La metamorfosis de Francisco Sarria, el diputado acusado de narcotráfico

De beisbolista callejero pasó a contador, luego a abogado, después a importador. Desde el 2001 es diputado suplente y ahora está acusado de narcotráfico y asesinato. Esta es su historia

Francisco Sarria

El diputado Francisco Sarria, de azul, cuando llegó a audiencia en los juzgados de Managua acusado de narcotráfico y asesinato. LA PRENSA/ ALEJANDRO FLORES

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

En un callejón de Santa Ana Sur, en Managua, la gente no podía creer la noticia que acababan de escuchar. Uno de los hombres más respetados de la zona, Francisco Javier Sarria García, estaba siendo acusado por narcotráfico y de estar involucrado en el grotesco asesinato de un hombre que fue descuartizado en una finca de villa El Carmen.

“Para nosotros era Sarria, un hombre de mucho respeto”, dice una vecina, refiriéndose al hombre que vive en ese barrio que nació en 1957. El barrio lo vio crecer jugando beisbol en las calles, cargar la Virgen hasta la iglesia Santa Ana, estudiar en una escuelita pagada primero y luego convertirse en contador público autorizado hasta llegar a ser subdirector de Fiscalización en la Dirección General de Ingresos (DG) en los años ochenta, cuando también fue secretario político del Frente Sandinista (FSLN) en esa institución.

Después lo vieron ser importador de mercadería. Dicen que practicó el contrabando. El gran salto lo dio cuando nuevamente se sumergió en la política en el PLC de Arnoldo Alemán, en los años noventa.

Sarria, a inicios de los años 2000, cuando era diputado suplente de Guillermo Osorno en la Asamblea Nacional. LA PRENSA/ ARCHIVO

Desde entonces tiene casi 20 años de ser diputado suplente, primero en la Asamblea Nacional y luego en el Parlamento Centroamericano, tiempo durante el cual se convirtió en cristiano evangélico después de haberse criado con abuelos “súper” católicos.

Hoy Sarria está preso, despojado de su inmunidad como diputado suplente en el Parlacen y procesado por narcotráfico. Los medios lo bautizaron como “narcodiputado”. Su familia lo resiente.

Lea también: Sarria renuncia a su inmunidad

Para este artículo, la revista Domingo buscó a los familiares de Sarria para conocer la verdad sobre él. Ninguno de ellos quiso hablar. Un sobrino dijo que toda la familia es cristiana y están orando para que se conozca la verdad. Una mujer con quien tiene una hija prefirió no hablar y su actual esposa, Thelma Palacios, se excusó diciendo que estaba en círculo de lectura de la Biblia. Otros familiares también declinaron hablar por teléfono con Domingo.

El Sarria católico y el evangélico

El beisbol es el recuerdo común de un grupo de muchachos de aquella época. “Jugábamos beisbol en las calles”, dicen todos los que la revista Domingo consultó para este artículo y que por razones de seguridad o para evitar problemas omiten sus nombres.

Uno de esos muchachos era quien ahora es el reverendo Guillermo Osorno, pastor evangélico que fundó el partido Camino Cristiano Nicaragüense (CCN) y que ha sido diputado en la Asamblea Nacional y hoy lo es en el Parlacen. Sarria fue suplente de él en ambos parlamentos.

Osorno y Sarria son muy amigos. Uno de sus excompañeros de juego dice que hasta compadres son, aunque ahora ambos son evangélicos.

Puede interesarle: Diputado orteguista Francisco Sarria fue remitido a juicio por narcotráfico

“Estudiamos juntos en escuela pagada y jugábamos beisbol en la calle. Luego estudiamos en la Nacional de Comercio”, recuerda Osorno.

Osorno también comenta: “A él (Sarria) lo formaron los abuelos. Ellos eran muy católicos y él siempre ha sido muy temeroso de Dios. O sea, fue un buen católico. Yo lo acompañaba a cargar las imágenes de la Virgen. Como yo estudiaba en La Salle, un colegio católico, él me decía: Vení, ayudame a llevar la Virgen. La andaban por todo el barrio y después la llevaban a la iglesia”, dice Osorno.

La casa de Sarria, al fondo a la derecha, está en un callejón del barrio Santa Ana Sur. Ha vivido allí desde los años ochenta, aseguran sus vecinos. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

El religioso se traslada de repente a la época actual y dice: “Es un hombre trabajador, luchador. Todo lo que le están haciendo (acusación) a mí me sorprende. Yo puedo creer cualquier cosa de Fran, menos lo que se ha dicho de él”.

Osorno también aclara: “Él nunca ha sido pastor, ha sido miembro de la Iglesia. Nunca lo he visto con ambición de pastor”.

Lea además: Régimen orteguista mantiene como diputado a Francisco Sarria, pese a la acusación de narcotráfico

Los vecinos de Sarria explican que desconocen si realmente es pastor de alguna iglesia, pero en su casa de habitación todos los miércoles se reúnen alrededor de 20 personas y que Sarria o su esposa, Thelma Palacios, dirigen los círculos de lectura de la Biblia y de oraciones.

Según Osorno, primero se hicieron evangélicos la familia de Sarria y después lo hizo él. Según el reverendo, Sarria antes era mujeriego, pero se ha compuesto y ahora es otro. “Es un hombre que ama a Dios”, dice.

Un vecino dice que Sarria tiene en la pared de su casa una galería de los más de 20 hijos que ha tenido con diferentes mujeres, empezando con su primera esposa, ya fallecida, Nora Díaz.

Francisco Sarria el “sandinista”

Después de graduarse como contador, Sarria entró a trabajar en las oficinas de la Renta, las cuales en los años ochenta del siglo pasado se comenzaron a llamar Dirección General de Ingresos (DGI).

El triunfo de la revolución encontró a Sarria trabajando en ese lugar y ahí se quedó. Llegó a ser el subdirector de la oficina de Fiscalización, “un área muy sensible porque ahí pasaban revisión todos los empresarios (del país)”, indica un viejo conocido de Sarria.

Puede interesarle: Fiscalía: El diputado orteguista Francisco Sarria dirigía una estructura criminal que traficaba cocaína

De repente, vieron que Sarria comenzó a usar uniforme de miliciano y pronto llegó a ser secretario político del FSLN en la DGI. Desde entonces fue activista del sandinismo.

En los años noventa lo despidieron de la DGI y los vecinos vieron que colocó un negocio de exportaciones junto a otros socios, en una casa cercana, siempre en Santa Ana Sur. Los trabajadores del negocio decían que eran extrabajadores de la DGI y también de la Dirección Nacional de Aduanas (DGA) en los años ochenta. Es decir, todos los que trabajaban ahí se sabían el “teje y maneje” de las exportaciones.

Sarria brinda declaraciones cuando era miembro del partido Camino Cristiano Nicaragüense. LA PRENSA/ ARCHIVO

Fue por esta época cuando, según uno de los vecinos de Sarria, el ahora diputado habría practicado el contrabando. “Yo siempre dudé de la honestidad de él”, dice el vecino.

Con la pérdida del poder por parte del sandinismo, Sarria se fue alejando de este partido político y de repente apareció al lado de Arnoldo Alemán, en el PLC.

Lea además: ¿Quién es Francisco Sarria García, el diputado del FSLN y pastor evangélico señalado de narcotráfico y crimen organizado?

Y, poco después, Sarria y el reverendo Osorno se volvieron a unir cuando el primero se unió al partido del segundo, el Camino Cristiano Nicaragüense. Desde el 2001 Sarria es diputado suplente, en dos periodos en la Asamblea Nacional, primero de Orlando Mayorga y luego de Osorno. Y en los últimos dos periodos ha sido diputado suplente pero en el Parlacen, primero de Osorno y en la actualidad de María Esperanza Valle Buitrago.

Sarria el abogado

El reverendo Osorno cuenta que Sarria es una persona muy estudiada y preparada, que además de contador también es abogado y ha cursado maestrías en Brasil y Estados Unidos mediante becas. “Yo estuve en una en Washington con él”, dice el religioso.

En el barrio Santa Ana Sur los vecinos lo confirman. En los años noventa Sarria se graduó de abogado en la Uponic.

En el callejón donde vive Sarria, su casa está ubicada al llegar al tope, a mano derecha. Y es un lugar bien custodiado, cuentan los vecinos.

Uno de ellos explica que cuando llega una persona, aunque sea conocida, quienes viven allí siempre le preguntan: “¿A dónde vas?”

Puede interesarle: Policía orteguista destinará 333 millones de córdobas en 2020 para cuidar a la élite del régimen

Aunque, así como hay personas que estiman a Sarria, hay “sus cuatro” que también lo critican. Uno de esos “cuatro” explicó: “Él y su familia son cristianos. Su esposa y él asisten (a la iglesia). Pero la fama que tiene es que, como es abogado, mucha gente ha venido a reclamarle, que no les hace el trabajo y otras cosas”.

Los vecinos también cuentan que, en términos generales, Sarria “es agradable, nunca ha tenido problemas con nadie del callejón, pero sí con sus clientes. Viene mucha gente a gritarle”.

El “buena gente”

Un cadáver encontrado descuartizado en una finca de villa El Carmen, en Managua, resultó ser el de Máximo Ríos, un antiguo conductor de Sarria.

El reverendo Guillermo Osorno indicó que brevemente se comunicó con Sarria después de ese hallazgo y este último le contó que su exchofer lo había llamado nervioso, pidiéndole ayuda porque lo querían matar.

Para tratar de ayudar a su exchofer, Sarria le habría dicho que fuera a la Policía, pero su exempleado le insistía en que lo querían matar.

Según Osorno, Sarria habría sido, si no la última, una de las últimas personas en hablar por teléfono con Ríos, porque después el hombre apareció muerto y en su teléfono estaba la llamada con Sarria. Aquí Osorno no lo tiene muy claro, porque también dice que el teléfono se lo llevaron los sicarios que mataron a Ríos, la mayoría de los cuales ya estarían capturados.

Las autoridades extraen de una finca el cadáver de Máximo Ríos, exchofer de Sarria. LA PRENSA/ CORTESÍA

En la conversación telefónica, Sarria le explicó a Osorno que la Policía lo estaba mencionando en el caso y el reverendo le dijo:
“Te metés a problemas muchas veces por andar de buen corazón, queriendo servirle a todo el mundo. Te felicito por ahí. Pero te metés a problemas. El que no la debe no la teme. Te doy un consejo, si no tenés nada que ver, renunciá a tu inmunidad y presentate en la Policía”.

Poder económico

Según Osorno, a Sarria no le conoce riqueza. “Vive en la misma casa de siempre”, dice el reverendo.

Lea además: Embargos por mora en facturas por consumo de energía sí afectarán a residenciales y pequeños negocios, advierten cámaras de empresas privadas

Los vecinos confirman que Sarria vive en la misma casa desde los años ochenta, pero sí han visto que tiene una buena flota de vehículos. “De vehículos tiene bellezas”, explica uno de sus vecinos.

El reverendo Guillermo Osorno conoce a Sarria desde que eran niños. Se criaron juntos y ahora siguen siendo grandes amigos. LA PRENSA/ ARCHIVO

Otro vecino indica que sus mismos empleados han señalado que Sarria tiene varias propiedades en Managua.

La misma fuente indica que una característica de Sarria es que la mayoría de sus hijos tienen buenos puestos en varias entidades del Estado, como la Corte Suprema de Justicia (CSJ), la Superintendencia de Bancos (Siboif) y en los Juzgados de Managua.

Procesado

Sarria está detenido e irá a juicio próximamente.

En toda Santa Ana Sur, donde es muy conocido, todavía están asustados con esa situación.
“Estamos extrañados. No sabemos qué pasó exactamente”.

Por el momento, el destino de Sarria está en manos de un juez y sus familiares lo están poniendo en manos de Dios.

Denunciado

En el año 2002, el diputado Francisco Sarria fue denunciado por abusos deshonestos.

Lo acusó la madre de una joven en ese entonces de 16 años de edad que sufre de retardo mental.

La madre acudió ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos a interponer la denuncia porque no actuaron inmediatamente las autoridades de la Policía del Distrito II.

Según publicó LA PRENSA, Sarria García se presentó al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos a explicar la situación, admitiendo haber estado con la joven, pero aclaró que no se trató de una violación, ni de abuso deshonesto, sino que fue una relación normal con el consentimiento de la muchacha.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: