«Espero que el príncipe con el que soñaste esté listo para conocer a una reina». El mensaje de Nacho a su esposa tras su separación

"Es inevitable sentir tristeza porque es una etapa que llega a su final. Hay días buenos y otros no tan buenos, pero el camino sigue", dijo Inger Mendoza

Nacho junto a Inger y sus hijos: Santiago, Miguel y Matías. LA PRENSA/INSTAGRAM

El cantante venezolano Nacho se separó de su esposa Inger Mendoza, después de seis años de relación y con quien tiene tres: Santiago, Miguel y Matías. Luego de confirmar la noticia el intérprete le dedicó un extenso mensaje en su cuenta de Instagram.

«Espero que hayan valido la pena para ti todos estos años de relación así como valieron la pena para mí. Que brillen en tus pensamientos los recuerdos alegres de esta historia. Me complace que ahora sientas tanto a Dios, siempre he estado convencido de que Él es bueno. Deseo que no debas enfrentarte al odio que me he enfrentado yo por especulaciones y conclusiones que saca la gente acerca de una situación que no les compete, también espero que mis acciones nunca desaten reacciones en tu contra; sería incapaz de hacer algo con premeditación para herirte, afectarte o dejarte mal parada», dice el texto.

Lea también: Las razones por las que el cantante Nacho no piensa visitar Venezuela

Agrega que Inger es «un gran amor» que lo llenó de otros amores (sus hijos) y  que si tuviera que repetir su vida, la repetiría con ella.

Puede interesarle: Residente: «Los gobiernos están pisoteando a la gente… empezando por Venezuela, Nicaragua, Ecuador y ahora Chile»

«Espero que el príncipe azul con el que soñaste esté listo para conocer a una reina como tú. A mí me toca seguir con las restricciones impuestas por la fama (mientras la tenga) y vivir bajo la sombra de los prejuicios del público. No dejes que te condicionen a ti también, no les des el poder de decidir por ti», añadió.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Espero que hayan valido la pena para ti todos estos años de relación así como valieron la pena para mí. Que brillen en tus pensamientos los recuerdos alegres de esta historia. Me complace que ahora sientas tanto a Dios, siempre he estado convencido de que ÉL es bueno. Deseo que no debas enfrentarte al odio que me he enfrentado yo por especulaciones y conclusiones que saca la gente acerca de una situación que no les compete, también espero que mis acciones nunca desaten reacciones en tu contra; sería incapaz de hacer algo con premeditación para herirte, afectarte o dejarte mal parada. Gracias por no hacerlo tú. Eres maravillosa e irrepetible, créelo tú. Gracias por tomar la iniciativa de dar este paso hacia tu tranquilidad y por ser firme entendiendo que es más importante LO QUE MERECES que lo que tienes. Mi acto de amor es apoyarte, oportunidad que me está dando Dios de caminar con la conciencia limpia y de pensar más en ti. Si te hubiera insistido, quizás estaríamos juntos pero entiendo que mereces a alguien detallista, muy fiel, que confíe en ti, que esté presente, que sonría más, que te ponga en el top de sus prioridades, que prefiera la cama que el mueble, que grite lo hermosa que eres, que entienda que un hogar no es una casa cómoda sino un espacio donde puedas estar en familia. Tú sabes qué no quiero venderle A NADIE ningún sueño de amor a mi lado, por el contrario, planeo mostrar la peor versión de mí a ver si para variar se sorprenden con lo bueno. Eres un gran amor que me llenó de otros amores y si tuviera que repetir mi vida te repetiría. “Prefiero vivir y perder que no haber vivido nada”. Espero que el príncipe azul con el que soñaste esté listo para conocer a una reina como tú. A mí me toca seguir con las restricciones impuestas por la fama (mientras la tenga) y vivir bajo la sombra de los prejuicios del público. No dejes que te condicionen a ti también, no les des el poder de decidir por ti, no te expongas al ojo del crítico que ya sabes que poco le atina a la verdad, si no quieres que la real verdad desaparezca ante los inventos decretados por una sociedad novelera. SIEMPRE estuve para ti y aquí sigo. TE AMARÉ POR SIEMPRE. @ingermendoza

Una publicación compartida de Nacho «Miguelito» Mendoza (@nacho) el

Por su parte Mendoza dice que es «inevitable sentir tristeza porque es una etapa que llega a su final. Hay días buenos y otros no tan buenos, pero el camino sigue y seguimos transitándolo con la seguridad de saber que los planes del Creador siempre son mejores que los nuestros (aunque pataleamos y hagamos un poquito de berrinche antes de acatar su voluntad)”, expresó en un mensaje de Instagram, dos días después de que Nacho borrara un controvertido video en el que explicó que siguen viviendo juntos, aunque no tienen intimidad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Gracias por todos sus mensajes de apoyo. Sé que no es fácil de entender pero de verdad estamos bien, estoy bien ❤️. Todo siempre ha estado en manos de Dios y en sus manos nada malo puede pasar. Es inevitable sentir tristeza porque es una etapa que llega a su final. Hay días buenos y otros no tan buenos, pero el camino sigue y seguimos transitándolo con la seguridad de saber que los planes del Creador siempre son mejores que los nuestros (aunque pataleamos y hagamos un poquito de berrinche antes de acatar su voluntad). No he podido leer todo los mensajes pero les agradezco enormemente la solidaridad, las oraciones, los consejos y los buenos deseos. No deja de conmoverme tanto cariño. Gracias, de corazón, gracias.

Una publicación compartida de Inger Mendoza (@ingermendoza) el

“Ya no somos pareja… Nos amamos… siempre seremos familia”, dijo Nacho, mientras que uno de sus niños saltaba frente a la cámara de su celular y se veía detrás a Inger, quien es la madre de sus tres hijos menores, con cara angustiada y triste.

Nacho finalizó diciendo que «siempre estuve para ti y aquí sigo. Te amaré por siempre».  Aquí les dejamos este video del cantante junto a sus hijos con Inger y donde también aparece Diego, su primogénito de una relación pasada.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: