El profesor que siempre regresa

Cuentan los partidos fundados por Bosch, y quien gane las elecciones presidenciales del año entrante será, de una u otra manera, un heredero suyo, o al menos del sistema político dominicano, que no existiría sin él

sepulturas, dictadores

El expresidente Leonel Fernández, aspirante a una nueva candidatura para las elecciones que se celebrarán en mayo del año entrante, ha desconocido el resultado de las primarias del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en las que se enfrentaba al empresario Gonzalo Castillo.

Quien denuncia el fraude es el propio presidente del PLD, y su oponente, a la cabeza del conteo por un pequeño porcentaje de votos, tiene el respaldo del actual presidente de la República, Danilo Medina. El partido más grande del país, dividido por la mitad, y donde cada mitad tiene a la cabeza a dos antiguos y estrechos aliados.

El PLD fue fundado en 1973 por Juan Bosch, tras otro sisma dentro del Partido Revolucionario Democrático (PRD), fundado también por él en el exilio en Cuba, en 1939, en tiempos de Trujillo. El PRD se encuentra ahora también dividido, y una de sus ramas, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) concurrió a las primarias para elegir su propio candidato, Luis Abider, otro empresario. Y si la pugna sigue, Abider se volvería el favorito para ganar el año entrante.

Pero sea quien sea el ganador, provendrá de alguno de los partidos fundados por Bosch, que han estado repetidas veces en el poder desde el fin de la era Trujillo. Él mismo, como candidato del PRD, ganó abrumadoramente las primeras elecciones democráticas en 1962, después que regresó del exilio, al que volvería apenas nueve meses después, pues fue derrocado por un golpe militar.
Bosch, a quien siguen llamando el profesor, es una figura ejemplar de la historia moderna dominicana, pero es también una figura trágica. Escritor de renombre, ferviente defensor de la democracia, austero en su modo de vida, y enemigo jurado de la corrupción, creyó que la República Dominicana podía transformarse en Suecia de la noche a la mañana, pero los generales trujillistas lo sacaron de su ensueño.

Y hay otra figura clave: la del doctor Joaquín Balaguer, colaborador íntimo de Trujillo, quien, luego, con astucia, y sin escrúpulos, se hizo con el poder por varios periodos presidenciales, a la cabeza del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC). Autor de poemas cursilones, los defendía frente a los ataques de “los poetas afeminados que envidian la virilidad de mi arte”, según escribió una vez; y por una de esas ironías macabras, compartió en 1990 el Premio Nacional de Literatura con Bosch, un escritor verdadero.

Pese al abismo que mediaba entre ambos, se aliaron en 1996 para respaldar al candidato del PLD, Leonel Fernández, y así derrotar a José Francisco Peña Gómez, el líder del PRD, quien se había quedado a la cabeza de aquel primer partido fundado por Bosch. Bosch entró en la vejez sin más aspiraciones de llegar a la presidencia; Balaguer, en cambio, se acercó a la muerte siendo siempre candidato, la última vez cuando tenía 95 años, ya completamente ciego. Era la novena candidatura de su vida.

En el año de 2003, el poder político entonces en manos del PRD, el Congreso Nacional aprobó una ley en la que se mandaba erigir un busto de Balaguer con la inscripción: “Doctor Joaquín Balaguer, Padre de la Democracia”. Otra grave ironía. El partido original de Bosch, declaraba padre de la democracia a Balaguer, heredero de Trujillo.

El partido de Balaguer ahora ha pasado a la cuarta fila. Cuentan los partidos fundados por Bosch, y quien gane las elecciones presidenciales del año entrante será, de una u otra manera, un heredero suyo, o al menos del sistema político dominicano, que no existiría sin él.

El autor es escritor. Santo Domingo, octubre 2019.
www.sergioramirez.com
www.facebook.com/escritorsergioramirez
Twitter: @sergioramirezm
www.instagram.com/sergioramirezmercado

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: