Brenda Jiménez, la gigante de Lechecuagos que sobresalió en el Premundial de Beisbol Femenino

La mejor lanzadora asegura que cuando no tiene clases ayuda a su mamá a vender perecederos en el mercado Santos Bárcenas, en León

Lechecuagos, beisbol,

Brenda Jiménez (de pie) junto a sus compañeras de equipo en el Premundial de Beisbol Femenino en Aguascalientes, México. LA PRENSA/CORTESÍA JOEL ALMENDAREZ.

Cuando Brenda Yubelki Jiménez Urroz llegó a la primera práctica de la Preselección Nacional de Beisbol Femenino en el Estadio Jackie Robinson, del Instituto Nicaragüense de Deportes (IND) en busca de un puesto para representar a Nicaragua en el Premundial de Beisbol Femenino, que se desarrolló del 18 al 25 de agosto en Aguascalientes, México, lo hizo como segunda base, pero Dios tenía otros planes para la jovencita de 20 años, originaria de León, comarca Lechecuagos, sector La Ermita.

“Llegué a probar me en segunda base, pero una amiga de León (Markling Zapata) a la que también llamaron y lamentablemente no quedó le dijo al entrenador Franklin López que yo lanzaba bien,entonces don Franklin me hizo una prueba y me dijo que lanzaba muy bien, queme enfocara en ser una mejor lanzadora”, relató Brenda.

Y López no se equivocó. La jovencita leonesa fue la mejor lanzadora de la Selección tras grandes relevos ante México, Cuba y una apertura de cuatro entradas a Venezuela. “Decidí lanzar porque muchas personas que me han visto jugar en León me dijeron que lo hacía muy bien y pues me enfoqué en hacer un buen trabajo”, contó Brenda sobre su decisión de robarse finalmente como lanzadora en la Preselección a finales de julio de este año.

No era la primera vez que Brenda lanzaba, pues con el equipo Las Rugidoras,dela Liga de Beisbol Femenina en su natal León, lanzaba y cubría segunda base y las paradas cortas.

En el Premundial, Brenda, de apenas 108 libras y 1.51 metros de estatura, con cada partido se agigantó, a tal punto que mantuvo del pelo a la subcampeona Venezuela en cuatro entradas, hasta que estas empataron el partido a cinco carreras debido a errores a la defensiva de las nicas, pero que dejaron constancia de su brazo de oro.

“Al primero que le tiré fue a México, no creí iba a lanzar,pero cuando me llegó el turno estaba nerviosa. Mi entrenador de picheo, Julio César Raudez me aconsejó me enfocara en la zona de strikes y así lo hice, las bases estaban llenas y dominé a dos bateadoras por fly de sacrificio y a la otra con un batazo a las paradas cortas”, recordó Brenda.

Le puede interesar: Definen a la Selección Nacional de Beisbol Femenina para el Premundial en México

Para Raudez, “Brenda Jiménez fue la mejor lanzadora, daba strikes y strikes, nunca huyó, siempre puso strikes”.

Ahora los sueños de Brenda son grandes, pues anhela competir nuevamente en un Premundial y para eso asegura que seguirá trabajando con sus picheos para ganarse un puesto cuando haya otra convocatoria.

Brenda Jiménez a su arribo al país tras competir en el histórico Premundial de Beisbol Femenino en Aguascalientes, México. LA PRENSA/ROSA MEMBREÑO.

Ayuda a su mamá

Fue desde los cinco años que Brenda empezó a interesarse por el beisbol, el cual aprendió a jugarlo con sus primos. A los 13 años jugó con el equipo masculino La Ermita, en la comarca Lechecuagos, con los cuales solo jugó un año. Y luego fue hasta este año que llegó aprobarse al equipo Las Rugidoras, que este año consiguió el subcampeonato ante las Felinas en León.

Además de jugar, Brenda cursa tercer año de Farmacia en la UNAN-León. Su sueño es tener una farmacia que le permita salir adelante junto a su familia, conformada por ocho hermanos, producto del amor entre su mamá Carmen Urroz y su papá Nicolás Jiménez (q.e.p.d.).

Lea también: Nicaragua se despide del Premundial de Beisbol Femenino con un gran slam de Hunter

Cuando no tiene clases, Brenda ayuda a su mamá a vender en el mercado Santos Bárcenas, de la Ciudad Universitaria.

“Yo me crié en el mercado, desde pequeña mi mamá me llevó y ahí aprendí a vender con ella. Tenemos un tramito y vendemos
tomates, cebollas, repollos, plátanos y chiltomas desde hace 30 años. No me da pena vender. Ella con su esfuerzo nos ha ayudado a estudiar ”, afirma la lanzadora.

A Brenda le hubiera gustado que su papá también hubiera disfrutado con ella este Premundial, pero Dios decidió llevárselo
cuando tenía apenas dos añitos.

“Me hace falta mi papá, solo lo veo en fotos, apenas tenía dos años cuando falleció. Si él estuviera vivo me ayudara en mis sueños, también me diera consejos.

En el Premundial también lo recordé ”,dijo Brenda, quien se describe como una persona humilde, sencilla, luchadora y hogareña.

Lea además: Selección Nacional de Beisbol Femenina habla de su primer Premundial en México

Brenda Jiménez le dice a la mujeres: “Si les gusta el beisbol, que se enfoquen y lo practiquen porque al igual que yo, pueden salir otras jugadoras mejores y a las autoridades les digo que apoyen el beisbol femenino que nosotras también podemos jugar”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: