CONTENIDO PATROCINADO

Hospital Vivian Pellas reafirma su compromiso con la calidad

Con un cumplimiento del 98%, el Hospital Vivian Pellas obtiene la Cuarta reacreditación de la Joint Commission International

FOTO/LA PRENSA/Uriel Molina

Toda una cultura de calidad y seguridad ha adoptado y desarrollado el Hospital Vivian Pellas, que recientemente recibió la cuarta reacreditación por parte de la Joint Commission International (JCI), la organización con mayor experiencia y prestigio en aplicación y acreditación de estándares de calidad y seguridad hospitalaria a nivel mundial.

El Hospital Vivian Pellas recibió la acreditación de la JCI desde 2010, cuando estableció toda una cadena de protocolos, normas, guías, políticas, procedimientos y estándares internacionales de calidad y seguridad que garantizan la protección del paciente, familiares, visitantes y colaboradores del hospital.

Esta acreditación ubica al HVP a la par de hospitales de reconocido prestigio a nivel mundial, al aplicar los mismos estándares internacionales. Son más de 360 estándares y más de mil elementos de medición, explica Agnes Saborío, gerente de calidad del HVP.

Identificar correctamente al paciente, mantener una comunicación efectiva, un manejo adecuado de los medicamentos de alto riesgo; garantizar que se hace la cirugía correcta en el lugar correcto y al paciente correcto; disminuir las infecciones asociadas con la atención médica y reducir los riesgos de daños por caídas, son algunos de los objetivos que plantea la JCI, dirigidos a la seguridad del paciente.

El Hospital Vivian Pellas se convirtió en el primer centro hospitalario con una acreditación internacional de calidad, la cual implica una evaluación de parte de la JCI cada tres años, donde no solo evalúan los procesos acreditados, sino que va incluyendo nuevos estándares y el nivel de escrutinio es cada vez más fuerte, elevando el nivel de exigencia y calidad.

Ramiro Manzanares, Director General del hospital, comentó que el camino recorrido después de diez años es amplio. La cultura con enfoque a la seguridad del paciente para obtener los mejores resultados se va acumulando en beneficio del paciente.

Instalaciones seguras y funcionales

Salvador García Baltodano, Gerente de Mantenimiento, indicó que cuando iniciaron el proceso de acreditación, hace más de diez años, lo miraban como un reto muy grande y hoy en día ya es una cultura de trabajo que todos los colaboradores viven como parte de su cotidianidad.

“En cuanto a seguridad de las instalaciones, tenemos una serie de sistemas de gestión para proporcionar instalaciones seguras y funcionales”, para lo cual hay programas de manejo de sustancias peligrosas, contra peligros relacionados con el fuego, buen manejo de servicios básicos, manejo de emergencias externas, gestión de equipo y tecnología médica, entre otros, dijo.

El doctor Luis Fulgencio Báez, Jefe del Servicio de Pediatría, indicó que después de diez años el hospital ya ha incorporado toda una cultura de trabajo. Recuerda que la primera acreditación planteaba cambiar la forma de pensar y de trabajar, construir políticas y estándares a seguir, convertirse en educadores del paciente en cuanto a su salud, había procedimientos en quirófano que cambiaban totalmente, indica.

Cero infecciones

Ericka Lawrence, Jefe de Epidemiología, manifestó que la reacreditación es de suma importancia para el Programa de Prevención y Control de Infecciones porque tiene un enfoque de seguridad para el paciente, los colaboradores, visitantes y familiares, es decir para todos los que ingresan al hospital.

Destacó que se han elaborado paquetes de cuidado dirigidos a minimizar esos riesgos asociados a la atención en salud, los cuales permiten monitorear, identificar riesgos y establecer intervenciones que permitan eliminar la posibilidad de adquirir una infección.

Enfermeras especializadas

“Para nosotros es importantísimo llegar a una cuarta acreditación teniendo un mínimo de rotación de enfermeras. Cada vez que este hospital tiene una acreditación alcanza mayor seguridad para implementarla con el paciente y tener enfermeras estables en un servicio, te asegura mucho más llevar esa seguridad para el paciente”, dijo María Elsa Gámez, Gerente de Enfermería.

Los procesos se van afianzando con cada acreditación, con cada una se va demandando fortalecer más las competencias de cada enfermera, quienes son evaluadas cada seis meses y reciben constantes capacitaciones, dijo.

Médicos acreditados

De izquierda a derecha: Salvador García Baltodano, gerente de Mantenimiento; Ramiro Manzanares, director general; Agnes Saborío, gerente de Calidad; María Eugenia Espinoza, de Dirección Médica; María Elsa Gámez, gerente de Enfermería; Adrián García, médico emergenciólogo, y Ericka Lawrence, jefa de Epidemiología. LA PRENSA/ ROBERTO FONSECA

María Eugenia Espinoza, de la Dirección Médica, indicó que la acreditación ha sido cada vez más rigurosa y exigente, haciendo que todas las gerencias se comprometan con una cultura de calidad con buenas prácticas clínicas.

“Los médicos se vinculan a través de procesos de desempeño individual, pero pasan por procesos estrictos de acreditación que aseguran que el médico es lo que dice ser; hay evaluaciones sistemáticas que garantizan la seguridad del paciente a través de herramientas de monitoreo continuo del expediente clínico, tanto cerrado como abierto”, dijo.

Para el doctor Ariel Argüello, cardiólogo, se trata de una búsqueda permanente de la excelencia. “Sistematizando los procesos se reducen las posibilidades de error en la atención que brindamos y esto ha comprometido al hospital y sus médicos en la vigilancia permanente del cumplimiento de estos procesos”, expresó.

El doctor Jorge Martínez, Coordinador del Centro de Neurociencia, comentó que esta reacreditación ubica al Hospital Vivian Pellas al mismo nivel de atención de hospitales estadounidenses, canadienses y europeos. “Nos permite revisar nuestra práctica médica y nos ayuda a tener mínimos errores en nuestra práctica diaria”, dijo.

El director del Centro de Cirugía Plástica Reconstructiva, Mauricio Mendieta, expresó que la estandarización de procesos permite poder decirle a los pacientes que están en un lugar en donde se les garantiza seguridad desde el proceso de admisión hasta los procedimientos quirúrgicos y tratamientos de enfermedades.

“Que tengamos una cuarta reacreditación nos dice que hemos cambiado en nuestras mentalidades y el quehacer diario y eso se refleja en la atención de los pacientes”, dice el doctor Alfonso Cerrato Cuadra, Jefe Médico del Departamento de Imagenología, en donde han adoptado una serie de procesos y procedimientos para orientar a los pacientes sobre los exámenes a realizar y las medidas de seguridad a seguir en todos los procedimientos mediante códigos que permiten brindar un diagnóstico con calidad y seguridad.

Por su parte, Natalia Sarmiento, Jefe del Departamento de Imagenología, dijo que se trata de una cultura real del hospital y la reafirmación del compromiso con la seguridad en todo el proceso diagnóstico.

Para la doctora Fátima Tuckler, Jefe Médico de la Emergencia, fue una experiencia emocionante porque es su primer proceso de acreditación. “Para mí fue un gran reto, una evaluación personal que me enriqueció como persona y profesionalmente”, compartió.

Considera que estos procesos que llevan a la excelencia son de gran beneficio para los pacientes. “En todos los hospitales se cuida la salud de los pacientes, pero en este hospital los estándares de calidad y seguridad para la atención del paciente son muy altos, se cuida cada detalle de una forma minuciosa, los procesos de atención son muy vigilados y monitoreados”, afirmó.

Referencia nacional de calidad

El Hospital Vivian Pellas desde sus inicios tuvo la visión de convertirse en un centro de calidad internacional y un factor de cambio en la forma de ofrecer servicios de salud en el país.

Fue el primer hospital de Nicaragua con una acreditación internacional, la cual ha mantenido por casi diez años, obteniendo cuatro reacreditaciones cada vez más rigurosas.

El HVP acreditó el 100% de sus servicios, sin embargo, la acreditación va más allá de sus instalaciones, ya que evalúa al menos el 80% de su cadena de suministros, pues la acreditación implica conocer cómo operan sus proveedores y dar seguimiento a los materiales y medicamentos desde que entran al país hasta que se suministran.

En esta cuarta reacreditación se evaluó el Expediente Médico Electrónico, un elemento diferenciador en la atención.

CONTENIDO PATROCINADO
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: