Nicaragua registrará crecimiento hasta 2022 y será inferior al 1%, según el FMI

El Fondo Monetario Internacional mantiene que economía caerá 5 % este año y se mostró más pesimistas sobre el fin de la recesión respecto a los pronósticos del Banco Mundial, que la semana pasada dijo que Nicaragua saldrá de la misma en el 2021

Los personeros del régimen de Daniel Ortega en esta última semana han salido pregonando que Nicaragua en 2020 comenzará a crecer. LA PRENSA / TOMADA DEL 19 DIGITAL

Mientras para Centroamérica se proyectó un crecimiento de 2.7 por ciento este año, el Fondo Monetario Internacional (FMI) decidió para Nicaragua mantener una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de 5 por ciento y señaló que será hasta 2022 que la recesión dará respiro, según la actualización de sus previsiones este mes en víspera de la reunión anual con el Banco Mundial que se celebrará esta semana en Washington.

De esta manera el FMI, el Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina (Cepal) se alinean a una perspectiva pesimista sobre el desempeño de la economía nicaragüense para este año, pese a que funcionarios del Gobierno de Daniel Ortega en las últimas semanas han señalado que en 2019 la economía ha empezado a dar señales de recuperación.

Sin embargo, la caída del 5 por ciento  y las mismas previsiones oficiales, que según el Banco Central de Nicaragua, la contracción andará en entre 3.5 y 4.5 por ciento, están por encima del -3.8 por ciento el año pasado.

A finales de julio de este año, fuentes del FMI dijeron a LA PRENSA que las proyecciones económicas en detalle se actualizarían a mediados de este mes. En el sitio web, en dicha actualización que se publicó este 15 de octubre, se mantiene la contracción del cinco por ciento.

Lea además: Después de 40 años, Ortega repite otra tragedia económica y estas son las consecuencias para los nicaragüenses

Se prevé que el próximo año Centroamérica acelere su crecimiento económico con una media de 3.4 por ciento, mientras que Nicaragua se contraerá 0.8 por ciento, ligeramente mayor al 0.5 por ciento de caída que pronosticó la semana pasada el Banco Mundial.

¿Crecimiento hasta 2022?

Inclusive pese a que el Banco Mundial aseguró que el despegue económico de Nicaragua será a partir del 2021 (con 0.6 por ciento), el FMI cree que ese año todavía habrá una caída de 0.1 por ciento.

En el 2022, según el Fondo, el PIB nicaragüense comenzaría a crecer con 0.4 por ciento. Luego en el 2023 el crecimiento sería de 1 por ciento y en el 2024 de 1.5 por ciento. Todas estas tasas están por debajo del cinco por ciento que en promedio se expandió la economía previo al 2018.

Los pronósticos del Fondo, que trabaja muy de cerca con las autoridades orteguistas, difieren del optimismo que la semana pasada exhibió el presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes que aseguró que en el 2020 esperan un crecimiento de entre 1 y 2 por ciento, y admitió que se podrían alcanzar niveles mayores si logran movilizar recursos externos e internos.

«El financiamiento aquí es clave, si retorna el financiamiento externo y si retorna el financiamiento bancario la economía sale más rápido. Cuando eso se dificulta, la economía va a ir más lenta», atajó Reyes.

Lea también: Así anda la economía de Nicaragua, según las cuentas de Ovidio Reyes, presidente del BCN

La semana pasada el Banco Mundial alertó del elevado costo social que la crisis sociopolítica ha tenido en la economía de Nicaragua, lo que ocasionará que la pobreza se incremente tres punto, lo que significa un golpe en un país, «donde el acceso a los servicios básicos es un desafío constante» y es uno de los menos desarrollados en América Latina.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) alertó tras conocerse las proyecciones del Banco Mundial, que estas significaban que la economía no podrá generar empleo y la pobreza se elevará.El régimen de Ortega pidió al Fondo Monetario tiempo para poder someterse al examen anual en el marco del Artículo IV, el que permitirá examinar con lupa el verdadero impacto de la recesión económica.

Los pronósticos del FMI en cada uno de los países se revisan varias veces en el año, principalmente de cara a sus reuniones de primavera y anual que realiza en conjunto con el Banco Mundial.

Recorta el crecimiento de América Latina

Y mientras los pronósticos para Nicaragua no son positivos, tampoco lo son para América Latina. El Fondo Monetario Internacional en su actualización en octubre volvió a recortar   para este año la tasa de crecimiento para el hemisferio, principalmente por la desaceleración en Brasil y México, la profundización de la crisis en Argentina y el colapso de Venezuela.

Para el hemisferio ahora se prevé un crecimiento promedio de 0.2 por ciento, 0.4 puntos menos desde su última revisión en julio pasado. En el 2020 el PIB de América Latina repuntará 1.8 por ciento, también 0.5 puntos menos respecto a las previsiones penúltimas.

Lea también: Banco Mundial proyecta para Nicaragua caída de -5% en 2019 y -0.5 en 2020

El comportamiento de la economía de América Latina estará por debajo del crecimiento que a nivel mundial se espera este año (3 por ciento) y de 3.4 por ciento en el 2020.

«La considerable revisión a la baja para 2019 refleja un recorte para Brasil, donde el suministro minero lastró la actividad, y para México, donde la inversión sigue siendo débil y el consumo privado se ha desacelerado», dijo FMI en su informe.

Venezuela, sigue colapsando

Los peores pronósticos siguen siendo para Venezuela. Se espera que la economía caiga 35 por ciento este año y 10 por ciento en el 2020.  «La profunda crisis humanitaria y la implosión económica en Venezuela sigue teniendo un impacto devastador, con un pronóstico de la economía se contraiga un tercio en 2019», dijo.

Sobre la inflación, se espera que esta termine el año en curso con un 200 mil por ciento y de 500 mil el próximo año.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: