Edgar Tijerino: “Estamos viviendo la peor Nicaragua”

El veterano cronista deportivo habla sobre la actualidad de Nicaragua y asegura que en más de 70 años esta es la peor versión de país que ha vivido. Reflexiona sobre el papel de la juventud en el estallido social y revela que dentro del corazón de la dictadura no saben cómo salir de la crisis

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

El estudio está lleno de libros, recortes de periódicos y cientos de sobres de manila donde hay artículos, reportajes y más periódicos. Medio estudio es una pared de papeles que se apilan y muchos están rotulados con fechas y nombres. El mueble principal de la oficina de Edgar Tijerino tiene varias gavetas y destaca una donde hay archivos de Alexis Argüello. Tiene documentos desde el año 1966. En Managua llueve.

¿Qué dirán de usted en El Carmen?
Yo pienso que hasta la gente del poder difícilmente tendrían una mala opinión de mí. Ellos (Daniel Ortega y Rosario Murillo) saben quién soy yo como persona. Ellos no van a variar. Cuando a mí me dieron la Orden Rubén Darío, que considero que fue un error, porque bueno ¿quién soy yo para recibirla?, Daniel me dijo “te la merecés desde hace rato”. Yo he recibido casi todas las órdenes que hay, sin méritos. Lo que pasa es que no soy un patán para decir que no. Cuando uno tiene una trayectoria como la mía no se esconde de nadie. A mí me ponen todo el Estado Mayor de Daniel Ortega y yo camino en medio. Yo estoy seguro que no voy a escuchar una voz en contra en lo personal, puedo escuchar algo en lo político y religioso. Pero que alguien de ellos me diga una cosa no hay. Estamos viviendo en la política de la mentira. Yo me preocupé de eso porque no me dijeran nada. No soy perfecto, tengo muchas cosas cuestionables, pero no tengo ninguna cosa de que avergonzarme.

¿Qué opina de Daniel Ortega?
Yo tuve amistad con casi todos ellos. Con Bayardo Arce porque mi casa fue su casa de seguridad en determinado momento. Cuando triunfó la revolución fui a buscar mi escritorio de periodista deportivo. Yo no me metí al Frente por conseguir una ventaja. Lo que quería era un cambio de este país y salir de Somoza, que es prácticamente el mismo cambio que queremos ahora. Yo conocí algunos sandinistas que eran una cosa antes de llegar al poder y después de llegar al poder se convirtieron en otra cosa y entre ellos está Daniel. ¿Por qué cambiaron? Solo ellos lo saben. Pero lo más sorprendente es que cambiaron tan drásticamente.

¿Y de Rosario Murillo?
Fui compañero de ella en LA PRENSA y en Barricada. Yo la consideraba como una mujer muy inteligente y muy trabajadora. Estos años de poderío yo no he estado a la orilla, pero no es necesario estar para ver la constancia. Ella también está con un apego al poder muy fuerte. No hay cosa más grave cuando tenés todos los resortes y el apego al poder, el armamento, los recursos económicos y entonces decís vos ¿y por qué me voy a mover? Entonces tenés que tener un sentimiento pro patria que yo veo que en ellos no está. No conozco en la historia casos en los que hayan perdido este sentimiento y que lo hayan recuperado. Lo ideal sería llegar al punto razonable.

Lea: Orteguismo ataca a Edgar Tijerino y también despide a dos hijas que trabajaban para el Estado

¿Qué opina del presente?
Estamos viviendo la peor Nicaragua. Pienso que en este lapso de 76 años esta es la peor Nicaragua que he vivido. Me escalofría ver la imposición del sometimiento. Yo siempre fui un rebelde. Nunca he disparado un tiro, nunca he estado en la montaña, pero soy rebelde por naturaleza y no admito imposiciones y eso ha sido mi característica. Una cosa fueron los primeros años (de la revolución) y es cierto que tuvimos culpa de que los mirábamos como dioses y yo lo dije en uno de mis libros de que nosotros estábamos dispuestos a dar la vida por uno de estos dirigentes. Lo que pasa es que cuando te aburguesás en el poder cambia todo.

¿Cómo se imagina que va a terminar esta pareja?
El problema es que yo me voy a terminar primero que ellos.

Quizá usted duerme mejor por las noches.
Desde el punto de vista de la tranquilidad sí. Yo en el lugar de ellos seguro que no dormiría. Tampoco ellos duermen, si se movió una mariposa en la rotonda Jean Paul Genie hay que salir a ver si esa mariposa es una conspiración. Mi relación con ellos siempre fue buena. Pero aquí no está mi relación con ellos. Es más, yo siempre lo he dicho que cuando ellos pudieron hacerme un favor me lo hicieron. Pero aquí no está en juego eso. Una cosa es el agradecimiento y otra cosa es el sometimiento. Yo nunca lo confundí y lo hago por mis amigos. Les hago favores y me los pueden agradecer, pero no es que me tienen que dar la razón o someterse a lo que yo digo. Pero si me decís alguna queja de ellos no la tengo. Yo estaba bien el 16 de abril pero, a mí me tiene sin cuidado comer piedra si se produce un cambio en este país. Yo soy uno entre seis millones y no tengo ningún significado. Me alegra ver a la sociedad tratando de componerse, porque uno de los éxitos que hubo aquí fue la descomposición casi al completo de la sociedad y eso no dependía del estatus económico ni del intelectual. Aunque uno ya esté viejo y no tenga futuro y los hijos sean todos profesionales el aspecto es que vos querés un espacio libre de competencia y de desarrollo para tus hijos y todo el que desee un país mejor para sus hijos tiene que estar por un cambio de sistema.

"No hay que hacer como en Venezuela que la oposición se abstuvo de votar y se le puso la mesa servida a Maduro. Hay que ir a votar". LA PRENSA/OSCAR NAVARRETE
«No hay que hacer como en Venezuela que la oposición se abstuvo de votar y se le puso la mesa servida a Maduro. Hay que ir a votar». LA PRENSA/OSCAR NAVARRETE

¿Cómo recuerda el inicio de las protestas?
Impresionante. Desde el punto de vista de las caras que vimos. Aparecieron los tranques, aparecieron las falsedades y ahora resulta que todo mundo estaba súper armado y hasta presentaron una foto que parecía que venía una invasión. Pero la mentira fracasó porque los medios de comunicación y las redes sociales se encargaron de desenmascarar las mentiras. Incluso mentiras posteriores no funcionaron porque ya estaban al descubierto las verdades. Aquello fue como que nos apretaran un switch que dice “despierten” y vemos una sociedad en las calles, unida y esa unidad no se ha fragmentado desde la primera marcha y ha venido creciendo. Por eso se descartó completamente que vayamos a elecciones y con el temor de lo que pueda pasar en 2021.

Hasta hoy los nicaragüenses siguen saliendo a las calles.
Lo hacen porque es su futuro lo que está en juego. Nosotros ya somos gente sin futuro. Nosotros somos como ya dije la generación del fracaso. Nosotros le dejamos esta herencia a nuestros hijos. Clase herencia que le dejamos a nuestros hijos. “Miren nosotros que somos inútiles ahí le dejamos este clavo, miren ustedes qué hacen”. Es admirable y es algo que no me pasa, lo de los presos políticos. Es una impresionante muestra de solidez. En otros países logran doblar a alguno, pero aquí no se logró. Yo creo que este movimiento debe de mantener a los políticos a distancia. Aquí es la chavalada universitaria y la Iglesia católica, los otros que se sumen. Hay que renovar Nicaragua y eso significa salir de tanto político corrupto. No es cuestión de borrón y cuenta nueva. Fuiste corrupto y eso lo vas a cargar toda tu vida y fuiste oportunista, entonces tendrías que pasar por un examen. ¿Qué político tiene gratos recuerdos y sobre todo para la juventud? Había algunos diputados yo recuerdo Enrique Sáenz que era diputado beligerante, pero cuando sos así te quitan. Cuando sos sacerdote beligerante como Silvio Báez te sacan de alguna manera. El día que más me impresionó fue el día que miré a los chavalos abrazados en la UNAN y no vi ninguna pistola en la foto de “los armados, los tranques, los salvajes” esperando la muerte, entonces yo dije ¿cuántos de esos pueden ser hijos de nosotros?

Muchas personas manifiestan que se sienten a la deriva. ¿Qué debería de hacer la Alianza Cívica y la Unidad Nacional?
Nunca he estado de acuerdo con ese cuestionamiento por una razón bien sencilla. Yo al que me dice eso le pregunto ¿bueno qué se te ocurre a vos? A mí no se me ocurre nada. ¿Puede salir una marcha? No. ¿Puede salir uno a expresarse afuera? No podés hacer nada. Yo quiero ver qué líder me dice “vamos a hacer esto”. ¿Salimos a la calle a que nos maten? En la india 1,600 muertos fue el primer operativo. Yo lo que quiero es ver qué genio me dice qué hacer. Yo no veo ningún genio que me diga “hagamos esto”. Lo que podemos hacer es resistir pacíficamente que es lo que estamos haciendo. En esto podemos pasar, imaginate que si en año y medio hay deterioro enorme, imaginate en tres años. Va a ser grave para todos y cuando escucho que no hay propuestas es porque esa persona tiene alguna. El gobierno no tiene propuestas para salir del hoyo. Ellos están en la misma que nosotros. Lo mismo reprimir, que no salga nadie, cero libertad de expresión. La misma pregunta que se hace aquí abajo se hace allá arriba. El diálogo se acabó, no es posible. Negociación no hay. Todos estamos esperando la solución pero el genio no aparece. Está metido en la lámpara bostezando. Porque esta situación en que estamos sencillamente no tiene salida. En cuanto salga una luz o una chispa vámonos en ese momento. Pero ¿cuál es la salida allá arriba? En año y medio con el poder militar, el poder económico, con todas las estructuras civiles, con todas las instituciones de su lado. Si ellos con todo eso no han encontrado una salida, ahora la gente quiere que nosotros con las manos vacías encontremos la solución.

Le puede interesar: El programa deportivo Doble Play de Edgar Tijerino se va de Radio La Primerísima

¿Ve viable lo de las elecciones en 2021?
Las elecciones sí. Lo que va a pasar con el resultado es otra cosa. Lo que dicen y estoy de acuerdo es que hay que ir a votar. No hay que hacer como en Venezuela que la oposición se abstuvo de votar y se le puso la mesa servida a Maduro. Hay que ir a votar.

¿Aunque no existan las condiciones?
Aunque no hayan las condiciones. Pero fuimos, pusimos, demostramos. Ya no somos dueños de los resultados porque lógicamente mirá lo que acaba de pasar en Bolivia y eso se va a multiplicar. Esta gente está cortada con la misma madera. Aquí lo que es un hecho es que esta gente no se va a ir. Esta gente no va a soltar lo que tiene. Y la única solución que se puede dar dramática es la impunidad. Alguien dijo en la presentación de El preso 198 que “hay que concentrarse en enterrar a los muertos”. Creo que esa es una pésima frase. Pero no es eso, es bonito decirlo desde las graderías de afuera. Cada día que pasa va a tardar más la recuperación de este país. Este país está sufriendo un retraso exagerado en todo. Aquí hay gente que cree y planea que en 10 años nos vamos a recuperar, en 10 años no nos vamos a recuperar nada. Debemos votar para dejar constancia de que fuimos víctimas de un despojo. La lucha sigue, es un desastre sin fin por ahora. Pero en cualquier momento, como todos los desastres, tienen un fin.

"¿Vos pensás que si mañana citan a una marcha el domingo con todas las condiciones no miramos un par de millones de personas?" LA PRENSA/OSCAR NAVARRETE
«¿Vos pensás que si mañana citan a una marcha el domingo con todas las condiciones no miramos un par de millones de personas?» LA PRENSA/OSCAR NAVARRETE

¿Cree que en algún momento se forme una alianza más grande, como en 1990?
Al que me pregunta yo le respondo que eso ya está hecho. Los que hablan de unidad son los que no están unidos. ¿Vos pensás que si mañana citan a una marcha el domingo con todas las condiciones no miramos un par de millones de personas? Sin que la cite ningún político, solo dando las condiciones. Ahí está la unidad. Esa unidad crece día a día y no depende de los políticos como en los 90. Ahora los políticos tienen que ir a la unidad. La unidad está aquí abajo. Estos políticos no merecen esta juventud y esta Iglesia. Estos políticos no merecen esta unidad. El día de las elecciones van a ver la unidad.

¿Qué sabe de las entrañas de la dictadura?
El único caso de señalamiento desde el corazón de la dictadura ha sido Payo Solís, pero ¿yo voy a pensar que solo Payo está claro? Sobre todo cuando uno conoce gente. Yo te podría mencionar 100 nombres y que sin hablar con ellos yo sé que están claros. Pero están mansos y sometidos. Al principio hablé con Humberto Ortega y me dijo lo mismo que repitió después. Hablé con Bayardo por la amistad que hemos tenido, pero ahorita uno no es bien visto. Yo no estoy metido en nada y es un asunto personal. No hay que dejar esta lucha, no hay que bajar los brazos. Tenemos que motivarnos a nosotros mismos, estamos en una pelea larga.

Plano personal

Edgar Tijerino nació el 17 de febrero de 1944. Asegura que llegó al periodismo en 1970 y con 26 años de manera casual y que aunque no cree en la suerte la ha “visto a su orilla”.

Se casó dos veces y tiene seis hijos. Cinco son mujeres. Sus padres querían que fuera ingeniero o médico.

Estudió con René Núñez y Bayardo Arce, y se ha relacionado con gran parte de los dirigentes del Frente Sandinista.
Cuenta que cuando estaba en la secundaria prefería no comer en el colegio con tal de comprar revistas de Chile, Argentina y México.

Cuando llegó al Diario LA PRENSA no sabía nada de periodismo, ni ortografía ni redacción y Pedro Joaquín Chamorro le dijo que tenía que aprender a escribir con máquina. No le hizo caso y hasta el día de hoy escribe con dos dedos. Con Chamorro desarrolló una gran amistad y muchas veces jugaron ping pong en la redacción de este periódico.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: