El capitalismo ha muerto

El artículo cuestiona la profecía que se hizo al fin de la Guerra Fría: el triunfo definitivo del capitalismo y la democracia, y cita al más conocido autor de ese pronóstico, Francis Fukuyama.

historia

El  País de España, del domingo pasado, en la sección Negocios traía desplegado el siguiente titular: “El capitalismo ha muerto. ¡Viva el capitalismo!” Daba cuenta de reflexiones que han crecido en círculos académicos y organismos financieros sobre cuál tipo de capitalismo. La oportunidad de su publicación en medio de las hogueras que consumen, entre protestas, incendios, pillajes y vandalismos a diversas regiones del mundo y, el más llamativo, Chile, era obvia. El artículo cuestiona la profecía que se hizo al fin de la Guerra Fría: el triunfo definitivo del capitalismo y la democracia, y cita al más conocido autor de ese pronóstico, Francis Fukuyama.

Ciertamente, con la derrota del comunismo, visibilizado con el derribamiento del Muro de Berlín, la economía de mercado se ha extendido planetariamente. Y aunque a Fukuyama se atribuye ninguna excepción en su profecía, lo cierto es que en el ensayo anticipando su libro escribió los riesgos: “Si admitimos que los desafíos a la democracia liberal del fascismo y comunismo están muertos, ¿queda alguno?” Y anticipaba dos: el fundamentalismo religioso y el nacionalismo, y por derivación el populismo que alimentan. Lo que Fukuyama no anticipó fue que con la extensión de la economía de mercado, crecería la desigualdad. El artículo señala a Ray Dalio, del fondo Bridgewater, diciendo: “Todas las cosas buenas llevadas al extremo pueden ser autodestructivas y todo debe evolucionar o morir. Esto es ahora cierto para el capitalismo”. ¿A qué se refiere Dalio? A lo que señala el artículo: “Lo que resulta innegable es que el sistema tiene fallos. En vez de prosperidad para todos también ha traído bajos salarios, más trabajadores en la pobreza, crisis bancarias, la mayor desigualdad de la historia, populismo, las cenizas de la emergencia climática”. Es decir, Estado de Bienestar frente a capitalismo desregulado.

He llamado la atención sobre Chile porque se considera el mayor éxito latinoamericano del triunfo del capitalismo, creciendo económicamente y reduciendo más drásticamente la pobreza. Y lo ha hecho en democracia, aunque la implantación del capitalismo desregulado al extremo se inició con la dictadura de Pinochet. Chile como futuro de China, otro país exitoso en la implantación del capitalismo, es cuestionado por quienes alegan que China tiene régimen dictatorial, lo cual nos lleva a nuestro caso.

En Nicaragua hemos tenido dos casos exitosos de crecimiento económico bajo dictaduras. Somoza hasta bombardeó ciudades, intentando atajar una revolución armada. Ortega ha asesinado más protestantes pacíficos que numerosos países. Nuestra crisis estalló por razones de exclusión política, no económicas. Nuestro país requiere más y mejor Estado, y más y mejor mercado, para que no haya exclusión política, ni en el gobierno ni en la oposición, y mejor distribución económica.

El autor fue candidato a presidente de Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: