Encuentran semienterrado el cadáver de un adolescente en Rancho Grande, Matagalpa

Según reportes extraoficiales, el cuerpo del adolescente estaba semienterrado y presentaba golpes y heridas por arma blanca, principalmente en la región pectoral

femicidios, Nicaragua, Chinandega

El Estado y la sociedad son los responsables de velar por los derechos e igualdad de las mujeres. LA PRENSA/ARCHIVO

El cadáver de un adolescente de 13 años, identificado preliminarmente como Joel Manzanares, fue encontrado en una zanja ubicada en la comunidad Yahoska, del municipio de Rancho Grande, Matagalpa, donde la Policía continúa investigando las circunstancias en las cuales fue asesinado.

Según reportes extraoficiales, el cuerpo del adolescente estaba semienterrado y presentaba golpes y heridas por arma blanca, principalmente en la región pectoral.

Lea además: No quiso ir al médico y prefirió ir con un amigo, quien le puso 18 inyecciones para curarlo, causando su muerte

El hallazgo habría sido reportado este miércoles 16 de octubre en una finca ubicada a orillas del Río Tuma (en el lugar llamado Tumón), en los límites entre Rancho Grande y Matiguás.

Manzanares vivía en la misma comunidad, en la casa de un tío suyo que presuntamente usaba varias identidades, entre estas Pablo González, Pablo Manzanares y Jackson Manzanares. La pareja de este, identificada como Darling Selena Ochoa González, de unos 20 años, fue quien habría reconocido el cadáver del menor.

Tío y sobrino buscaban empleo

Ochoa González dijo a los investigadores policiales que su esposo y el adolescente presuntamente salieron de la casa en la madrugada del miércoles 9 de octubre, supuestamente para buscar empleo como cortadores de café. Fue la última vez que ella los vio.

Lea también: Acusado de matar a una estadounidense en Matagalpa seguirá en la cárcel y enfrentará juicio

Diversas hipótesis han sido formuladas con las versiones de quienes fueron interrogados por la Policía, incluyendo el supuesto de que el tío y el sobrino presuntamente robaban juntos.

Hace aproximadamente un mes, el adolescente habría sido descubierto mientras robaba en una pulpería en la zona de Kuskawás, pero “la misma gente de la comunidad lo agarró y la señora afectada es evangélica y dijo que, como no le había robado nada, que entonces no lo iba a denunciar y soltaron al chavalito”, relató una fuente a LA PRENSA.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: