Everth Cabrera: «Me he apartado de lo malo, de personas adictas igual que yo porque uno se contagia»

Cabrera, quien entrena con los Gigantes de Rivas para jugar en la Liga Profesional, tiene una batalla interna y asegura que el beisbol es su mejor terapia

El nandaimeño Everth Cabrera es el jugador de posición que más alto ha volado en la historia del beisbol nicaragüense, al ganar un liderato de robos en las Grandes Ligas, además de asistir a un Juego de las Estrellas y ser un constante fabricador de emociones con su guante en el campo corto. Sin embargo, también ha tocado fondo por malas decisiones en la vida y malas influencias, así que vive una batalla diaria por no recaer en adicciones que lo han intentado destruir. Está luchando contra sus demonios y el beisbol es su alivio.

“El beisbol es totalmente mi refugio. Es un refugio que llegué a extrañar y me entraba ansiedad por jugar. Recuerdo que cuando (el equipo de) Rivas me dijo que estaba interesado en que jugara con ellos, yo les llamaba a cada rato  para saber cuándo comenzarían las prácticas. Cuando juego beisbol me olvido de todo”, asegura Cabrera, quien este jueves cumplió su tercer día de prácticas con los Gigantes de Rivas, en el estadio Yamil Ríos, de la ciudad sureña.

Lea además: Aunque usted no lo crea, Everth Cabrera tiene algunos de los jonrones más largos de los nicas en las Grandes Ligas

“En primer lugar, doy gracias a Dios por estar saludable y me siento contento de estar de nuevo en el terreno de juego. Me siento bien en este equipo. Hay mucha disciplina y seriedad, estoy cerca de mi casa y es un buen lugar para recomenzar”, agrega el campo corto que debutó con San Diego en las Grandes Ligas en 2009 y duró hasta 2015 cuando estuvo con Baltimore.

Cabrera parecía estar en un repunte el año pasado, cuando jugó de forma estelar en la Liga Mexicana con los Leones de Yucatán, sin embargo esta temporada no se reportó y se comenzó a decir que había recaído de nuevo en sus adicciones.

“En realidad me ‘patinó’ el hombro mientras estaba negociando con los equipos de México, de una lesión que tuve en 2011, se me jaló fuerte el hombro y entonces quise descansar para sanarlo bien”, argumenta el nandaimeño. “Ahora me siento totalmente recuperado, tengo fuerte el hombro, pero sé que no me puedo confiar y por eso estoy trabajando duro”, agrega.

Cabrera ha hecho un nombre en este juego y esto le abre puertas en diferentes circuitos profesionales y este invierno no sería excepción. “Salieron un par de oportunidades de jugar afuera, pero prefiero quedarme aquí y mi mente está aquí por el momento. El próximo año si me gustaría ir a otra liga, ya sea a México u otro lugar”, explica.

Lea también: Everth Cabrera ayudó a coronarse a los Leones de Yucatán en 2018

Quizá Cabrera siente que está dando buenos pasos en ruta a un nuevo intento por enderezar su camino fuera del beisbol y ve en los Gigantes un buen lugar para seguir luchando. La disciplina del mánager Germán Mesa, el estilo y profesionalismo de este equipo, además de estar cerca de su casa, son factores que deben ayudar a Everth.

Alejado del mal

“Me he apartado de lo malo, de personas adictas igual que yo porque uno se contagia, y como soy un jugador que estuvo en las Grandes Ligas entonces la gente está pendientes de mí y eso lo hace un poco más difícil para mí, porque mucho hablan cosas que a veces no son ciertas. Yo estoy en el proceso de dejar atrás el mal camino. Cuando un ser humano se convierte en un adicto siempre está en un proceso, porque ante cualquier problema tiende a refugiarse en el alcohol o la marihuana, pero yo deseo que el beisbol sea mi refugio”, expone el pelotero de 32 años de edad, que en 2012 fue el máximo estafador de la Liga Nacional con 44.

“Ese fue un año increíble. Salía al robo y nadie me detenía. Hubiera conseguido más pero no tomaba tantas bases como los otros. Ahora debo ser más precavido por las lesiones y robar bases solamente cuando sea necesario para el equipo. Antes lo hacía por placer”, explica.

“En este juego uno va perdiendo habilidades y ganando experiencia. La experiencia no se puede comprar. Al inicio de tu carrera uno tiene el talento y las energías, pero no conoce bien su cuerpo y es un factor que te puede traicionar, pero pienso que después de los 30 años de edad es una etapa diferente para el pelotero, quizá la mejor porque uno conoce su cuerpo, ha rodado lo que ha rodado en el trayecto de su carrera profesional y en este juego siempre vas ganando experiencia día a día y nunca paras de aprender”, apunta Everth, quien robó 138 bases en su carrera en las Mayores.

Lea además: Everth Cabrera con 400 robos de bases en su carrera profesional

“Jugaré hasta donde me dé el cuerpo, he tenido par de lesiones fuertes, tres cirugías y a veces el cuerpo no quiere responder, pero me preparo bien y todavía tengo muchos deseos”, aseguró.

Mesa: Cabrera es el mejor

El cubano Germán Mesa es el mánager de los Gigantes y de muchas maneras podría ser una buena influencia para Everth Cabrera, por su reconocida disciplina, además que también fue un campo corto de élite en el beisbol mundial.

“Cabrera es el mejor jugador que tiene Nicaragua”, afirma Mesa, sin incluir por supuesto a los profesionales activos, como los bigleaguers.

Los Gigantes de Rivas están apoyando a Cabrera para que su recuperación sea integral, tanto como jugador y persona, y el nandaimeño se siente bien acogido y es un estímulo que seguramente dará buenos resultados.

Cabrera no se ha perdido los playoffs de las Grandes Ligas y naturalmente siente nostalgia. “Se siente feo estar como expectador, pero a la vez es bonito porque recordás. Yo jugué con Cameron Maybin en los Padres y verlo con los Yanquis como corredor emergente y con algunos partidos de titular, es algo que pienso que yo podría estar haciendo”, reflexiona.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: