El caso de Yesner «Cuajadita» Talavera: sacrificar su carrera profesional en Europa por llevar el sustento a casa

Yesner "Cuajadita" Talavera extraña jugar futbol. Era el goleador de una liga de futbol sala, también extraña a su familia y sobre todo: extraña el anhelo de niño de ser campeón mundial...

Yesner Talavera en una de las funciones en Europa. LAPRENSA/CORTESÍA

Yesner «Cuajadita» Talavera extraña jugar futbol. Era el goleador de una liga de futbol sala, también extraña a su familia y sobre todo: extraña el anhelo de niño de ser campeón mundial. No obstante, en abril de este año tomó una decisión que cambió su carrera como boxeador profesional: partir a Europa y pelear como un nómada, de lugar en lugar, recolectando dinero para sostener su hogar, a pesar que, eso significaba tirar por la borda su trayectoria como pugilista en el mundo rentado.

El boxeo es un deporte de sacrificio, eso Cuajadita siempre lo supo. Sin embargo, en dos años solamente había realizado dos peleas: una en Filipinas contra Albert Pagara y otra en Sudáfrica ante Mzuvukile Magwaca. Originario de Chontales y establecido en Managua, Talavera se convirtió en Campeón Nacional de las 118 libras y poco a poco iba escalando a nivel local, haciéndose un nombre en el terruño.

Te puede interesar: Tom Loeffler busca una cartelera en noviembre para Román «Chocolatito» González

«A veces el sacrificio que hacemos los peleadores en Nicaragua no vale la pena. Estuve año y medio sin pelear, iba al gimnasio sin motivación y estuve pesando como un superwelter (154 libras). A veces me llegaban ofertas y solo en la preparación y la dieta que uno gasta como 300 dólares y eso lo ponía de mi dinero o de la ayuda de mi mamá (Catalina Flores) y lo más doloroso es que la bolsa era de 8,000 o 10,000 córdobas», explica Talavera como una de las principales razones de su partida a Europa.

Yesner Talavera junto a Eddie Hearn, el promotor de mayor peso en el boxeo de la actualidad.

Ahora el rostro le ha cambiado. Confiesa que desde hace dos años le habían ofrecido esa oportunidad de pelear fuera del país, pero él tenía miedo por el estigma que existía de explotación hacia los pugilistas.»La verdad que a mí me ha ido bien, yo directamente negocio mis bolsas, me ofrecen peleas constantes. Aquí por una pelea de 10 asaltos te dan 3,600 euros, por una de seis asaltos 2,000 euros, eso es lo menos que te pagan», comentó.

Talavera ha realizado siete peleas desde abril que se marchó. «Me han robado unos combates, otras las he perdido y peleo siempre en pluma (126 libras). En Barcelona donde actualmente vivo están otros peleadores como Edwin Palacios, Bayardo Ramos, Sergio ‘el Torito’ González, Dennis Mendoza, Oscar Amador entre otros. Y todos por lo mismo que yo, buscando un mejor futuro: ahorrar dinero para luego llegar a invertirlo en Nicaragua», revela el muchacho chontaleño.

Cuajadita sueña con estar en el Camp Nou y ver jugar a Messi y, cuando le pregunto si ha valido la pena tanto sacrificio, responde: «Totalmente, no sé porque tardé tanto en hacerlo. Los promotores en Nicaragua te satanizan si te vas hacer carrera a otro lado porque no les conviene que se les vayan los peleadores. Aquí he conocido otro mundo.  He estado en  Manchester, Newcastle,  Francia, Italia y España. Nunca pensé conocer tanto», concluye, mientras se prepara para viajar a Oslo, Noruega para chocar ante Bernard Angelo Torres el 16 de noviembre.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: