Familiares y amigos recuerdan a los tres campesinos asesinados en 2016 en Ciudad Antigua, Nueva Segovia

José Nahúm Mendoza, Margarito Mendoza y Armando López se habían alzado en armas contra el régimen de Daniel Ortega. Fueron asesinados en el cerro El Mojón

Ciudad Antigua, campesinos

LA PRENSA/William Aragón

Bajo un manto neblinoso, familiares, amigos y antiguos excontras escalaron la mañana de este miércoles el cerro El Mojón, en Ciudad Antigua, Nueva Segovia, para depositar ofrendas florales e instalar nuevas cruces de madera en el sitio donde fueron encontrados, hace tres años, los cuerpos acribillados y degollados de tres campesinos que se alzaron en armas contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

A pesar de que en la zona se desplazaban hombres vestidos de civil y armados, y que son vinculados a los grupos de parapolicías asalariados, los parientes de José Nahúm Mendoza, Margarito Mendoza y Armando López honraron a sus deudos que, aseguran, fueron ejecutados el 6 de noviembre del 2016 por fuerzas conjuntas del Ejército de Nicaragua y de la Policía Orteguista (PO) por haberse alzado en armas.

Los familiares de las víctimas señalaron directamente a efectivos militares del Ejército de Nicaragua y agentes de la Policía Orteguista (PO) de ser quienes presuntamente los persiguieron,  capturaron, torturaron y después los asesinaron en esa zona, aunque las autoridades, en su momento, dieron su versión de los hechos alegando que los tres habrían sido asesinados por una banda de delincuentes hondureños durante una transacción de droga, versión que sigue siendo negada por los familiares.

Lea Además: Los muertos de Ciudad Antigua presentaban señales de tortura

«Hoy se cumplen tres años de la muerte de José Nahúm, Margarito y de Armando; y hasta la fecha ni la Policía y ni el Ejército investigaron el asesinato de nuestros hermanos, a pesar de que estaban obligados a hacerlo para esclarecer los hechos», aseguró un hombre, que sostiene fue compañero de Armando López en la resistencia nicaragüense. «Jamás subieron al cerro El Mojón, donde fueron ejecutados a tiros, a quema ropa y acuchillados en varias partes de sus cuerpos y hasta degollados y quebrados sus pies y brazos. Tampoco examinaron las vestimentas ensangrentadas”, agregó.

Ciudadanos de Ciudad Antigua piden justicia por el asesinato de los campesinos. LA PRENSA/Roberto Fonseca

Por su parte, Javier Martínez Flores, excombatiente de la resistencia nicaragüense en la zona de Quilalí, recordó que los cuerpos de los tres campesinos presentaban perforaciones de bala de arma de fuego. “Eran plomo de fusil AK y también tenían heridas de charneles, granada de mano, cortaduras con bayonetas, además en la zona se encontraron guantes látex y huellas de botas de uso militar”, expuso.

Puede interesarle: Medardo Mairena: «Cortaron a campesinos pieza por pieza hasta reducirlos»

“Aún se recuerda como si fuese hoy aquel pasado 6 de noviembre del año 2016, día en el que se realizaban los comicios electorales municipales en todo el país y que dejo la ejecuciones de tres hermanos campesinos trabajadores de la tierra, los que fueron previamente torturados con saña y después asesinados a manos del Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional (ahora Policía Orteguista), ambas instituciones pagadas con nuestros impuestos, pero que ahora son fieles perros de la familia gobernante de Daniel Ortega y de su mujer Rosario Murillo”, finalizó Martínez Flores.

Recientemente el Ejército de Nicaragua se desvinculó  de los asesinatos de campesinos cometidos entre 2008 y 2019 que fueron denunciados por el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca+ en una audiencia pública de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Lea también: Protesta campesina fue criminalizada por la dictadura en Nicaragua

Según el organismo, 55 campesinos han sido asesinados de 2008 a 2019; treinta en el contexto de la crisis sociopolítica y 25 en los años anteriores, en los que vinculan el accionar de fuerzas policiales y del Ejército de Nicaragua. Sin embargo, la institución castrense aseguró que los casos expuestos no prueban la veracidad de los hechos y se “manipula falsa información”.

Familiares de los campesinos mostraron cómo quedaron las vestimentas ensangrentadas que usaban los hombres cuando fueron ejecutados. LA PRENSA/ARCHIVO

Alcalde opositor señalado de venderse al régimen

El caso del crimen contra los campesinos fue engavetado por las autoridades de la delegación departamental del Ministerio Público de la ciudad de Ocotal, en Nueva Segovia, argumentando que el asesinato de José Nahúm Mendoza, Margarito Mendoza y Armando López había sido una pasada de cuenta de bandas vinculadas al narcotráfico procedentes de Honduras.

Puede leer: Represión gubernamental ha dejado discapacitados a campesinos anticanal

En esta ocasión el alcalde del municipio de Ciudad Antigua, Luis Arturo Mairena Orellana, quien fue opositor al régimen orteguista, no asistió al homenaje que esta mañana se le realizó a los tres campesinos, ya que los familiares de las víctimas aseguran que este se convirtió en un fanático orteguista. “Él se vendió a Daniel Ortega y a la Rosario Murillo, por eso ahora nos da la espalda. Es un vendido”, dijeron. Se buscó la versión del jefe de la comuna de esa localidad, pero fue no posible su ubicación.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: