Los “huevos vandálicos” del exantimotín que se negó a reprimir las protestas en Carazo

Julio Cesar Espinoza Gallego estuvo en prisión siete meses y se convirtió en reo político del régimen de Daniel Ortega. Fue acusado de terrorismo y de uso indebido de uniforme.

Julio César Espinoza Gallego en el mercado municipal de Diriamba, sitio donde labora. LA PRENSA/MYNOR GARCÍA.

En un espacio pequeño, ubicado en el mercado municipal «La Mascota» de Diriamba, ubica las cajillas de huevos. Las ofrece a 110 córdobas cada una. Así se gana ahora la vida el exantimotín y excarcelado político, Julio César Espinoza Gallego, tras la falta de oportunidades laborales.

“Tengo como 15 días de estar vendiendo, porque sabemos que las circunstancias están difíciles. Hay falta de trabajo, la familia y los hijos nos piden el pan de cada día a uno, estamos viendo la crisis que está pasando en Nicaragua y pues aquí estoy ahora haciendo la lucha para llevar el sustento a mi casa”, dijo Espinoza, quien está ubicado en la calle norte del mercado, contiguo a la escuela Rubén Darío.

Lea también: Policía Orteguista allana vivienda del antimotín que se negó a reprimir manifestantes

Su familia se dedica a vender el mismo producto. Su esposa tiene una pequeña pulpería y con lo que gana le ayuda en los gastos del hogar.

“Viendo que no hay otra manera de sobrevivir, por eso tomé la decisión de vender huevos. Ahora se han desatado montones de robos en Nicaragua, sé que mi actual trabajo no es un afrento, porque todo lo podemos en Cristo que nos fortalece”, expresó el expolicía.

Con la venta que administra su cónyuge, detalló que hay momentos que no sacan ni para la comida y que por esa razón se dispuso a vender “huevos vandálicos”. De llevar una vida mundana, ahora Espinoza asegura que le sirve al Señor. Asiste muy de mañana al mercado, pero antes de mediodía está buscando su casa. La Intendencia no le ha prohibido ofertar el producto.

Se negó a reprimir las protestas

El hombre de aproximadamente 30 años, tras haberse negado a reprimir las protestas antigubernamentales, estuvo en prisión siete meses y se convirtió en reo político del régimen de Daniel Ortega. Fue acusado de terrorismo y de uso indebido de uniforme.

Lea además: Condenan a 15 años de cárcel a antimotín que se negó a disparar contra los manifestantes

Se le señalaba también de cometer delitos de crimen organizado, vandalismo, tenencia ilegal de armas de fuego, lavado de dinero, secuestro simple, destrucción a la propiedad pública y privada, robo con intimidación y extorsión. En la primera causa se le decretó 15 años de prisión y por las otras ya no pudo ser juzgado. Él logró su libertad en marzo de este año, bajo el régimen de convivencia familiar.

Espinoza vive en la comarca Las Esquinas en el municipio de San Marcos.

Puede interesarle: Crisis en Nicaragua no ha terminado y dictadura sigue provocando exiliados

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: