En riesgo la capacidad operativa del INSS tras polémicos señalamientos de Estados Unidos sobre su manejo al mando de Roberto López

Estados Unidos afirmó que el INSS está inmerso en un esquema de lavado de dinero, que abarca el financiamiento de varios millones de dólares en construcción de edificios "en tierras propiedad del propio presidente ejecutivo del INSS"

reformas INSS, paquetazo fiscal, dictadura, Cosep, Nicaragua, Presupuesto

Las posibilidades de una nueva reforma al INSS son latentes LA PRENSA/ U. MOLINA

Los señalamientos del Departamento del Tesoro sobre el manejo oscuro de los recursos de  más de 800 mil contribuyentes al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) vienen a profundizar aún más la crisis en la que se encuentra la entidad desde hace siete años, advirtieron ayer analistas, que señalaron que esta situación pone en aprietos a la banca nacional, donde la institución estatal tiene depositado dinero.

Tras sancionar a Roberto López, presidente ejecutivo del INSS, el Departamento del Tesoro describió la manera corrupta de cómo la entidad es administrada por López, hasta convertir al instituto «es uno de los principales vehículos que facilitan la corrupción, y se ha utilizado como caja negra del gobierno».

Entre los graves señalamientos, además de tráfico de influencia, Estados Unidos afirmó que el Instituto de Seguridad Social se ha visto envuelto en un esquema de lavado de dinero, que abarca el financiamiento de varios millones de dólares en construcción de edificios «en tierras propiedad del propio presidente ejecutivo del INSS».

Lea además: Lavado de dinero, tráfico de influencia… El escandaloso manejo que Estados Unidos revela sobre el INSS en crisis

Ese señalamiento precisamente de «lavado de dinero» es lo que daña severamente la posición operativa del instituto, que tiene relaciones financieras con los bancos nacionales, explicó el analista económico, Eliseo Núñez.

«Las tres sanciones (de Estados Unidos a tres funcionarios de Daniel Ortega) mandan mensajes diferentes, pero la más sensible es la de López, es la más sensible porque al acusar a López de formar parte de una plataforma con dinero del INSS para lavado de dinero esto conlleva a que las cuentas del INSS que están en los bancos, sean cuentas que presentan el riesgo de contagio con operaciones de lavado de dinero», explicó Núñez.

Es por esa razón que Núñez advirtió que si Ortega no actúa rápidamente para minimizar el impacto que significa ese tipo de señalamiento contra el INSS pone en riesgo la capacidad operativa del instituto, «la capacidad de pagar, porque ahorita los bancos tienen las cuentas del INSS con una lupa enorme, debido a este tipo de acusación porque se arriesgarían hacer operaciones que pueden ser detectada y sancionadas por los Estados Unidos».

Y añade: «los bancos podrían ser multados o perder sus operaciones con el extranjero, entonces este tipo de cosas (los señalamientos de Estados Unidos) tienen que ser vistas con delicadeza, es inimaginable el nivel de corrupción del INSS, de Roberto López y de Gustavo Porras».

Gustavo Porras siempre ha sido señalado por la oposición de estar detrás del manejo del INSS, siendo López su «ficha» dentro de la institución, que se encamina a su séptimo año en crisis financiera, luego que las dos reformas paramétricas que se han aplicado desde 2013 no han sido suficientes para revertir sus crecientes déficit pese a los severas medidas contra los trabajadores, futuros pensionados y empresa privada.

Lea además: ¿Por qué es posible que haya otra reforma al INSS antes (o inmediatamente después) de 2021?

Para Núñez con las sanciones a López han acarreado al INSS señalamientos muy graves, que requieren que se clarifiquen sobre cuáles son las operaciones de lavado de dinero en las que estaría involucrado el instituto, para evitar que todas las cuentas del mismo sean cerradas por los bancos nacionales, afectando la operatividad de la entidad.

«Aquí un gobierno responsable lo mínimo que haría es abrir una investigación», sentenció.

El Departamento del Tesoro, además de ese grave señalamiento, menciona a López de  favorecer con contratos a «empresas constructoras y proveedores farmacéuticos vinculados con el gobierno o efectuar pagos ilegítimos a funcionarios a través de sociedades pantalla».

También Estados Unidos señaló a López de involucrarse en transacciones engañosas «como la apropiación indebida de activos públicos o la expropiación de activos privados para beneficio personal o fines políticos, corrupción relacionada con contratos gubernamentales o soborno», en favor de López.

Hacer cambios en el INSS, López ya es un «cadáver financiero»

El economista  Róger Arteaga explicó que el castigo a Roberto López debe obligar al Gobierno a hacer ajustes dentro de la administración del instituto, porque «al ser sancionado ya no va poder hacer ninguna transacción financiera en nombre del INSS».

Puede interesarle: Reformas al INSS y tributaria destruyen 17,003 puestos de trabajo y la pérdida de 137,695 afiliados desde el estallido de la crisis

Al respecto, Arteaga teme que al igual como hizo con otros sancionados, el Gobierno «probablemente tenga que designar a un administrativo, como hicieron con la Asamblea Nacional para que puedan efectuarse las transacciones financiera».

López, de hoy en adelante ya, es «un cadáver financiero,  que no va poder hacer una transacción financiera por el resto de su vida, entonces eso va afectar porque muchos de los bancos por precaución van a cancelar la firma de él en todas las operaciones que se hacen en los bancos local con el INSS, porque no van a exponerse con una persona sancionada».

En crisis desde el 2013

Arteaga admite que estas sanciones si bien están personalizadas, lo cierto es que es otro duro golpea a una entidad «que no es desde ahorita que vienen mal, viene mal desde el 2007 cuando (el Gobierno de Enrique) Bolaños entregó al INSS con un superávit en sus ingresos», que luego cayó en déficit.

«El INSS otorga préstamos significativamente por encima del costo, luego permite a los prestatarios incumplir el préstamo, pero borra la deuda al permitirles entregar activos con un valor mucho menor que el valor del préstamo», afirmó el Departamento del Tesoro al describir la forma escandalosa de cómo el instituto se maneja de manera corrupta.

El INSS cayó en déficit por primera vez en el 2013, cuando el instituto no pudo cubrir todos sus gastos y se le creó un «hueco» por 192.1 millones de córdobas, según cifras del Banco Central de Nicaragua. Desde entonces la necesidad financiera ha empeorado, tanto así que el déficit alcanzará este año 3,138.8 millones de córdobas, luego de ubicarse el año pasado en 4,333.19 millones de córdobas.

Si mantienen a López, será burla para el pueblo

Y pese a que la crisis financiera ha desbordado al INSS, el régimen ha decidido aplicar medidas duras en detrimento de los trabajadores y los pensionados, pero no corregir los señalamientos de corrupción dentro de la entidad que desde hace varios años vienen siendo denunciado y destapados por medios de comunicación independientes, como LA PRENSA.

Para el especialista en temas de Seguridad Social, Róger Murillo, tras las sanciones ahora «don Roberto López no puede hacer nada de nada, las repercusiones la desconocemos, sabemos que es grave la situación, pero desconocemos qué puede pasar, pueden separarlo de cargo a él, no sabemos cómo va afectar a la institución, lo más seguro es que los dejen ahí, al final yo veo como una burla para el pueblo mantenerlo en el cargo».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: