Pitcher de los Nacionales se suma a la lista de deportistas que deciden no visitar la Casa Blanca durante el mandato de Donald Trump

Dolittle, quien fue clave en la obtención del título de los Nats, expresó que él y su esposa defienden la "inclusión y la aceptación" de todas las personas, contrario a la política de Trump

Dave Martínez, mánager de los Nacionales de Washington, levanta el trofeo de campeón de la Liga Americana. LA PRENSA/Rob Carr/Getty Images/AFP

Varios son los atletas que se han negado a visitar la Casa Blanca durante el mandato de Trump. LA PRENSA/Rob Carr/Getty Images/AFP

Uno de los relevistas más importantes del equipo campeón de la Serie Mundial, Sean Doolittle, se rehusó a hacer presencia en la Casa Blanca, por considerar al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, como una persona «racista y que divide a la sociedad».

Tradicionalmente, los equipos ganadores de las cuatro ligas deportivas más importantes en Estados Unidos: MLB, NFL, NBA y NHL, visitan la Casa Blanca como una señal de cortesía al presidente de los Estados Unidos y para celebrar su triunfo. Este lunes le toca a los Nacionales de Washington hacer los honores, tras coronarse en siete juegos en el Clásico de Otoño contra los Astros de Houston.

Lea También: Aquí los diez mejores agentes libres en Grandes Ligas

A escasas horas, muchos deportistas declinan de su participación a la visita, ya sea en señal de protesta o por estar en contra de las políticas del mandatario en turno. Doolittle, quien fue clave en la obtención del título de los Nats al haber aparecido en 9 juegos de postemporada y lanzar 10 entradas y un tercio, además de solo permitir dos carreras con una efectividad letal de apenas 1.74 contra los rivales, expresó que él y su esposa defienden la «inclusión y la aceptación» de todas las personas, contrario a la política de Trump.

«Hay muchas cosas políticas con las que no estoy de acuerdo, pero al final del día, tiene más que ver con la retórica divisiva y la habilitación de teorías de conspiración… Aunque quiera estar con mi equipo, no puedo hacerlo», externó el relevista. No obstante, Doolittle no es el único jugador que se rehúsa a asistir a la Casa Blanca durante el mandato de Trump.

Atletas de todos los deportes

Trump ha sido polémico incluso desde antes de su primer período de candidatura, generando una confrontación de opiniones, y en este caso, el deporte no está separado de la política como muchos creen. Desde que Trump asumió la presidencia, ya son muchos los atletas e incluso equipos enteros, que se han negado a visitar la Casa Blanca.

Puede interesarle: Lo mejor de Europa: En España ningún grande quiere ganar la Liga; dos «horrores» de Keylor Navas y el Leicester asombra

El caso más reciente y sonado fue el de la futbolista Megan Rapinoe, jugadora más valiosa del último mundial de fútbol femenino, donde Estados Unidos se alzó con la victoria. Rapinoe siempre se ha manifestado abiertamente sobre temas de justicia social y en más de una ocasión manifestó que no pisaría la Casa Blanca mientras Trump ejerciera como presidente.

La lista apenas comienza, en 2017 seis jugadores de los New England Patriots (Martellus Bennett, Devin McCourty, Donta Hightower, Chris Long, LeGarrette Blount y Alan Branch), campeones del Súper Bowl de ese año, declinaron la invitación de Trump. Por su parte, en 2018, los Philadelphia Eagles, campeones de la NFL en esa temporada, tampoco asistieron (como equipo completo) a la casa presidencial, por protestas cuando se entonaba el Himno Nacional de Estados Unidos.

Otro caso no tan lejano fue en 2018, cuando el manager Alex Cora, campeón de Serie Mundial con los Boston Red Sox, optó por ausentarse en la cita, por diferencias con Donald Trump. Paralelamente, Trump retiró la visita de los campeones de la NBA en 2018, los Golden State Warriors, tras las confrontaciones que tuvo con el base armador y estrella del equipo, Stephen Curry.

Lea Además: Un turista en semicompleto: Canelo Álvarez hace historia noqueando a Sergey Kovalev

De igual forma, se han dado situaciones en las que deportistas estadounidenses declaran que si llegan a ganar un campeonato con sus equipos, no asistirían a la Casa Blanca mientras esté ocupada por Trump. Tal es el caso de Lebron James, quien le respondió directo al mandatario a través de su cuenta en Twitter. «Ir a la Casa Blanca era un honor hasta que tú apareciste… Estamos en un momento en el que el cargo más importante del mundo tiene la oportunidad de unirnos como pueblo e inspirar a la juventud diciendo que puedo caminar por la calle sin ser juzgado por el color de mi piel o por mi raza. Y no lo piensa. Ni siquiera le importa», escribió James.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: