INSS se niega a recortar su supernumeraria planilla: 3,719 trabajadores en 2019 frente a los 1,543 en 2007

A los contribuyentes del INSS no solo se les impone sostener un supernumerario de trabajadores, sino también se les obliga a pagarle a la mayoría de ellos salarios elevados. Más de la mitad devenga salarios por encima de los 20 mil córdobas mensuales

Con la recién aprobada reforma más de 750 mil cotizantes verán reducir su salario, tras el aumento de 0.75 punto porcentual de su aporte, el que pasará de 6.25 a 7 por ciento. LA PRENSA/ARCHIVO

Pese a la creciente crisis financiera que azota al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social y a los duros ajustes contra los trabajadores y pensionados, el INSS se resisten a hacer una revisión sustancial en la abultada planilla, cuyo gasto hasta ahora es 566 por ciento más grande que en el 2006, según cifras oficiales.

Las variables contenidas en el proyecto de Presupuesto General de la República 2020 indican que este año solo en planilla el INSS gastará 1,318.3 millones de córdobas y el próximo año 1,360.8 millones de córdobas.

En tanto, el número de trabajadores ascenderá este año a 3,719 y el próximo experimentará una ligera reducción y se ubicará en 3,597 personas.

Los números revelan que pese a la profundización de la crisis financiera del Seguro Social, las autoridades del instituto se resisten a hacer drásticos ajustes en la nómina, que se ha reducido a paso de tortuga, mientras hacen esfuerzos para contener el crecimiento en el gasto para prestaciones médicas a los contribuyentes y jubilados.

Lea también: ¿Por qué es posible que haya otra reforma al INSS antes (o inmediatamente después) de 2021?

Gasta excesivo

Y muestra de ese gasto excesivo en la nómina del INSS es que lo programado para este año (1,318.3 millones de córdobas ) es superior a los 197.8 millones de córdobas en el 2006, un año antes de que Daniel Ortega llegara al poder.

La oposición ha denunciado que el instituto es usado como “caja chica” para emplear a personas afines al partido de gobierno.

En tanto, el número de trabajadores (3,719 en el 2019) está por encima de las 1,543 personas, que habían en el 2007, el año en el que Ortega asumió las riendas del poder. Desde ese entonces, la planilla comenzó ha crecer rápidamente hasta alcanzar su pico en el 2016 con 4,090 trabajadores.

Ese pico se alcanzó a pesar que desde el 2013 el INSS comenzó a experimentar fuertes problemas financieros, cuyos ingresos resultaron insuficientes para cubrir los gastos, por lo que el déficit se empezó a abultar hasta registrar huecos financieros no vistos desde su fundación.

Hace seis años, por ejemplo, el déficit global del INSS se ubicó en 201.1 millones de córdobas y las proyecciones para el 2020 apuntan a que será de 3,185 millones de córdobas, el cual será relativamente moderado si se compara con el 4,508.5 millones en el 2018. Pese a ese contexto, la planilla del INSS siguió aumento en el 2013, año en que se aplicó una primera reforma que luego se repitió en el 2019, luego de la fallida en el 2018.

Puede interesarle: Reformas al INSS y tributaria destruyen 17,003 puestos de trabajo y la pérdida de 137,695 afiliados desde el estallido de la crisis

Deben bajar gastos corrientes

El especialista en temas de Seguridad Social, Donald Soza señala que sin duda una las medidas que se debe adoptar para que el INSS comience a estabilizarse es reducir los gastos corrientes de la entidad, que representan más del 13 por ciento de los ingresos, cuando por ley debe estar en el umbral del seis por ciento.

No en vano, los economistas y especialistas en temas de Seguridad Social han insistido en que mientras las reformas que se hagan a la Seguridad Social no vengan acompañadas de una reingeniería interna de la entidad, no se logrará revertir la crisis.

Pero el INSS parece hacerse el sordo a esos señalamientos. Fue por la presión pública que el año pasado por primera vez y tras fuertes críticas de que se desistió, por ejemplo, pagar un segundo aguinaldo a los trabajadores.

Lea también: El régimen de Daniel Ortega paga al INSS más de 485 millones de córdobas en el primer semestre

Salarios elevados

Pero a los contribuyentes del INSS no solo se les impone sostener un supernumerario de trabajadores, sino también se les obliga a pagarle a la mayoría de ellos salarios elevados, muy encima del salario promedio nacional y de los asegurados.

En el 2018, por ejemplo, del total de trabajadores 2,633 (más de la mitad de la nómina) devengaba más de 20 mil córdobas, cuando el salario promedio de los cotizantes era de 10,837 córdobas mensuales.

Apenas cuatro personas tenían salarios de 4,000 córdobas y restante gozaban de salarios superiores a los 8,500 córdobas.

Lo que castigan

Un economista que prefiere no ser citado, señaló que dentro de los ajustes para contener el gasto del INSS, lo que tiene mayor peso ahorita son las restricciones en las prestaciones médicas.

Al respecto menciona, que solo en 2019 para contener el crecimiento del gasto corriente, “se redujeron las erogaciones en prestaciones médicas en 13.7 millones de dólares”.

Pero tanto Soza como la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), así como el vicepresidente del Cosep, Sergio Maltez, la solución a la crisis que vive el INSS pasa por un diálogo político para superar la recesión económica, que permita generar empleos, clave para sacar al Seguro Social del atolladero. En paralelo, el ajuste debe ir acompañado de una revisión de los gastos administrativos, incluida la nómina del instituto.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: