuesto General de la República 2020, que llegará hoy a la Asamblea Nacional

Se desconoce cómo se han comportado las finanzas públicas después de junio 2019, porque el régimen aún tenía pendiente hasta la publicación del avance de ejecución presupuestaria hasta septiembre

Hoy en la Asamblea Nacional se presentará el Presupuesto General de la República 2020. LAPRENSA/ARCHIVO

Sin conocerse el estado actual de la recesión económica y los estragos de esta en las finanzas públicas, el Ejecutivo deberá por ley presentar este martes ante los diputados de la Asamblea Nacional el proyecto de Presupuesto General de la República 2020, que según economistas, será deficitario, como el de este año, por las dificultades que el régimen ha exhibido con el financiamiento externo e interno en la primera mitad del año.

Se desconoce cómo se han comportado las finanzas públicas después de junio 2019, porque el régimen aún tenía pendiente hasta este lunes la publicación del avance de ejecución presupuestaria hasta septiembre. Sin embargo, la semana pasada el ministro de Hacienda Iván Acosta afirmó que el presupuesto de gasto de este año ha avanzado un 70 por ciento.

Lea además: Dictamen del proyecto presupuestario 2019 sigue en veremos

“Nosotros tenemos presupuesto del 2019 de gasto de aproximadamente 81,000 millones de córdobas, estamos cerca del 70 por cuento de la ejecución total, que eso da unos números en términos de eficiencia de 92, 93 por ciento de ejecución y el gasto social está en un 55 por ciento de lo que se ha ejecutad. Del total del presupuesto de ese gasto social, dos tercio es de ejecución de los ministerios de Educación y Salud”, dijo Acosta, a un medio oficialista.

Apretón de faja

Pero más allá del avance del gasto 2019,  los analistas consideran que el próximo año el gobierno tendrá que apretarse aún más la faja, porque tendrá problemas para financiarse, aunque ya haya conseguido 800 millones de dólares del Banco Centroamericano de Integración Económica. Además los pronósticos económicos apuntan a un tercer año de declive.

“Va ser un presupuesto muy ajustado porque no cuenta con los suficientes recursos que se necesitan para poder ejecutarlo, por el motivo de las sanciones, la suspensión de desembolsos que se han conseguido con el Banco Mundial y el BID, los de Taiwán,  por eso creo que va ser un presupuesto muy ajustado y con riesgos de que sufra recortes profundos, sobre todo en lo que es inversiones y posiblemente algo de gasto corriente, que son  salarios que paga el gobierno a sus empleados, ahí van haber despidos posiblemente”, sostuvo el economista Róger Arteaga.

Arteaga manifestó que aunque estimen altos ingresos tributarios no van a poder conseguirlo y con los préstamos tampoco el panorama es muy claro.

Lea también: Presupuesto de la República 2019 no es sostenible, advierte Funides

“De momento solamente tienen los préstamos que ya fueron desembolsados, de ahí no tienen más recursos, el año pasado el BCIE le dio 200 millones de dólares para ejecución presupuestaria (es decir no atados a proyectos). Este año ya no hay recursos de esa forma, ahora tienen que ser recursos para proyectos y los proyectos tienen que ejecutarse, y hasta que se ejecuten es que comienza a salir los desembolsos, el gobierno está atado de pies y manos, yo creo que aquí van a sentir que sus medidas no han dado los resultados que se esperaban y se van apretar la faja porque esta economía no da más para dónde sacar (dinero)», dijo Arteaga.

El país enfrenta una profunda recesión económica como consecuencia de la crisis sociopolítica, que se endureció debido a la represión de las fuerzas parapoliciales, contra las protestas ciudadanas que estallaron en abril del 2018.

Ahora las estimaciones de organismos multilaterales son pesimistas, recientemente el Banco Mundial proyectó que Nicaragua tendrá una caída económica del 5 por ciento en 2019 y para el próximo año una contracción del 0.5 por ciento.

Pero las aspiraciones del régimen de Ortega es que el próximo año la economía crezca entre 1 y 2 por ciento, luego de que caiga entre 3.5 y 4.5 por ciento en 2019 y en el 2018 cayera un 3.8 por ciento.

El mes pasado se filtró el documento denominado: “Lineamientos de política para la formulación del proyecto de Presupuesto General de la República y del marco presupuestario de mediano plazo 2020-2023”, donde el régimen ordena a las instituciones mayor austeridad para el próximo año, entre ello se menciona el congelamiento de la masa salarial y de las plazas y vacantes del Estado.

También no deja claro si se le ajustará el 5 por ciento a los trabajadores del Estado, luego que este año decidieran no aplicarlo, según se desprende del documento elaborado por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

Urge una salida política

Mario Arana, expresidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) y presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham), sostuvo que solo con una solución política el país podría retomar la senda del crecimiento.

“Tal y como estamos, con los supuestos (económicos) sin variar no creo que pueda ser  un presupuesto positivo como el gobierno lo afirma, eso va influir en los ingresos esperados y por ende se va abrir más la brecha del país, la vía del tributo no da para más, entonces en realidad hace falta una lógica de cortar más gastos ese es un escenario, el otro escenario es que haya una negociación política y eso pueda incidir más o menos, alterar la senda que hoy por hoy tenemos y la economía pudiese enderezarse, pero ese escenario todavía no está claro”, expresó Arana.

Por su parte el economista y catedrático, Luis Murillo explicó que el presupuesto del próximo año será muy parecido al de este año.El Presupuesto General de Ingresos aprobados para 2019 fue de 69,751 millones de córdobas y el de Egresos por 80,014.5 millones de córdobas.

Puede interesarle: Aprueban dictamen favorable del presupuesto para 2019

“Creo que el déficit va andar bastante parecido al del presupuesto del año pasado, igual van a seguir priorizando a las instituciones estatales, con la salvedad que posiblemente le aumenten la partida al Consejo Supremo Electoral, porque será un año de precampaña electoral. Lo que sí va ser bastante difícil es la parte del financiamiento del déficit, porque recordemos que en el actual una de las razones del porque se estableció la reforma tributaria y fiscal fue porque toda las fuentes de financiamiento estaban disminuyendo y se empezó a recaudar más y vender más bonos gubernamentales para poder cumplir con el déficit fiscal», sostuvo Murillo.

En el 2021 Nicaragua celebrará elecciones presidenciales en noviembre, lo que puede influir en las decisiones que se tomen en el gasto público del próximo año.

El proyecto del Presupuesto General de la República  2020 también permitiría conocer la serie de estadísticas e informes que el Banco Central de Nicaragua (BCN) deliberadamente oculta sobre el desastre económico, medida que genera mayor incertidumbre, de tal manera que el país camina a ciegas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: