Dimite el gobierno del Líbano tras 13 días de intensas protestas

La ira popular estalló el 17 de octubre luego de que el gobierno anunciara un impuesto sobre las llamadas telefónicas a través de WhatsApp

Saad Hariri

LA PRENSA/AFP

El Primer ministro libanés Saad Hariri anunció el martes la dimisión de su gobierno en el decimotercer día de una protesta popular inédita en el Líbano, que reclama la salida de toda la clase política.

Su mensaje fue acogido con vivas y aplausos de la muchedumbre, que lo escuchó en directo desde varios lugares de concentración. Inmediatamente se lanzaron fuegos artificiales en Beirut, mientras coches recorrían la ciudad haciendo sonar sus bocinas en señal de victoria.

Lea además: La «revolución del WhatsApp», la protesta de miles de ciudadanos contra el gobierno del Líbano

Hariri, de 49 años, dijo que se dirigía al palacio presidencial de Baabda para presentar su renuncia «ante la voluntad de muchos libaneses que han salido a la calle para exigir el cambio».

En un breve discurso televisivo, hizo un llamado a «todos los libaneses para que den prioridad al interés del Líbano (…) para proteger la paz civil e impedir cualquier deterioro de la situación económica».

Situación tensa

Tras una revuelta popular inédita los manifestantes lograron su objetivo. Pero la ira del pueblo se dirige más globalmente al conjunto de la clase política, considerada unánimemente como incompetente y corrupta.

«El primer ministro (Saad) Hariri acaba de dimitir, lo que hace la crisis aún más grave», dijo por su parte Jean Yves le Drian al parlamento francés poco después del anuncio.

Puede interesarle: Escalan protestas en Bolivia mientras gobierno propone a Carlos Mesa sumarse a auditoría electoral

Según la prensa, las capitales occidentales, especialmente París y Washington, habían pedido a Hariri que permaneciera en su puesto en nombre de la estabilidad.

El país está prácticamente paralizado desde hace casi dos semanas debido a los bloqueos de carretera en las principales entradas de la capital, mientras bancos, escuelas y universidades están cerrados.

Treinta años después de la guerra civil (1975-1990), la población sigue padeciendo escasez crónica de agua y electricidad. Más de una cuarta parte de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y el país es uno de los más corruptos del mundo.

Lea además: Violentos enfrentamientos se registran en el décimo día de estallido social en Chile

El 21 de octubre, Hariri anunció un plan de reformas que no convenció: medidas contra la corrupción, presupuesto sin nuevos impuestos, programa de privatizaciones para luchar contra el mal funcionamiento de los servicios públicos y ayudas en favor de los más desfavorecidos.

La ira popular había estallado el 17 de octubre luego del anuncio de un impuesto sobre las llamadas telefónicas a través de WhatsApp. La rápida anulación de la medida no impidió que la revuelta llegara a todo el país.

 Enfrentamientos en Beirut

Justo antes de su discurso, estallaron enfrentamientos en Beirut, donde decenas de personas destruyeron las tiendas de campaña erigidas por los manifestantes, utilizando sillas como proyectiles y atacando con palos a los manifestantes que no habían huido a su llegada. La policía ya había tenido que intervenir brevemente esta mañana en un puente carretero para detener los enfrentamientos en los que estaban implicados partidarios del Hezbolá proiraní.

Los manifestantes lograron el domingo una demostración inédita de fuerza y unidad formando una cadena humana, desde el norte hasta el sur del país, a lo largo de 170 km. La prensa la consideró el símbolo de una movilización sin precedentes, por su magnitud y armonía, en la historia del Líbano.
Durante todo el levantamiento, los manifestantes repetían los mismos eslóganes: «¡Revolución, revolución!», y «El pueblo quiere la caída del régimen».

Puede interesar: Oposición intensifica las protestas contra Evo Morales en Bolivia

El actual gobierno es el tercero encabezado por Hariri, en caída desde que asumió el poder en 2009.

Durante mucho tiempo apoyado por Arabia Saudita, es el hijo del multimillonario y exprimer ministro Rafiq Hariri, asesinado en 2005.

ONU pide moderación

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamó a la «calma y la moderación» en Líbano tras la renuncia del primer ministro, Saad Hariri, y de su gobierno, dijo el martes un portavoz.
Guterres «llama a todos los actores políticos a buscar una solución política para preservar la estabilidad del país y responder a las aspiraciones del pueblo libanés», dijo el portavoz, Farhan Aziz Haq.
El primer ministro libanés anunció el martes la dimisión de su gobierno en el decimotercer día de una protesta popular inédita en Líbano, que reclamaba la salida de toda la clase política.
Haq precisó que Guterres pide a «todos los actores» en el país «evitar recurrir a la violencia y respetar el derecho a la expresión y a las reuniones pacíficas».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: