Madre denuncia que fanáticos orteguistas hicieron pintas en la tumba de su hijo asesinado en las protestas

Eva Ruth Campos, madre de José Manuel Narváez Campos, asesinado en julio de 2018 en las barricadas de Jinotepe, asegura que en la tumba de su hijo "estaban también unas manos pintadas".

Jinotega

Collage de los mensajes que dejaron fanáticos orteguistas en la tumba del autoconvocado José Manuel Narváez Campos. LAPRENSA/CORTESÍA

Eva Ruth Campos, ya no se siente segura llegar al cementerio de Jinotepe a visitar la tumba de su hijo, el bartender autoconvocado José Manuel Narváez Campos, pues teme que le puedan hacer algo malo a ella y a su hija menor, quien siempre la acompaña.

La bóveda de su hijo mayor, recordado por muchos jinotepinos como Chema Campos, fue manchada con aceite negro y las flores que un día antes había ido a depositar, estaban tiradas en el suelo.

Lea Además: Policía Orteguista secuestra y luego libera a un ciudadano en el barrio Carlos Núñez, en Jinotepe

Campos comentó que aproximadamente a las 2:00 de la tarde del sábado salió de su casa a hacer un mandando y sintió la necesidad de ir al camposanto, solamente para presenciar lo ocurrido y para derramar algunas lágrimas. 

“¡Que maldad!, ¡yo no sé por qué hacen eso! En ese momento solo sentí deseos de llorar. Ya a él no lo dejan descansar. Es ganas de fastidiar”, lamentó la madre del bartender.

Lea también: Policía Orteguista libera al hombre que inyectó a su amigo y le provocó la muerte en Jinotepe

“Estaban también unas manos pintadas. Como que lo hicieron por molestar. En los alrededores estaban los cuidadores, pero no les dije nada porque andaba solamente con mi hija y porque la verdad siento hasta como un poquito de temor”, dijo Campos, quien forma parte de la Asociación de Madres de Abril (AMA). En julio pasado la bóveda del autoconvocado asesinado fue también profanada.

Culpa a fanáticos orteguistas

A pesar de sus temores, la jinotepina manifestó sentir “la necesidad de ir al cementerio y nadie me va a detener y quitar eso”. La bóveda, asegura Campos, sigue igual de manchada y no duda que  fueron fanáticos orteguistas quienes vandalizaron la tumba de su hijo.

Puede interesarle: Pareja de Carazo denuncia que el Ministerio de la Familia les quitó a su bebé sin motivos

Roger Reyes, miembro de la Coalición Departamental de Carazo (CDC), condenó lo ocurrido y aseguró que esta “no es la primera vez que el fanatismo por Daniel Ortega realiza este tipo de actos, ya que en meses anteriores habían realizado actos similares junto a pintas con mensajes de odio. Esta es una señal de la falta de valores y de respeto”, dijo.

José Manuel Narváez fue asesinado el 8 de julio de 2018 en las barricadas de Jinotepe, producto de la denominada operación limpieza que ejecutó el régimen a través de paramilitares y policías. El mes pasado, la bóveda del autoconvocado jinotepino Carlos Alejandro Ochoa Acuña, también fue profanada.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: