INE sigue aumentando la tarifa eléctrica de manera disfrazada y Cosep teme más incrementos en lo que resta del año

El INE está aprovechando la actualización mensual de los pliegos tarifarios conforme al deslizamiento del córdoba frente al dólar para de paso incorporar incrementos que hasta octubre sobrepasan el 16 por ciento

El INE registra 1.2 millones de clientes del sistema eléctrico hasta marzo del 2019. LA PRENSA/ ARCHIVO/U. MOLINA

Pese al rápido deterioro de los salarios y la liquidez de las empresas como consecuencia de la recesión económica, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) continúa haciendo ajustes en el pliego tarifario, situación que ha ocasionado que hasta octubre la tarifa por kilovatio sea 16.29 por ciento más cara con respecto a diciembre del año pasado.

El INE está aprovechando la actualización mensual de los pliegos tarifarios, que generalmente se hace para  ajustarlo al deslizamiento de la moneda y la variación de los combustibles,  para a su vez incorporar incrementos de precios a los usuarios del sector eléctrico, según se desprende de un análisis realizado por LA PRENSA. Los combustibles han mostrado una variación mixta, pero estos no aparecen en los ajustes que ha aplicado el ente regulador.

Muestra de esa política, de disfrazar los incrementos a los consumidores, es que mientras en el 2017 y 2018 las tarifas terminaron con un ajuste del cinco por ciento en todo el año, que corresponde al deslizamiento del córdoba frente al dólar, entre enero y octubre de este año la variación acumulada es superior al 16 por ciento.

El último ajuste fue publicado ayer en el diario La Gaceta, mediante el cual el INE actualizó las referencias de cálculo (precio de compra mayorista en media tensión, el costo de transmisión, el factor de expansión de pérdidas y el valor agregado de distribución) para establecer los pliegos tarifarios a los distintos sectores a partir de agosto.

En la misma resolución se señala que los ajustes que se hicieron en los precios de referencias para estipular las tarifas entraron en vigencias desde su aprobación por la junta directiva del INE, es decir en agosto,  aunque esta se haya publicado en La Gaceta hasta octubre.

Lea también: Opositores denuncian que reforma a la Ley de Estabilidad Energética criminaliza a los pobres

Esa política de  ajustes mensuales que el INE ha impuesto, han ocasionado que el precio medio de venta al consumidor final pase de 217 dólares por megavatios hora a  231 dólares hasta agosto, cuya referencia se mantuvo para establecer las tarifas a los sectores hasta octubre.

Los tarifas publicadas por el INE reflejan que desde enero se están haciendo ajustes mensuales promedio de 1.45 por ciento en cada una de las categorías, lo que ha provocado que el alza acumulada rebase el 16 por ciento.

Hasta ahora el INE no ha dado una explicación de por qué está aplicando ajustes superiores a los que corresponden, que en este caso sería solo el movimiento del córdoba frente al dólar.  La Cámara de Comercio y Servicios en semanas recientes dijo que las alzas que se están aplicando son injustificadas porque en Centroamérica, Nicaragua es el único país donde se está aumentando el costo de la electricidad.

Lea además:Instituto Nicaragüense de Energía aplica alza de 9.7 por ciento en el primer semestre de 2019

Estos ajustes extras que el INE ocasionó, por ejemplo, que si un hogar consume 25 kilovatios mensuales pague por cada uno de estos 3.1522 córdobas, cuando en diciembre del año pasado se le cobraba 2.7105 córdobas.

A medida que el consumo va aumento, el precio por kilovatio también, lo que hace que el ajuste sea más pesado a medida que la demanda eléctrica se incrementa. Por ejemplo, si la demanda alcanza los 500 kilovatios, el precio en ese rango pasó de 12.1067 córdobas en diciembre a  14.0797 córdobas, lo que golpea a los micro y pequeños negocios que funcionan en las casas, como las pulperías.

Distribuidora necesita liquidez de urgencia

César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN) señala que estos incrementos podrían haberse generado porque la distribuidora está importando más energía eléctrica y necesita tener liquidez.

“En los últimos cuatro meses hemos visto un incremento sustancial en las importaciones de energía de Panamá y de Guatemala con días de hasta 150 megavatios hora. El despacho está aprovechado la temporada de lluvias que hace que la energía en los países vecinos sea más barata de la que producimos aquí en Nicaragua, esta energía se tiene que pagar a los 30 días y en dólares, además de poner una garantía de pago. Estas importaciones pueden estar afectando la liquidez de la compañía distribuidora y por ende la necesidad del gobierno incrementó”, detalla Zamora.

Puede interesarle:Los nicaragüenses pagarán la ineficiencia de Disnorte-Dissur

Agregó que también es posible que estos incrementos se estén dando porque la empresa puede estar enfrentando problemas en la cobranza. “También puede haber un golpe a la caja de la distribuidora por que la cobranza de la facturación esté golpeada por la misma crisis económica de agentes económicos y los hogares del país”.

Esto representa un golpe fuerte para los consumidores, quienes este año han tenido que lidiar con el incremento de los productos de canasta básica que fueron gravados con la reciente reforma a la Ley de Concertación Tributaria, más los vaivenes en los precios de los combustibles, en medio del creciente desempleo.

La empresa privada teme que más aumentos de este tipo sigan en lo que resta del año. José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), dijo ayer :“Eso va seguir dándose, (los aumentos) no los han dejado de hacer, ha incrementado la energía un uno por ciento prácticamente cada mes, estamos a punto de acabar el año y todavía faltan dos mes, así que no te extrañes si todavía siguen incrementado el valor de la energía”.

Sector lácteo golpeado

Las actividades económicas que requieren del uso de electricidad también están sofocadas. El presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac), Wilmer Fernández reconoció que los centros de acopio  y las industrias están golpeadas por las alzas tarifarias  que están obligando a aplicar medidas de ajustes.

«El sector se ha visto golpeado por la reforma tributaria y por los costos de la energía, eso lógicamente en la estructura de costo tanto en las empresas industriales como las cooperativas se ven netamente afectados, que en su momento eso se traslada al productor porque la empresa lógicamente tiene que cubrir su costo de producción, en esto sí tenemos muchas afectaciones», afirmó.

Eduardo José Nieto, director país de Lala Nicaragua, admitió que la empresa se ha resentido por las alzas en la electricidad.»El alza en la tarifa nos ha golpeado», afirmó Nieto, quien señala que pese a ello se muestran optimistas con los números de cierre de la industria en el 2019.

«Este año la estimación que tenemos versus el año pasado es casi un 17 y 18 por ciento más  (en el costo), no solo en el consumo de energía sino también consumo de combustible. En nuestros procesos la cadena en frío es clave, desde el ordeño hasta el consumidor final. Nos topamos con muchos de nuestros clientes que también se han visto afectados, las pulperías pequeñas, donde los clientes nos dicen ha subido mucho, lo que hace que la cantidad de inventarios que puedan manejar (de productos lácteos) se reduzca», ejemplificó.

Nieto aseguró que están buscando otras alternativas que les permita balancear el incremento en la tarifa eléctrica.

Ya lo habían advertido

Un empresario que prefirió fuera omitido su nombre señala que además que parte de los aumentos en el sector se deben a las enorme pérdidas que tiene la empresa distribuidora de electricidad.

“Al inicio del año se dijo que se haría un ajuste gradualmente, y es lo que está pasando; encima de eso tenemos las enormes pérdidas de la distribuidora y el alto costo de plantas ineficientes, además en esta parte del año se baja la generación de energía renovable y sube la térmica, y hay unas plantas altamente ineficientes que se prenden que son las Che Guevara (lo que vuelve la energía más cara)”, dijo.

Leonardo Torres, presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Conimipyme), sostuvo al respecto que el costo de la energía tiene un fuerte impacto en la economía nicaragüense.

“Los pliegos tarifarios debe ir a una revisión, no debe seguir aumentado energía porque para algunos sectores es excesivamente cara, significa casi un 30 por ciento, y eso no ayuda  a la economía”, dijo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: