Jueces orteguistas abusan de la figura de “fuerza mayor” para retrasar procesos contra reos políticos

“Los jueces están utilizando la fuerza mayor de manera indiscriminada. La aplican a situaciones que no caben, causando perjuicios al reo”, explicó el abogado Julio Montenegro, coordinador del colectivo Defensores del Pueblo.

Los pequeños empresarios podrán cobrar deudas de “menor cuantía” en los juzgados del país, si tienen algún documento que compruebe las mismas. LA PRENSA/ ARCHIVO

Que el fiscal no se presente a la audiencia porque va a celebrar el aniversario de la institución, o que el juez tiene que asistir a un taller programado por la Corte Suprema de Justicia, no son motivos para que los jueces argumenten la “fuerza mayor”, en casos de presos políticos, afirman abogados defensores de autoconvocados.

Según la doctrina jurídica, la figura de la fuerza mayor, cabe en aquellas circunstancia que, por no poder ser prevista o evitada, imposibilita absolutamente el cumplimiento de una obligación. Por ejemplo, sufrir un accidente de tránsito horas antes de presentarte al juzgado.

“Los jueces están utilizando la fuerza mayor de manera indiscriminada. La aplican a situaciones que no caben, causando perjuicios al reo”, explicó el abogado Julio Montenegro, coordinador del colectivo Defensores del Pueblo, quienes representan a un buen número de presos políticos.

Al respecto, la abogada Carla Sequeira Hernández, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) organización que también defiende a reos políticos, explicó que el uso de esta figura obedece a una estrategia de los judiciales capitalinos para suspender el cómputo del plazo del proceso contra el preso político, y no se venza el plazo del juicio, de lo contrario tendrían que liberar a los procesados a como manda el artículo 134 del Código Procesal Penal de Nicaragua.

Este artículo manda a que en delitos graves con un procesado detenido, debe haber fallo o veredicto en tres meses. Si el procesado está en libertad, el fallo deberá estar listo en seis meses; si cumplido este tiempo, no lo hay, el juez que lleva la causa deberá ordenar la libertad de este para que enfrente el juicio en libertad.

Suspenden juicio por taller

“El 5 de noviembre reprogramaron la audiencia de juicio para el preso político Pedro José Gutiérrez González para el próximo 4 de diciembre, porque el juez Edgar Altamirano tenía un taller de formadores del poder judicial. Estamos hablando de una actividad programada, no fue de repente, su deber era reprogramar antes que llegara la fecha”, dijo Sequeira.

La abogada explicó que Pedro Gutiérrez, ya sobrecumplió los términos establecidos y debería estar en libertad.

“Se metió un escrito solicitando la libertad por vencimiento de término y el juez Altamirano lo rechazó. Se apeló y seguimos esperando la resolución”, agregó la abogada.

La abogada de la CPDH explicó que en octubre solo tuvieron una audiencia de presos políticos. El resto de casos se reprogramó. También mencionó que persiste la desigualdad en los procesos, porque cuando la defensa pide alguna reprogramación inmediatamente, le atribuyen el tiempo de demora, contrario lo que hacen cuando falla la Fiscalía, el juez o el sistema penitenciario.

El abogado Julio Montenegro también agregó que los jueces titulares tienen suplentes y estos deberían de asumir en estas situaciones, sin embargo, no lo hacen. “Creo que un seminario o taller para los trabajadores no debe impedir la correcta administración de justicia

“Las reprogramaciones son antojadizas porque al final ya sabemos cual será el fallo, entonces no entiendo para que alargar el proceso, si para cansar a la defensa o estar esperando orientación política sobre los casos”, dijo Montenegro.

Para el abogado Boanerge Fornos, coordinador de Acción Penal, las autoridades deberían de revisar esta situación porque una agenda judicial cargada no es para aplicar “fuerza mayor” , es para circunstancias imprevisibles e inevitables.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: